Blogia

ROMANCERO DE LA CUESTA DEL ZARZAL

55.- 6. LA CRÓNICA DE 1404 Y EL MS. A'

55.- 6. LA CRÓNICA DE 1404 Y EL MS. A'

6. LA CRÓNICA DE 1404 Y EL MS. A’. VIII. LA EXPANSIÓN AL OCCIDENTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA DEL MODELO HISTORIOGRÁFICO ESTORIA DE ESPAÑA 

      Parecería natural que la Crónica de 1404, habiendo utilizado el ms. A en sus secciones A2 (Crónica de Castilla) y A2cont (Crónica particular de San Fer­nando + Adición actualizadora a la Crónica de Castilla), hubiera tomado de A1 la traducción de la Versión amplificada de 1289, que las precede. Sin embargo no es así.

      Basta para mostrarlo la adaptación de la noticia actualizadora sobre el estado de la reconquista que A1 había heredado de E2(orig), idéntica en todo a la que hallamos en A’ y Ae, salvo que deteriorada por un salto de vista entre palabras iguales («gaanando» ...«gaando»):

    «...e dy ficou enõs naturaes que a forõ depois gaãnando dos eamigos da cruz. E do mar de Bizcaya ata o mar Medioterrano de Narbona, alende Cathalloña, todo gaãnaro os naturaes da gente dos alaraues que a aviam conquistada, saluo ende hũ pequeño rrancõ que ficou de Granada» (ms. Vindel, f. mod. 114 v).

      También incorpora y completa de la misma forma que A’ y Ae la nota marginal relacionada con Mondoñedo:

    «...contra Galliza. Et elles yndo seu camĩo pelo mar aportarõ en Galliza en Mendanedo en hũ lugar a que dezian Amasma. Et leuãtouse tan grãde tenpestade que quebrãtou quantas naues y avia e morrerõ y todos que nõ escapou ende nehũs, se nõ hũs poucos cõ Abdelhamuyt. Et dizẽ moytos que foy este quebrãtameto destas naues a rrogo de hũ santo bispo de Mõdonedo a que dezia dõ Gonçalo, o qual iaz sepultado eño moesteiro de San Martino de Mondonedo, por lo qual oje en dia faz Deus moytos miragres. Et dizen mays que en tenpo deste rrey don Afonso et deste bispo don Gõçaluo foy mudada a iglleia de Bretoña a San Martiño de Mẽdanedo con outorgamẽto do papa Nicholao o primeiro» (ms. Vindel, f. mod. 123 r-v).

      La especial relación de la Crónica de 1404 con el ms. A’ resulta confirmada por el hecho de que ambos textos comparten varias lagunas que no proceden de A1 (por ejemplo, en A-ed, c. 1297-8 < PCG, p. 448b45-49, en A-ed, c. 1308-9 < PCG, p. 449a44-46, en A-ed, c. 13012-13 < PCG, p. 449a48-b1,  en A-ed, c. 15341-42 < PCG, p. 466a1-3) y transforman de forma idéntica el final del primer capítulo (PCG, c. 628) de la Versión amplificada de 1289. También coinciden en muchas pequeñas variantes.

      Tan insistente emparejamiento en sus variantes no supone, sin embargo, que el cronista de 1404 utilizara el propio ms. A’. Entre otros ejemplos menos concluyentes, creo que bastan para demostrarlo los dos casos siguientes.

      En A-ed, c. 12259-60, el copista de A’,  al cambiar de página, se salta de un «As-» a otro:

    «...eran enterrados em Leom et en As/(f.98v)turas et enterrãnos en Õvedo».

Esta laguna es ajena a los demás textos:

    «...eran enterrados en Leon et en Astorga con el cuerpo de sant Pelayo et leuaronlos a Asturias et enterraronlos en Ouiedo», ms. E2(orig)

    «...erã enterrados en Leõ et en Astorga cõ o corpo de sam Paayo et leuarõnos a Asturas et enterráronnos en Ouedo», ms. A1

    «...erã enterrados en Leon e en Astorga con o corpo de san Payo e leuarõ nos a Asturias e enterraronnos en Õvedo», ms. Vindel  

      En A-ed, c. 13012-13, el texto de A1.

    «...mays o conde Garçia Fernandez el foy y cono corpo meesmo et con sua oste. Entõçe el rey dõ Bermudo, pero que era maldoente de gota, fezosse leuar en andas et foy con todo seu poder de seu reyno»,

derivado de PCG, p. 449a48-b1, aparece deformado, tanto en A’ como en la Crónica de 1404, por un salto de vista desde un «foy» a otro:

ms. A’

Cr. 1404

«...mays o conde Garçia Fernandes el foy y () com todo seu poder de seu condado»

«...mays o conde Garcia Fernandes foy y () cõ todo seu poder de seu rregno»;

pero la Crónica de 1404 no participa del arreglo subsiguiente (la substitución de «rregno», originalmente referido a Vermudo II, por «condado», para que tuviera sentido en el pasaje mutilado).

Diego Catalán. La Estoria de España de Alfonso X. Creación y evolu­ción. (1990)

CAPÍTULOS ANTERIORES:  LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN:

PRESENTACIÓN

1.- PRESENTACIÓN. «LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN»

I. ALFONSO X HISTORIADOR

*  2.- 1. LA FUNCIÓN DEL CONOCIMIENTO EN LA RESTAURACIÓN DEL IMPERIUM

3.- 2. LA HISTORIA COMO CONOCIMIENTO CIERTO Y EXHAUSTIVO DE LOS HECHOS PASADOS

4.- 3. TEXTO Y GLOSA. LA EXPLICACIÓN DE HECHOS Y PALABRAS

5.- 4. LA ESTRUCTURACIÓN CRONOLÓGICA DE UNA HISTORIA ECUMÉNICA

6.- 5. LA ARMONIZACIÓN DE LO NARRADO Y EXPLICADO POR LAS VARIAS FUENTES EN LA GENERAL ESTORIA

7.- 6. LA ESTORIA DE ESPAÑA HISTORIA DEL SOLAR «ESPAÑA» Y DE SUS NATURALES

8.- 7. DOS PRINCIPIOS DE ESTRUCTURACIÓN: LOS SEÑORÍOS Y LA CRONOLOGÍA

9.- 8. LA ARMONIZACIÓN DE LOS RELATOS DE LAS FUENTES EN LA ESTORIA DE ESPAÑA

*   10.- 9. LA EXPLICACIÓN DE LOS HECHOS

*   11.- 10. EJEMPLARIDAD Y DECORO HISTORIOGRÁFICOS

*   12.- 11. EL ESPEJO DE LA HISTORIA

II. EL TALLER HISTORIOGRÁFICO ALFONSI.

13.- 1. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO ES LA CUMPLIDA REALIZACIÓN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA PROYECTADA POR ALFONSO X

14.- 2. CÓMO SE ELABORÓ LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LAS ESCUELAS ALFONSÍES. ETAPAS VARIAS EN LA COMPILACIÓN

15.- 3. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA. LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «CONTEMPORÁNEA» (ALFONSO VII-AÑO 1243)

16.- 4. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «MODERNA» (FERNANDO I-ALFONSO VI)

17.- 5. LA «TERCERA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

III. ALFONSO X NO UTILIZÓ EL «TOLEDANO ROMANZADO»

18.- INTRODUCCIÓN

19.- 1. VERSIONES EN ROMANCE DEL TOLEDANO

20.- 2. LOS MANUSCRITOS COMPLETOS DEL TOLEDANO ROMANZADO

* 21.- 3. LA «CHRONICA OMNIUM PONTIFICUM ET IMPERATORUM ROMANORUM» INCORPORADA A LA «OPERA HISTORICA» DE DON RODRIGO XIMÉNEZ DE RADA Y AL «TOLEDANO ROMANZADO»

22.- 4. EL PROBLEMA DE LA FECHA Y EL AUTOR DEL ROMANZAMIENTO

23.- 5. LA «HISTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA HISTORIA GOTHICA CONTINUADA

24.- 6. LA « YSTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA TRADUCCIÓN AMPLIADA DEL TOLEDANO

25.- 7. ADICIONES DEL TRADUCTOR

26.- 8. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO UTILIZÓ EL TOLEDANO ROMANZADO

IV. EL MIO CID DE ALFONSO X Y EL DEL PSEUDO IBN AL-FARAŶ

*   27.- INTRODUCCIÓN

*   28.- 1. LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X Y LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL

29.- 2. EL FIN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA ALFONSÍ Y LA ESTORIA CARADIGNENSE DEL CID

*   30.- 3. EL MIO CID QUE UTILIZÓ ALFONSO X

31.- 4. LA «REFUNDICIÓN DEL MIO CID» Y LA «LEYENDA DE CARDEÑA»

32.- 5. CONCLUSIÓN

V. LA «VERSIÓN CRÍTICA» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA Y SUS DERIVACIONES

*   33.- 1. UNA VERSIÓN OLVIDADA DE LA CRÓNICA GENERAL

34.- 2. LA «VERSIÓN VULGAR» Y LA «VERSIÓN ENMENDADA DESPUÉS DE 1274» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

35.- 3. UN «ARREGLO» DE LA «VERSIÓN ENMENDADA»

36.- 4. LOS REYES ASTUR-LEONESES. LOS MSS. L, *Ľ Y LA CRÓNICA GENERAL VULGATA

37.- 5. DOS RAMAS TEXTUALES DERIVADAS DE LA MISMA «*VERSIÓN CRÍTICA»

38.- 6. APARICIÓN DE LA VERSIÓN CRÍTICA. EL MS. SS

VI. POESÍA Y NOVELA EN LA HISTORIOGRAFÍA CASTELLANA DE LOS SIGLOS XIII Y XIV

39.- 1. LA SECULARIZACIÓN DE LA HISTORIOGRAFÍA POR OBRA DE ALFONSO X

40.- 2. DESINTEGRACIÓN DE LOS MÉTODOS HISTORIOGRÁFICOS ALFONSÍES

41.- 3. LA NOVELA CIDIANA CARADIGNENSE

42.- 4. NOVELIZACIÓN DE LA CRÓNICA GENERAL

43.- 5. CONCLUSIÓN

VII. LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON A ESPAÑA DE SIGISBERTO Y LA CRÓNICA FRAGMENTARIA

44.- 1. LA GRAN CRÓNICA DE ALFONSO XI Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL MAESTRO SUJULBERTO

*   45.- 2. LA CRÓNICA DE CASTILLA Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL SABIO GILBERTO

*   46.- 3. LA CRÓNICA ABREVIADA DE DON JUAN MANUEL

*   47.- 4. LA CRÓNICA FRAGMENTARIA Y LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON ESPAÑA DE SIGIBERTO

*   48.- 5. EL TESTIMONIO DE LA GRAN CONQUISTA DE ULTRAMAR

*   49.- 6. CONTENIDO Y FECHA DE LA *GRANDE ESTORIA DE ÁFRICA

VIII. LA EXPANSIÓN AL OCCIDENTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA DEL MODELO HISTORIOGRÁFICO ESTORIA DE ESPAÑA NUEVAS PRECISIONES

*    50.- 1. EL MS. A ES FACTICIO

*    51.- 2. RELACIÓN ENTRE LOS MSS. A1, A’ Y Ae

*   52.- 3. LA TRADUCCIÓN DE LA VERSIÓN AMPLIFICADA DE 1289 QUE UTILIZÓ DON PEDRO DE BARCELOS

*   53.- 4. EL MS. A2 Y EL UTILIZADO POR DON PEDRO DE BARCELOS

*   54.- 5. LA CRÓNICA DE 1404 UTILIZÓ EL MS. A2

Diseño gráfico: 


La Garduña Ilustrada 

Imagen: miniatura s/XII: árabes luchando contra los cruzados.  British Museum, Londres.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

54.- 5. LA CRÓNICA DE 1404 UTILIZÓ EL MS. A2

54.- 5. LA CRÓNICA DE 1404 UTILIZÓ EL MS. A2

5. LA CRÓNICA DE 1404 UTILIZÓ EL MS. A2. VIII. LA EXPANSIÓN AL OCCIDENTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA DEL MODELO HISTORIOGRÁFICO ESTORIA DE ESPAÑA

      La historia de los reyes de Castilla de la Versão galego-portuguesa utilizada como fuente estructural por la Crónica de 1404 fue, en cambio, el propio ms. A2, prolongado  ya por A2cont (según hice notar en 196214 y confirmó S. G. Armistead15 aduciendo el comportamiento del cronista de 1404 al tropezar con un pasaje en que la tinta se había ya deteriorado). La nueva crónica, no sólo reproduce los capítulos derivados de la Crónica particular de San Fernan­do añadidos por A2cont, sino, seguidamente, el referente a los últimos años de Fernando III y a los reinados de Alfonso X y Sancho IV que el adicionador había recopiado al final de la Crónica particular después de suprimirlo en su lugar originario (a continuación de la Crónica de Castilla de A2).16 Sólo des­pués de agotada la información de A2+ A2cont y contar el entierro de Sancho IV, la Crónica de 1404 abre un nuevo capítulo y continúa, no sabemos si por su cuenta, con el reinado de Fernando IV; a éste sigue otro dedicado a Alfonso XI. El estilo anecdótico con que se relatan los sucesos de estos dos reinados contrasta notablemente con la reseña de los reinados anteriores tomada de la actualización con que se remataba el ms. A2, y también contras­ta, lo que hace pensar en un origen distinto, con el breve capítulo final, muy esquemático, referente a Pedro I, Enrique II, Juan I y Enrique III, en cuyo reinado se remata la crónica diciendo:

    «...et anda o seu rregno en quatorze años quando esta estoria foy acabada eña era da encarnaçom mjll et quatroçentos e quatro años»

Diego Catalán. La Estoria de España de Alfonso X. Creación y evolu­ción. (1990)

NOTAS

14  Catalán, De Alfonso X, pp. 354-355, y Catalán, Crón. 1344, p. XLVI.

15  Armistead, «New Perspectives», pp. 215-216.

16  Catalán, De Alfonso X, pp. 349-350.

CAPÍTULOS ANTERIORES:  LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN:

PRESENTACIÓN

1.- PRESENTACIÓN. «LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN»

I. ALFONSO X HISTORIADOR

*  2.- 1. LA FUNCIÓN DEL CONOCIMIENTO EN LA RESTAURACIÓN DEL IMPERIUM

3.- 2. LA HISTORIA COMO CONOCIMIENTO CIERTO Y EXHAUSTIVO DE LOS HECHOS PASADOS

4.- 3. TEXTO Y GLOSA. LA EXPLICACIÓN DE HECHOS Y PALABRAS

5.- 4. LA ESTRUCTURACIÓN CRONOLÓGICA DE UNA HISTORIA ECUMÉNICA

6.- 5. LA ARMONIZACIÓN DE LO NARRADO Y EXPLICADO POR LAS VARIAS FUENTES EN LA GENERAL ESTORIA

7.- 6. LA ESTORIA DE ESPAÑA HISTORIA DEL SOLAR «ESPAÑA» Y DE SUS NATURALES

8.- 7. DOS PRINCIPIOS DE ESTRUCTURACIÓN: LOS SEÑORÍOS Y LA CRONOLOGÍA

9.- 8. LA ARMONIZACIÓN DE LOS RELATOS DE LAS FUENTES EN LA ESTORIA DE ESPAÑA

*   10.- 9. LA EXPLICACIÓN DE LOS HECHOS

*   11.- 10. EJEMPLARIDAD Y DECORO HISTORIOGRÁFICOS

*   12.- 11. EL ESPEJO DE LA HISTORIA

II. EL TALLER HISTORIOGRÁFICO ALFONSI.

13.- 1. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO ES LA CUMPLIDA REALIZACIÓN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA PROYECTADA POR ALFONSO X

14.- 2. CÓMO SE ELABORÓ LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LAS ESCUELAS ALFONSÍES. ETAPAS VARIAS EN LA COMPILACIÓN

15.- 3. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA. LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «CONTEMPORÁNEA» (ALFONSO VII-AÑO 1243)

16.- 4. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «MODERNA» (FERNANDO I-ALFONSO VI)

17.- 5. LA «TERCERA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

III. ALFONSO X NO UTILIZÓ EL «TOLEDANO ROMANZADO»

18.- INTRODUCCIÓN

19.- 1. VERSIONES EN ROMANCE DEL TOLEDANO

20.- 2. LOS MANUSCRITOS COMPLETOS DEL TOLEDANO ROMANZADO

* 21.- 3. LA «CHRONICA OMNIUM PONTIFICUM ET IMPERATORUM ROMANORUM» INCORPORADA A LA «OPERA HISTORICA» DE DON RODRIGO XIMÉNEZ DE RADA Y AL «TOLEDANO ROMANZADO»

22.- 4. EL PROBLEMA DE LA FECHA Y EL AUTOR DEL ROMANZAMIENTO

23.- 5. LA «HISTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA HISTORIA GOTHICA CONTINUADA

24.- 6. LA « YSTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA TRADUCCIÓN AMPLIADA DEL TOLEDANO

25.- 7. ADICIONES DEL TRADUCTOR

26.- 8. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO UTILIZÓ EL TOLEDANO ROMANZADO

IV. EL MIO CID DE ALFONSO X Y EL DEL PSEUDO IBN AL-FARAŶ

*   27.- INTRODUCCIÓN

*   28.- 1. LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X Y LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL

29.- 2. EL FIN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA ALFONSÍ Y LA ESTORIA CARADIGNENSE DEL CID

*   30.- 3. EL MIO CID QUE UTILIZÓ ALFONSO X

31.- 4. LA «REFUNDICIÓN DEL MIO CID» Y LA «LEYENDA DE CARDEÑA»

32.- 5. CONCLUSIÓN

V. LA «VERSIÓN CRÍTICA» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA Y SUS DERIVACIONES

*   33.- 1. UNA VERSIÓN OLVIDADA DE LA CRÓNICA GENERAL

34.- 2. LA «VERSIÓN VULGAR» Y LA «VERSIÓN ENMENDADA DESPUÉS DE 1274» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

35.- 3. UN «ARREGLO» DE LA «VERSIÓN ENMENDADA»

36.- 4. LOS REYES ASTUR-LEONESES. LOS MSS. L, *Ľ Y LA CRÓNICA GENERAL VULGATA

37.- 5. DOS RAMAS TEXTUALES DERIVADAS DE LA MISMA «*VERSIÓN CRÍTICA»

38.- 6. APARICIÓN DE LA VERSIÓN CRÍTICA. EL MS. SS

VI. POESÍA Y NOVELA EN LA HISTORIOGRAFÍA CASTELLANA DE LOS SIGLOS XIII Y XIV

39.- 1. LA SECULARIZACIÓN DE LA HISTORIOGRAFÍA POR OBRA DE ALFONSO X

40.- 2. DESINTEGRACIÓN DE LOS MÉTODOS HISTORIOGRÁFICOS ALFONSÍES

41.- 3. LA NOVELA CIDIANA CARADIGNENSE

42.- 4. NOVELIZACIÓN DE LA CRÓNICA GENERAL

43.- 5. CONCLUSIÓN

VII. LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON A ESPAÑA DE SIGISBERTO Y LA CRÓNICA FRAGMENTARIA

44.- 1. LA GRAN CRÓNICA DE ALFONSO XI Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL MAESTRO SUJULBERTO

*   45.- 2. LA CRÓNICA DE CASTILLA Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL SABIO GILBERTO

*   46.- 3. LA CRÓNICA ABREVIADA DE DON JUAN MANUEL

*   47.- 4. LA CRÓNICA FRAGMENTARIA Y LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON ESPAÑA DE SIGIBERTO

*   48.- 5. EL TESTIMONIO DE LA GRAN CONQUISTA DE ULTRAMAR

*   49.- 6. CONTENIDO Y FECHA DE LA *GRANDE ESTORIA DE ÁFRICA

VIII. LA EXPANSIÓN AL OCCIDENTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA DEL MODELO HISTORIOGRÁFICO ESTORIA DE ESPAÑA NUEVAS PRECISIONES

*    50.- 1. EL MS. A ES FACTICIO

*    51.- 2. RELACIÓN ENTRE LOS MSS. A1, A’ Y Ae

*   52.- 3. LA TRADUCCIÓN DE LA VERSIÓN AMPLIFICADA DE 1289 QUE UTILIZÓ DON PEDRO DE BARCELOS

*   53.- 4. EL MS. A2 Y EL UTILIZADO POR DON PEDRO DE BARCELOS

Diseño gráfico: 


La Garduña Ilustrada 

Imagen: detalle del manuscrito "Estoire d’Outremer", de William of Tyre, fechado alrededor de  1280. Ms. 828, f. 33r. Bibliotheque Municipal, Lyon, France.

53.- 4. EL MS. A2 Y EL UTILIZADO POR DON PEDRO DE BARCELOS

53.- 4. EL MS. A2  Y EL UTILIZADO POR DON PEDRO DE BARCELOS

4. EL MS. A2  Y EL UTILIZADO POR DON PEDRO DE BARCELOS. VIII. LA EXPANSIÓN AL OCCIDENTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA DEL MODELO HISTORIOGRÁFICO ESTORIA DE ESPAÑA 

El ms. A2 (a diferencia de A1) es una copia muy cuidada de su prototipo. Apenas se perciben en él defectos basados en la precipitada lectura de su original. Pero, a pesar de ello, creo posible demostrar que no fue el texto de la Versão galego-portuguesa tenido presente por el conde don Pedro para su Crónica de 1344. La existencia de un ms. *α2 perdido, distinto e independiente de A2, se impone, a mi parecer, en vista de los siguientes casos (omito alguno otro más controvertible):

      Donde A2 (A-ed, c. 1965-10) cuenta:

    «Et el estando cõ el rrey, chegarom estes mesegeyros et elles chamarõllj Çide, en lugar de senor, et quiseromllj beyiar a mão. Mays nõ lla quiso dar ata que beyiassem a del rrey. Et elles fezerõno commo el mandou. Et desque beyiarõ a mão a el rrey, ficarõ os geollos ante el en lugar de senor, et presentaromllj muy grande auer que llj tragiam»,

otros manuscritos de la Crónica de Castilla son algo más claros:

    «Et el estando con el rrey, llegaron estos menssajeros al Çid et quisieronle besar las manos et llamauanle Çid. Mas Rruy Dias non les quiso dar la mano fasta que besassen la del rrey. Et estonçes fizieron commo el mando. Et desque besaron las manos al rrey, fincaron los ynojos ante Rruy Dias llamandole Çid, que quiere tanto dezir commo señor, et presentaronle grand auer que le trayan» (ms. P, f. 10a).

La Versão galego-portuguesa no omitía, como A2, las palabras de la Crónica de Castilla destacadas en cursiva, según evidencia el texto de la Crónica de 1344 (cito por el ms. M, en castellano, único conservado de la redacción primitiva):

    «E el estando con el rrey, llegaron estos mensajeros e llamaronlo o Çid, en lugar de señor, e quisieron le bessar la mano. Mas el non quiso que gela besasen fasta que besasen la,del rrey. E ellos fizieron como les el mando. E desque le besaron las manos del rrey, fincaron los ynojos antel llamandolo o Çid, en lugar de señor, e presentáronle muy grande aver que le trayan».

Al dar noticia de la invasión almorávide, la Crónica de Castilla decía:

    «Et los alarabes passaron a España por mandado del rrey don Alfonso, et eran muchos ademas e muncho esforçados. Et pues que fueron aquende el mar, cuydando el rey don Alfonso que serian de su ayuda e contra todos los otros moros de aquend’el mar, et el su acuerdo fue tal que tomaron aquel Aly ben Axa et alçaronlo por rrey» (ms. P, f. 49c).

El ms. A2 salta de un «aquende el mar» a otro:

    «Et os alaraues passarõ a España per mandado del rrey don Afonso, et erã muytos ademays et muyto esforçados. Et poys que forõ aqu mar, o acordo delle foy atal que tomarõ aquelle algozil et alçarõno por rrey» (A-ed, c. 31811-15).

Aunque el texto de A2 no parece defectuoso, la explicación entre los dos «aquende el mar» figuraba en la Versão  galego-portuguesa, según testimonia la Crónica de 1344:

    «...eram tantos que marauilha. E despois forõ aaquẽ mar, cuydando el rrei que seeriam ẽ sua ajuda cõtra os mouros daaquẽ, foy o contrario, ca sse acordarõ todos em hũu et alçaron aquel algozil por rrei» (ms. L, ed. Cintra, c. 568.4-5).

      También es imposible que el cronista de 1344 acertara a completar la información de A2 (A-ed, c. 41010-11):

    «et porque fosse mais encubertamente, fezeo yr de pee»,

diciendo (Cr. 1344, c. 641.4 de la ed. Cintra):

    «et que pera esto seer mais descaado que mudasse seus panos et fosse de pee»,

de acuerdo con otros manuscritos de la Crónica de Castilla:

    «et que fuesse mas encubierta mente que pudiesse e fizo le mudar las vestiduras et fyzo le yr de pie» (ms. P, f. 87c),

si su fuente, el ms. *α2, no conservara ese pormenor.

       En fin, la noticia de la Crónica de Castilla:

    «E enbio a ella a don Martin Moñoz de Finojosa con cartas del rey muy afincada mente en que le enbiaua pedir el castillo» (ms. P, f. 143d)

se transforma en A2 (A-ed, c. 5223-4) en:

    «Et enuiou a ela Martin Nõiz de Feneiosa, outros muytos, en que llj enviaua demandar os castelos»;

pero en la Crónica de 1344 (ed. Cintra, c. 774.1) reaparecen las cartas:

    «E por esta rrazon mandou a ela Martin Meedez de Finoiosa con cartas aficadas en que...»

Diego Catalán. La Estoria de España de Alfonso X. Creación y evolu­ción. (1990)

CAPÍTULOS ANTERIORES:  LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN:

PRESENTACIÓN

1.- PRESENTACIÓN. «LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN»

I. ALFONSO X HISTORIADOR

*  2.- 1. LA FUNCIÓN DEL CONOCIMIENTO EN LA RESTAURACIÓN DEL IMPERIUM

3.- 2. LA HISTORIA COMO CONOCIMIENTO CIERTO Y EXHAUSTIVO DE LOS HECHOS PASADOS

4.- 3. TEXTO Y GLOSA. LA EXPLICACIÓN DE HECHOS Y PALABRAS

5.- 4. LA ESTRUCTURACIÓN CRONOLÓGICA DE UNA HISTORIA ECUMÉNICA

6.- 5. LA ARMONIZACIÓN DE LO NARRADO Y EXPLICADO POR LAS VARIAS FUENTES EN LA GENERAL ESTORIA

7.- 6. LA ESTORIA DE ESPAÑA HISTORIA DEL SOLAR «ESPAÑA» Y DE SUS NATURALES

8.- 7. DOS PRINCIPIOS DE ESTRUCTURACIÓN: LOS SEÑORÍOS Y LA CRONOLOGÍA

9.- 8. LA ARMONIZACIÓN DE LOS RELATOS DE LAS FUENTES EN LA ESTORIA DE ESPAÑA

*   10.- 9. LA EXPLICACIÓN DE LOS HECHOS

*   11.- 10. EJEMPLARIDAD Y DECORO HISTORIOGRÁFICOS

*   12.- 11. EL ESPEJO DE LA HISTORIA

II. EL TALLER HISTORIOGRÁFICO ALFONSI.

13.- 1. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO ES LA CUMPLIDA REALIZACIÓN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA PROYECTADA POR ALFONSO X

14.- 2. CÓMO SE ELABORÓ LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LAS ESCUELAS ALFONSÍES. ETAPAS VARIAS EN LA COMPILACIÓN

15.- 3. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA. LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «CONTEMPORÁNEA» (ALFONSO VII-AÑO 1243)

16.- 4. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «MODERNA» (FERNANDO I-ALFONSO VI)

17.- 5. LA «TERCERA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

III. ALFONSO X NO UTILIZÓ EL «TOLEDANO ROMANZADO»

18.- INTRODUCCIÓN

19.- 1. VERSIONES EN ROMANCE DEL TOLEDANO

20.- 2. LOS MANUSCRITOS COMPLETOS DEL TOLEDANO ROMANZADO

* 21.- 3. LA «CHRONICA OMNIUM PONTIFICUM ET IMPERATORUM ROMANORUM» INCORPORADA A LA «OPERA HISTORICA» DE DON RODRIGO XIMÉNEZ DE RADA Y AL «TOLEDANO ROMANZADO»

22.- 4. EL PROBLEMA DE LA FECHA Y EL AUTOR DEL ROMANZAMIENTO

23.- 5. LA «HISTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA HISTORIA GOTHICA CONTINUADA

24.- 6. LA « YSTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA TRADUCCIÓN AMPLIADA DEL TOLEDANO

25.- 7. ADICIONES DEL TRADUCTOR

26.- 8. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO UTILIZÓ EL TOLEDANO ROMANZADO

IV. EL MIO CID DE ALFONSO X Y EL DEL PSEUDO IBN AL-FARAŶ

*   27.- INTRODUCCIÓN

*   28.- 1. LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X Y LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL

29.- 2. EL FIN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA ALFONSÍ Y LA ESTORIA CARADIGNENSE DEL CID

*   30.- 3. EL MIO CID QUE UTILIZÓ ALFONSO X

31.- 4. LA «REFUNDICIÓN DEL MIO CID» Y LA «LEYENDA DE CARDEÑA»

32.- 5. CONCLUSIÓN

V. LA «VERSIÓN CRÍTICA» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA Y SUS DERIVACIONES

*   33.- 1. UNA VERSIÓN OLVIDADA DE LA CRÓNICA GENERAL

34.- 2. LA «VERSIÓN VULGAR» Y LA «VERSIÓN ENMENDADA DESPUÉS DE 1274» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

35.- 3. UN «ARREGLO» DE LA «VERSIÓN ENMENDADA»

36.- 4. LOS REYES ASTUR-LEONESES. LOS MSS. L, *Ľ Y LA CRÓNICA GENERAL VULGATA

37.- 5. DOS RAMAS TEXTUALES DERIVADAS DE LA MISMA «*VERSIÓN CRÍTICA»

38.- 6. APARICIÓN DE LA VERSIÓN CRÍTICA. EL MS. SS

VI. POESÍA Y NOVELA EN LA HISTORIOGRAFÍA CASTELLANA DE LOS SIGLOS XIII Y XIV

39.- 1. LA SECULARIZACIÓN DE LA HISTORIOGRAFÍA POR OBRA DE ALFONSO X

40.- 2. DESINTEGRACIÓN DE LOS MÉTODOS HISTORIOGRÁFICOS ALFONSÍES

41.- 3. LA NOVELA CIDIANA CARADIGNENSE

42.- 4. NOVELIZACIÓN DE LA CRÓNICA GENERAL

43.- 5. CONCLUSIÓN

VII. LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON A ESPAÑA DE SIGISBERTO Y LA CRÓNICA FRAGMENTARIA

44.- 1. LA GRAN CRÓNICA DE ALFONSO XI Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL MAESTRO SUJULBERTO

*   45.- 2. LA CRÓNICA DE CASTILLA Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL SABIO GILBERTO

*   46.- 3. LA CRÓNICA ABREVIADA DE DON JUAN MANUEL

*   47.- 4. LA CRÓNICA FRAGMENTARIA Y LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON ESPAÑA DE SIGIBERTO

*   48.- 5. EL TESTIMONIO DE LA GRAN CONQUISTA DE ULTRAMAR

*   49.- 6. CONTENIDO Y FECHA DE LA *GRANDE ESTORIA DE ÁFRICA

VIII. LA EXPANSIÓN AL OCCIDENTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA DEL MODELO HISTORIOGRÁFICO ESTORIA DE ESPAÑA NUEVAS PRECISIONES

*    50.- 1. EL MS. A ES FACTICIO

*    51.- 2. RELACIÓN ENTRE LOS MSS. A1, A’ Y Ae

*   52.- 3. LA TRADUCCIÓN DE LA VERSIÓN AMPLIFICADA DE 1289 QUE UTILIZÓ DON PEDRO DE BARCELOS

Diseño gráfico: 


La Garduña Ilustrada 

Imagen: detalle del manuscrito iluminado en pergamino, originario probablemente de Cataluña; mediados del siglo XIV. Cod.2623, fol.15r Oesterreichische Nationalbibliothek, Vienna, Austria.

52.- 3. LA TRADUCCIÓN DE LA VERSIÓN AMPLIFICADA DE 1289 QUE UTILIZÓ DON PEDRO DE BARCELOS

52.- 3. LA TRADUCCIÓN DE LA VERSIÓN AMPLIFICADA DE 1289 QUE UTILIZÓ DON PEDRO DE BARCELOS

3. LA TRADUCCIÓN DE LA VERSIÓN AMPLIFICADA DE 1289 QUE UTILIZÓ DON PEDRO DE BARCELOS. VIII. LA EXPANSIÓN AL OCCIDENTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA DEL MODELO HISTORIOGRÁFICO ESTORIA DE ESPAÑA

      La historia de los reyes de León que utilizó el conde don Pedro (ms. *α1) como fuente estructural de su Crónica de 1344 carecía de múltiples defectos que se dan en A1, (y sus descendientes). Por ejemplo:

      El c. 726 de PCG figura traducido en la Cr. 1344 (c. 363 de la ed. Cintra); mientras falta en A1, A', Ae (cfr. A-ed, p. 161).

      En los ce. 777 y 778 de PCG el ms. A1 (seguido de A',  Ae) omite la materia correspondiente a PCG, pp. 464b23-465b29, sin duda por pérdida de un folio en el original que copiaba. De resultas el relato empalma así:

    «Mais assi foy que logo, quando Caçĩ / aos outros et desi reçeberõno consigo ena cibdade a Hayrã et Mugeyt»

La Cr. 1344 (c. 413.7-c. 414.7, ed. Cintra) conoce el texto omitido:

    «Mas assi aconteceu que, logo que foy sabido em Sevilha ẽ como viinha Tacim e mandava tomar poussadas pera aquelles que viinhã com elle, os da vylla çarrarom as portas... [etc., hasta]...e forom delles mortos mil homeens e deitarom fora da vylla todollos outros. E desi receberõ consigo ena cibdade Airam e Mugeit»,

texto claramente derivado de E2(orig).

      A la frase de A1 (A-ed, c. 111-12):

    «huũ conde do paaço del rrey dom Rramiro nõ era na terra...»,

corresponde en E2(oríg):

    «un cuende del palacio del rey, que auie nombre Nepociano, quando uio que el rey don Ramiro non era en la tierra...» (PCG, c. 628, p. 359a16-19)

en la Cr. 1344 (c. 251.2 ed. Cintra) no ocurre la omisión por homoiographon:

    «... rey, que avyanome Nepuciano, quando oyo que el rey...

      Donde en A1 se lee (A-ed, c. 8919-21):

    «et pero que uos desemparedes seeruos a pera sempre rretraydo»,

la Cr. 1344 (ed. Cintra, c. 349.4) reproduce correctamente el texto de E2(orig) (cfr. PCG, c. 713, p. 416b14-17):

    «e pois que vos querees desemparar o campo, eu em elle quero morrer. E se me vos desemparardes, seeruos ha por sempre retrahido».

      Otros casos de omisión por homoiographon en A1 , ajenos a la Cr. 1344 se dan en A-ed, ce. 2112-13, 2421, 12023-25, 14213-15, 15045-46, 15213-14, 16459-60; también conoce la Cr. 1344 el texto original en el caso de omisiones de A1 no justifica­bles por un salto de la vista desde una palabra a otra gráficamente similar (por ejemplo, en A-ed, ce. 4210-11, 9415-18, 14545-46).

      La independencia y superioridad de la Crónica de 1344 respecto al ms. A1  (y sus descendientes) se manifiesta también en muchas lecturas erróneas, de carácter vario, que hacen de A1 una copia bastante descuidada (donde se lee en A-ed, cc. 512-13, 1612, 2818, 5031, 5411-12> 557, 6022, 778 «ẽna maneyra», «villas» y «Orça», «sua çidade», «no alcaçar», «as donzellas», «os meus ançiaos», «cercarono», «Caualeyra», la Cr. 1344 conserva mejor: «enno cõto», «ilhas» y «Euiça», «sua ciada», «en carcer», «os outros donzees», «os meus hungidos», «tiraronlhe os olhos» < «cegaronle», «Tallaveira», de conformidad con PCG, pp. 361b38, 366b23-25, 373a32, 386b23, 388a17, 388b15> 391a27, 406b47).

Diego Catalán. La Estoria de España de Alfonso X. Creación y evolu­ción. (1990)

CAPÍTULOS ANTERIORES:  LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN:

PRESENTACIÓN

1.- PRESENTACIÓN. «LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN»

I. ALFONSO X HISTORIADOR

*  2.- 1. LA FUNCIÓN DEL CONOCIMIENTO EN LA RESTAURACIÓN DEL IMPERIUM

3.- 2. LA HISTORIA COMO CONOCIMIENTO CIERTO Y EXHAUSTIVO DE LOS HECHOS PASADOS

4.- 3. TEXTO Y GLOSA. LA EXPLICACIÓN DE HECHOS Y PALABRAS

5.- 4. LA ESTRUCTURACIÓN CRONOLÓGICA DE UNA HISTORIA ECUMÉNICA

6.- 5. LA ARMONIZACIÓN DE LO NARRADO Y EXPLICADO POR LAS VARIAS FUENTES EN LA GENERAL ESTORIA

7.- 6. LA ESTORIA DE ESPAÑA HISTORIA DEL SOLAR «ESPAÑA» Y DE SUS NATURALES

8.- 7. DOS PRINCIPIOS DE ESTRUCTURACIÓN: LOS SEÑORÍOS Y LA CRONOLOGÍA

9.- 8. LA ARMONIZACIÓN DE LOS RELATOS DE LAS FUENTES EN LA ESTORIA DE ESPAÑA

*   10.- 9. LA EXPLICACIÓN DE LOS HECHOS

*   11.- 10. EJEMPLARIDAD Y DECORO HISTORIOGRÁFICOS

*   12.- 11. EL ESPEJO DE LA HISTORIA

II. EL TALLER HISTORIOGRÁFICO ALFONSI.

13.- 1. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO ES LA CUMPLIDA REALIZACIÓN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA PROYECTADA POR ALFONSO X

14.- 2. CÓMO SE ELABORÓ LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LAS ESCUELAS ALFONSÍES. ETAPAS VARIAS EN LA COMPILACIÓN

15.- 3. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA. LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «CONTEMPORÁNEA» (ALFONSO VII-AÑO 1243)

16.- 4. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «MODERNA» (FERNANDO I-ALFONSO VI)

17.- 5. LA «TERCERA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

III. ALFONSO X NO UTILIZÓ EL «TOLEDANO ROMANZADO»

18.- INTRODUCCIÓN

19.- 1. VERSIONES EN ROMANCE DEL TOLEDANO

20.- 2. LOS MANUSCRITOS COMPLETOS DEL TOLEDANO ROMANZADO

* 21.- 3. LA «CHRONICA OMNIUM PONTIFICUM ET IMPERATORUM ROMANORUM» INCORPORADA A LA «OPERA HISTORICA» DE DON RODRIGO XIMÉNEZ DE RADA Y AL «TOLEDANO ROMANZADO»

22.- 4. EL PROBLEMA DE LA FECHA Y EL AUTOR DEL ROMANZAMIENTO

23.- 5. LA «HISTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA HISTORIA GOTHICA CONTINUADA

24.- 6. LA « YSTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA TRADUCCIÓN AMPLIADA DEL TOLEDANO

25.- 7. ADICIONES DEL TRADUCTOR

26.- 8. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO UTILIZÓ EL TOLEDANO ROMANZADO

IV. EL MIO CID DE ALFONSO X Y EL DEL PSEUDO IBN AL-FARAŶ

*   27.- INTRODUCCIÓN

*   28.- 1. LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X Y LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL

29.- 2. EL FIN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA ALFONSÍ Y LA ESTORIA CARADIGNENSE DEL CID

*   30.- 3. EL MIO CID QUE UTILIZÓ ALFONSO X

31.- 4. LA «REFUNDICIÓN DEL MIO CID» Y LA «LEYENDA DE CARDEÑA»

32.- 5. CONCLUSIÓN

V. LA «VERSIÓN CRÍTICA» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA Y SUS DERIVACIONES

*   33.- 1. UNA VERSIÓN OLVIDADA DE LA CRÓNICA GENERAL

34.- 2. LA «VERSIÓN VULGAR» Y LA «VERSIÓN ENMENDADA DESPUÉS DE 1274» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

35.- 3. UN «ARREGLO» DE LA «VERSIÓN ENMENDADA»

36.- 4. LOS REYES ASTUR-LEONESES. LOS MSS. L, *Ľ Y LA CRÓNICA GENERAL VULGATA

37.- 5. DOS RAMAS TEXTUALES DERIVADAS DE LA MISMA «*VERSIÓN CRÍTICA»

38.- 6. APARICIÓN DE LA VERSIÓN CRÍTICA. EL MS. SS

VI. POESÍA Y NOVELA EN LA HISTORIOGRAFÍA CASTELLANA DE LOS SIGLOS XIII Y XIV

39.- 1. LA SECULARIZACIÓN DE LA HISTORIOGRAFÍA POR OBRA DE ALFONSO X

40.- 2. DESINTEGRACIÓN DE LOS MÉTODOS HISTORIOGRÁFICOS ALFONSÍES

41.- 3. LA NOVELA CIDIANA CARADIGNENSE

42.- 4. NOVELIZACIÓN DE LA CRÓNICA GENERAL

43.- 5. CONCLUSIÓN

VII. LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON A ESPAÑA DE SIGISBERTO Y LA CRÓNICA FRAGMENTARIA

44.- 1. LA GRAN CRÓNICA DE ALFONSO XI Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL MAESTRO SUJULBERTO

*   45.- 2. LA CRÓNICA DE CASTILLA Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL SABIO GILBERTO

*   46.- 3. LA CRÓNICA ABREVIADA DE DON JUAN MANUEL

*   47.- 4. LA CRÓNICA FRAGMENTARIA Y LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON ESPAÑA DE SIGIBERTO

*   48.- 5. EL TESTIMONIO DE LA GRAN CONQUISTA DE ULTRAMAR

*   49.- 6. CONTENIDO Y FECHA DE LA *GRANDE ESTORIA DE ÁFRICA

VIII. LA EXPANSIÓN AL OCCIDENTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA DEL MODELO HISTORIOGRÁFICO ESTORIA DE ESPAÑA NUEVAS PRECISIONES

*    50.- 1. EL MS. A ES FACTICIO

*    51.- 2. RELACIÓN ENTRE LOS MSS. A1, A’ Y Ae

Diseño gráfico: 


La Garduña Ilustrada 

Imagen: detalle del manuscrito "Liber Ceritanae" (reina y su corte). Archivo de la Corona de Aragón, Barcelona.

51.- 2. RELACIÓN ENTRE LOS MSS. A1, A' Y Ae

51.- 2. RELACIÓN ENTRE LOS MSS. A1, A'  Y Ae

2. RELACIÓN ENTRE LOS MSS. A1, A’  Y Ae. VIII. LA EXPANSIÓN AL OCCIDENTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA DEL MODELO HISTORIOGRÁFICO ESTORIA DE ESPAÑA

      Conocemos otro manuscrito de la Versão galego-portuguesa que sólo con­tiene la parte correspondiente a A1 , el 910 de la Bibl. de Palacio Real, Madrid, al que llamaremos A’. Según mostró en 1975 R. Lorenzo,10 A’ deriva de A1, ya que ambos comparten múltiples omisiones por homoiographon y desconocen la materia correspondiente a un folio perdido, y A’ aprovecha en texto algu­nas anotaciones marginales hechas en A1.

      Pero, aunque A’ derive de A1, no siempre es una mera transcripción, más o menos exacta, de su prototipo. A veces innova. Sirva de ejemplo la nueva redacción que en él se encuentra de la nota actualizadora del año 1289, introducida por la Versión amplificada en el texto de la Estoria de España,11  frente a la traducción fiel de ella que figura en A1

ms. A1                                  

«... Et desi ficou enos naturaes, que a forõ  depoys gaanando dos outros e espargerõ muyto sangue por ello; et morrerõ y muytos altos omes de grã guissa et doutros ena gaanando desses ẽemigos da crux et do mar de Sancto Andre ata o mar de Calex, senõ pouco que le ficou ende.

 

Et isto e no rreynado do muy nobre rey dom Sancho o quarto que e na era de mill et trezẽtos xxvij anos»

ms. A’

«... E di ficou emnos naturaes, que foron depois ganando dos outros e foy espargido moyto sangre por ello; et morreron y moytos altos omes de gran guisa et de outros eña gaanando dos eamigos da crus et do mar de Bizcaya ata o mar Medeoterrano de Narbona aalende Cathaloña todo gãanaron os naturães da gente dos alaraues que a aujan conquistada, saluo ende hun pequeño rrancon que fincou de Granada»

      Esta misma redacción reinterpretadora de la adición de 1289 figura en un manuscrito castellano, Bibl. Nac. de Madrid 643, al que llamaré en adelante Ae; este manuscrito hasta ahora no había sido tenido en cuenta al estudiar la Versão galego-portuguesa. Lejos de ser un derivado del ms. I, como creyó J. Gómez Pérez,12 Ae se agrupa con A1 y A’ y se hermana sistemáticamente con A’, frente a A1, cuando uno y otro difieren.

      Otra notable innovación común de A’ y Ae frente a A1 hallamos en el relato de una expedición naval mora contra Galicia (PCG, c. 656, p. 376b53-377a7), que A1 (f. 14b), reproduciendo fielmente la Versión amplificada de 1289, conta­ba así:

    «Et poys que oyvo sua frota aguisada muy grãde, fezo seu endeantado déla hũu mouro que auja nume Abdelhamyt, et envioo cõ aquella frota contra Galliza. Et elles yndo seu camjno pello mar, leuentouse tẽpestade tan grãde que quebratou quantas naues y yam, et morrerõ y todos que nõ escapou ende nẽhũus se nõ hũus poucos cõ Abdelhaymyt» (A-ed, 3039-43).

en A’ como en Ae el relato se amplía con unas noticias de carácter local, relacionadas con Mondoñedo:

ms.A’                                                                 

«... contra Galliça. Et elles yndo camj­ño pello mar aportaron en Galliça en Mondonedo en hũ lugar a que dezian Auuasum (?), et leuantouse tan grande tempestade que quebrantou quantas naues y auja, et morreron y todos que nõ escapou ende njhũus se nõ hũus poucos con Abdeliamyr. Et dizen moytos que foy este quebrantamento destas naues a rrogo de hũu sancto bispo de Mondonedo a que dezian don Gonçaluo, o cal jaz sepultado eño mõosteyro de San Martino de Mondonedo, por lo qual oje en dia faz Deus moitos miragres. Et dizen mais que en tempo deste rrey dom Afonso et deste bispo don Gonçaluo foy mudada a iglesia de Bretona a Santo Martino de Mondonedo con outorgamento do papa Nicholao o primeyro».

ms. Ae

«... contra Galizia. E ellos yendo su camino por la mar aportaron en Ga­lizia en Mondonedo en vn lugar a que dezian   Aunasma,   e   leuantose   tan grande tenpestad que quebranto quantas naues auia, e morieron ay todos que no escapo ninguno sino vnos pocos con Abdeliamir. Et dizen muchos que fue este quebrantamiento destas naues a rruego de vn santo obis­po de Mondonedo a que dezian don Gonçalo, e ansy esta sepultado en el monesterio de Sant Martin de Mondo­ñedo, por lo qual oy en dia faze Dios muchos miraglos. Et dizen mas que en tienpo deste rrey don Alfonso e deste obispo don Gonçalo fue mudada la yglesia de Bretona a Sant Martin de Mondonedo con otorgamiento del papa Nicolas el primero» (f. 14 v-15 r).

Esta adición explica que, donde el ms. A1 (f. 18b) citaba, de acuerdo con el ms. E2(oríg), entre otros obispos, a «dom Teodesindo obispo de Bretoña» (A-ed, c. 3813), tanto A’ como Ae substituyan «Bretoña» por «Mondonedo» o «Mondoñedo».

      Las novedades de A’ y Ae relacionadas con Mondoñedo tienen su base, sin embargo, en el propio ms. A1, que presenta en ambos textos anotaciones marginales. La del f. 18b ha sido cortada por un encuadernador; pero la del f. 14b aún es parcialmente legible (aunque está muy borrada y además mutila­da por el margen exterior):13

    «et esto ffo[y]/ en Mondoñj[do]/ en hu lug[ar]/ que dize Vi[.]/sma. Et d[i]ze moytos/ que foy por/ rrogo que/ fez a Deus [ ]/ hu Sancto obtsp[o]/ de Mondonj[do]/ o qual auja/ mome (sic) do[n]/ Gonçaluo. Por est[e]/ fez Deus dep[o]/ys moytos/ mjlagres/ et jaz so/pultado/ en San/ Martino de est[e] (?) lugar».

Diego Catalán. La Estoria de España de Alfonso X. Creación y evolu­ción. (1990)

NOTAS

10  Lorenzo, La traducción gallega, pp. XLVIII-LVII. Hay que advertir que Lorenzo, en su edición, llama A1 a nuestro A’, contribuyendo a una confusión de siglas que ya había iniciado Menéndez Pidal, quien en La leyenda de los infantes de Lara (1896, 1934, 1971) y en Reliquias de la poesía épica española (1951) utilizó las que yo continúo y, en cambio, en (La) Primera crónica general (1906 y 1955) llamó A al ms. A’ y citó por su sigla de biblioteca al ms. A (frente a lo que creímos Cintra, «Uma tradução do LR», p. 27 y Catalán, «La Crónica geral», p. 15, n. 6, y nos reprocha, justamente, Lorenzo, La traducción gallega, p. XIV, n. 25).

11   Sobre la relación de esta nota con la redacción de la Version amplificada, véase Catalán, De Alfonso X, pp. 124-171.

12 J. Gómez Pérez, «Elaboración de la Primera crónica general de España y su transmisión manuscrita», Scriptorium,. XVII (1963), 233-276, p. 271.

13 Aunque Lorenzo, La traducción gallega, la da por ilegible: «en el ms. hay una llamada después de Abdelhamyt y al margen hay algo escrito (bastante extenso (A-ed, c. 3043).

CAPÍTULOS ANTERIORES:  LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN:

PRESENTACIÓN

1.- PRESENTACIÓN. «LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN»

I. ALFONSO X HISTORIADOR

*  2.- 1. LA FUNCIÓN DEL CONOCIMIENTO EN LA RESTAURACIÓN DEL IMPERIUM

3.- 2. LA HISTORIA COMO CONOCIMIENTO CIERTO Y EXHAUSTIVO DE LOS HECHOS PASADOS

4.- 3. TEXTO Y GLOSA. LA EXPLICACIÓN DE HECHOS Y PALABRAS

5.- 4. LA ESTRUCTURACIÓN CRONOLÓGICA DE UNA HISTORIA ECUMÉNICA

6.- 5. LA ARMONIZACIÓN DE LO NARRADO Y EXPLICADO POR LAS VARIAS FUENTES EN LA GENERAL ESTORIA

7.- 6. LA ESTORIA DE ESPAÑA HISTORIA DEL SOLAR «ESPAÑA» Y DE SUS NATURALES

8.- 7. DOS PRINCIPIOS DE ESTRUCTURACIÓN: LOS SEÑORÍOS Y LA CRONOLOGÍA

9.- 8. LA ARMONIZACIÓN DE LOS RELATOS DE LAS FUENTES EN LA ESTORIA DE ESPAÑA

*   10.- 9. LA EXPLICACIÓN DE LOS HECHOS

*   11.- 10. EJEMPLARIDAD Y DECORO HISTORIOGRÁFICOS

*   12.- 11. EL ESPEJO DE LA HISTORIA

II. EL TALLER HISTORIOGRÁFICO ALFONSI.

13.- 1. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO ES LA CUMPLIDA REALIZACIÓN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA PROYECTADA POR ALFONSO X

14.- 2. CÓMO SE ELABORÓ LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LAS ESCUELAS ALFONSÍES. ETAPAS VARIAS EN LA COMPILACIÓN

15.- 3. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA. LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «CONTEMPORÁNEA» (ALFONSO VII-AÑO 1243)

16.- 4. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «MODERNA» (FERNANDO I-ALFONSO VI)

17.- 5. LA «TERCERA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

III. ALFONSO X NO UTILIZÓ EL «TOLEDANO ROMANZADO»

18.- INTRODUCCIÓN

19.- 1. VERSIONES EN ROMANCE DEL TOLEDANO

20.- 2. LOS MANUSCRITOS COMPLETOS DEL TOLEDANO ROMANZADO

* 21.- 3. LA «CHRONICA OMNIUM PONTIFICUM ET IMPERATORUM ROMANORUM» INCORPORADA A LA «OPERA HISTORICA» DE DON RODRIGO XIMÉNEZ DE RADA Y AL «TOLEDANO ROMANZADO»

22.- 4. EL PROBLEMA DE LA FECHA Y EL AUTOR DEL ROMANZAMIENTO

23.- 5. LA «HISTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA HISTORIA GOTHICA CONTINUADA

24.- 6. LA « YSTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA TRADUCCIÓN AMPLIADA DEL TOLEDANO

25.- 7. ADICIONES DEL TRADUCTOR

26.- 8. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO UTILIZÓ EL TOLEDANO ROMANZADO

IV. EL MIO CID DE ALFONSO X Y EL DEL PSEUDO IBN AL-FARAŶ

*   27.- INTRODUCCIÓN

*   28.- 1. LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X Y LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL

29.- 2. EL FIN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA ALFONSÍ Y LA ESTORIA CARADIGNENSE DEL CID

*   30.- 3. EL MIO CID QUE UTILIZÓ ALFONSO X

31.- 4. LA «REFUNDICIÓN DEL MIO CID» Y LA «LEYENDA DE CARDEÑA»

32.- 5. CONCLUSIÓN

V. LA «VERSIÓN CRÍTICA» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA Y SUS DERIVACIONES

*   33.- 1. UNA VERSIÓN OLVIDADA DE LA CRÓNICA GENERAL

34.- 2. LA «VERSIÓN VULGAR» Y LA «VERSIÓN ENMENDADA DESPUÉS DE 1274» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

35.- 3. UN «ARREGLO» DE LA «VERSIÓN ENMENDADA»

36.- 4. LOS REYES ASTUR-LEONESES. LOS MSS. L, *Ľ Y LA CRÓNICA GENERAL VULGATA

37.- 5. DOS RAMAS TEXTUALES DERIVADAS DE LA MISMA «*VERSIÓN CRÍTICA»

38.- 6. APARICIÓN DE LA VERSIÓN CRÍTICA. EL MS. SS

VI. POESÍA Y NOVELA EN LA HISTORIOGRAFÍA CASTELLANA DE LOS SIGLOS XIII Y XIV

39.- 1. LA SECULARIZACIÓN DE LA HISTORIOGRAFÍA POR OBRA DE ALFONSO X

40.- 2. DESINTEGRACIÓN DE LOS MÉTODOS HISTORIOGRÁFICOS ALFONSÍES

41.- 3. LA NOVELA CIDIANA CARADIGNENSE

42.- 4. NOVELIZACIÓN DE LA CRÓNICA GENERAL

43.- 5. CONCLUSIÓN

VII. LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON A ESPAÑA DE SIGISBERTO Y LA CRÓNICA FRAGMENTARIA

44.- 1. LA GRAN CRÓNICA DE ALFONSO XI Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL MAESTRO SUJULBERTO

*   45.- 2. LA CRÓNICA DE CASTILLA Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL SABIO GILBERTO

*   46.- 3. LA CRÓNICA ABREVIADA DE DON JUAN MANUEL

*   47.- 4. LA CRÓNICA FRAGMENTARIA Y LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON ESPAÑA DE SIGIBERTO

*   48.- 5. EL TESTIMONIO DE LA GRAN CONQUISTA DE ULTRAMAR

*   49.- 6. CONTENIDO Y FECHA DE LA *GRANDE ESTORIA DE ÁFRICA

VIII. LA EXPANSIÓN AL OCCIDENTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA DEL MODELO HISTORIOGRÁFICO ESTORIA DE ESPAÑA NUEVAS PRECISIONES

*    50.- 1. EL MS. A ES FACTICIO

Diseño gráfico: 


La Garduña Ilustrada 

Imagen: detalle del manuscrito 3139 fol. 176v, Bibliotheque Nat. Paris, siglo XIII

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

50.- 1. EL MS. A ES FACTICIO

50.- 1. EL MS. A ES FACTICIO

1. EL MS. A ES FACTICIO. EXISTENCIA DE A2, A2-CONT. Y A1. VIII. LA EXPANSIÓN AL OCCIDENTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA DEL MODELO HISTORIOGRÁFICO «ESTORIA DE ESPAÑA»

      Desde 1951 1 sabemos que, en la expansión hacia el Occidente de la penín­sula Ibérica del modelo historiográfíco «Estoria de España», creado por Alfonso X, jugó un papel fundamental cierta Versão galego-portuguesa de la Crónica general de España, la cual sirvió como fuente estructural a dos obras muy notables: la portuguesa Crónica geral de Espanha de 1344, obra de don Pedro Afonso Conde de Barcelos, y la gallega Crónica general de España de 1404. Aunque esa Versão galego-portuguesa es, simplemente, una traducción de varios manuscritos castellanos y no una compilación original, su impor­tancia para la historia de la historiografía peninsular ha sido repetidamente reconocida por los especialistas, y, como resultado de ello, contamos ya con muy varias observaciones acerca de su origen y carácter y sobre su tradición manuscrita.2 Podría, pues, pensarse que una obra carente de originalidad, como es ésta, no merece más atención que la ya recibida; sin embargo, si queremos comprender las interrelaciones culturales de Castilla y Portugal a finales del s. XIII y primera mitad del s. XIV, nada mejor que examinar con detalle las conexiones entre los varios manuscritos y crónicas herederas de la información reunida por esta traducción.3

      El único manuscrito que conserva «completa» la Versão galego-portuguesa es el códice de la Bibl. Nac. de Madrid 8817, al que llamaremos A. Pero, como ya puse de manifiesto en 1959,4 este manuscrito no es unitario. Se reconocen en él secciones varias de origen y factura dispares y saltan también en él a la vista algunos retoques:

      A1. Es una historia de los reyes de León, desde Ramiro I a Vermudo III, traducción del códice escurialense X-i-4 en su forma original E2(orig) (esto es, antes de que se le agregaran por el comienzo dos cuadernos, E2a, segrega­dos del primitivo códice alfonsi E1(orig) y una laña, E2b, para empalmarlos), pero cuando ya se habían hecho sobre él algunas adiciones de mano de un anotador: E2(orig)-corr.5 Reproduce, por tanto, la Versión amplificada en 1289 de la Estoria de España. Ocupa los fols. 1-88v del ms. A, que fueron adiciona­dos a posteriori.

      A2. Contiene la historia de los reyes de Castilla, desde Fernando I hasta la unión (en 1229) de los reinos de Castilla y León con Fernando III.6 Es traducción de la Crónica de Castilla, basada en un manuscrito desconocido, pero que (sin entrar en detalles) se sitúa así en el árbol textual de esta obra:

Es la parte más vieja del códice facticio y ocupa los fols. 91-229v; circuló como manuscrito independiente después de haber sido prologada por una historia esquemática sobre los reyes godos, los astur-leoneses y los condes de Castilla (escrita en letra distinta a toda plana) basada en el Liber regum (fols. 89v-90v)7 y actualizada con una historia sumaria de los últimos años de Fernando III y de los reinados de Alfonso X y Sancho IV († en 1295), que figuraba en el fol. mod. 229 y otros subsiguientes, antes de ser trasladada por A2cont, que la recopió al final del códice facticio.8

      A2cont. Es una historia de Fernando III hasta su muerte, basada en la Crónica particular de San Fernando,9 seguida de una historia sumaria del final de ese reinado y de los de Alfonso X y Sancho IV, tomada de la que existía previamente en A2 (y que fue, en su lugar primitivo, borrada en parte y el resto arrancada). Ocupa los fols. mods. 230-265v.

Diego Catalán. La Estoria de España de Alfonso X. Creación y evolu­ción. (1990)

 

NOTAS

1  L. F. Lindley Cintra, Crónica geral de Espanha de 1344. Ed. crítica do texto português. Vol. I, Lisboa: Academia Portuguesa da História, 1951 [= Cintra, Crón. 1344], pp. CCCXVII-CCCXXX. Véanse también las pp. CCIX-CCX y CCXLV-CCLXII.

2  Aparte de Cintra, Crón. 1344 (1951), interesan: R. Menéndez Pidal, «Traducción gallega de la Primera Crónica y de la Crónica de Castilla», en Crónicas generales de España descritas por, 3a ed., Madrid, 1918 [= Menéndez Pidal, Crónicas generales3], pp. 143-153; Cintra, «Uma tradução galego-portuguesa desconhecida do Liber Regum», BHi, LII (1950), 27-40 [= Cintra, «Uma tradução do LR»]; Menéndez Pidal, «Tradicionalidad de las Crónicas generales de España», ΒRΑΗ, CXXXVI (1955), 131-197 [= Menéndez Pidal, «Tradicionalidad»]; J. de Morais-Barbosa, «Crónica de Castela (ms. 8817 da Bibl. Nac. de Madrid). Elementos para o estudo linguístico», 3 vols., Lisboa: Universidade, 1958 (memoria de licenciatura dactilogr.); D. Catalán, «La Crónica geral de Espanha del conde don Pedro de Barcelos (1344) y los orígenes de la historiografía portuguesa», Ibérida, II (1959), 11-101 [= Catalán, «La Crónica geral»]; Morais-Barbosa, «La langue de la Chronique de Castille (ms. 8817 de la Bibl. Nac. de Madrid)», Boletim de Filologia, XIX (1960), 151-158; Catalán, De Alfonso X al Conde de Barcelos. Cuatro estudios sobre el nacimiento de la historiografía romance en Castilla y Portugal, Madrid: Gredos y Seminario Menéndez Pidal, 1962 [= Catalán, De Alfonso X], pp. 305-356; R. Lorenzo, «La traducción gallega de la Crónica general y de la Crónica de Castilla», Madrid: Universidad, 1966 (tesis doctoral dactilogr.); S. G. Armistead, «New Perspectives in Alphonsine Historiography», RPh, XX (1966-67), 204-217 [= Armistead, «New Perspectives»]; D. Catalán y M. S. de Andrés, Crónica de 1344 que ordenó el Conde de Barcelos don Pedro Alfonso. Ed. crítica del texto español. Vol. I, Madrid: Seminario Menéndez Pidal y Gredos, 1970 [= Catalán, Crón. 1344], pp. XLIV-LII, véanse también las pp. LII-LXII; R. Lorenzo, La traducción gallega de la Crónica general y de la Crónica de Castilla, 2 vols., Orense: Instituto Padre Feijoo, 1975 [= Lo­renzo, La traducción gallega].

3  Concluí la etapa investigadora de este trabajo en la bufarda de la Rua da Saudade, 23, Lisboa, en agosto de 1986 (donde tuve la oportunidad de utilizar la biblioteca de L. F. Lindley Cintra en circunstancias dramáticas), y su redacción en La Jolla, California, en las Navidades de 1987-88.

4  Catalán, «La Crónica geral», pp. 14-26 y, mejor, Catalán, De Alfonso X, pp. 313-356 y Catalán, Crón. 1344, pp. XLIV-XLIX.

5  Catalán, De Alfonso X, pp. 316-323 y 53-56.

Fin primitivo de la Crónica de Castilla (Catalán, De Alfonso X, pp. 345-349).

7  Cintra, «Uma tradução do LR»; Catalán, De Alfonso X, pp. 306-309 y 355-356, y Catalán, Crón. 1344, pp. LIX-LX.

Trato detenidamente de esta actualización en De Alfonso X, pp. 349-354.

9  Catalán, De Alfonso X, p. 348.

CAPÍTULOS ANTERIORES:  LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN:

PRESENTACIÓN

1.- PRESENTACIÓN. «LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN»

I. ALFONSO X HISTORIADOR

*  2.- 1. LA FUNCIÓN DEL CONOCIMIENTO EN LA RESTAURACIÓN DEL IMPERIUM

3.- 2. LA HISTORIA COMO CONOCIMIENTO CIERTO Y EXHAUSTIVO DE LOS HECHOS PASADOS

4.- 3. TEXTO Y GLOSA. LA EXPLICACIÓN DE HECHOS Y PALABRAS

5.- 4. LA ESTRUCTURACIÓN CRONOLÓGICA DE UNA HISTORIA ECUMÉNICA

6.- 5. LA ARMONIZACIÓN DE LO NARRADO Y EXPLICADO POR LAS VARIAS FUENTES EN LA GENERAL ESTORIA

7.- 6. LA ESTORIA DE ESPAÑA HISTORIA DEL SOLAR «ESPAÑA» Y DE SUS NATURALES

8.- 7. DOS PRINCIPIOS DE ESTRUCTURACIÓN: LOS SEÑORÍOS Y LA CRONOLOGÍA

9.- 8. LA ARMONIZACIÓN DE LOS RELATOS DE LAS FUENTES EN LA ESTORIA DE ESPAÑA

*   10.- 9. LA EXPLICACIÓN DE LOS HECHOS

*   11.- 10. EJEMPLARIDAD Y DECORO HISTORIOGRÁFICOS

*   12.- 11. EL ESPEJO DE LA HISTORIA

II. EL TALLER HISTORIOGRÁFICO ALFONSI.

13.- 1. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO ES LA CUMPLIDA REALIZACIÓN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA PROYECTADA POR ALFONSO X

14.- 2. CÓMO SE ELABORÓ LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LAS ESCUELAS ALFONSÍES. ETAPAS VARIAS EN LA COMPILACIÓN

15.- 3. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA. LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «CONTEMPORÁNEA» (ALFONSO VII-AÑO 1243)

16.- 4. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «MODERNA» (FERNANDO I-ALFONSO VI)

17.- 5. LA «TERCERA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

III. ALFONSO X NO UTILIZÓ EL «TOLEDANO ROMANZADO»

18.- INTRODUCCIÓN

19.- 1. VERSIONES EN ROMANCE DEL TOLEDANO

20.- 2. LOS MANUSCRITOS COMPLETOS DEL TOLEDANO ROMANZADO

* 21.- 3. LA «CHRONICA OMNIUM PONTIFICUM ET IMPERATORUM ROMANORUM» INCORPORADA A LA «OPERA HISTORICA» DE DON RODRIGO XIMÉNEZ DE RADA Y AL «TOLEDANO ROMANZADO»

22.- 4. EL PROBLEMA DE LA FECHA Y EL AUTOR DEL ROMANZAMIENTO

23.- 5. LA «HISTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA HISTORIA GOTHICA CONTINUADA

24.- 6. LA « YSTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA TRADUCCIÓN AMPLIADA DEL TOLEDANO

25.- 7. ADICIONES DEL TRADUCTOR

26.- 8. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO UTILIZÓ EL TOLEDANO ROMANZADO

IV. EL MIO CID DE ALFONSO X Y EL DEL PSEUDO IBN AL-FARAŶ

*   27.- INTRODUCCIÓN

*   28.- 1. LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X Y LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL

29.- 2. EL FIN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA ALFONSÍ Y LA ESTORIA CARADIGNENSE DEL CID

*   30.- 3. EL MIO CID QUE UTILIZÓ ALFONSO X

31.- 4. LA «REFUNDICIÓN DEL MIO CID» Y LA «LEYENDA DE CARDEÑA»

32.- 5. CONCLUSIÓN

V. LA «VERSIÓN CRÍTICA» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA Y SUS DERIVACIONES

*   33.- 1. UNA VERSIÓN OLVIDADA DE LA CRÓNICA GENERAL

34.- 2. LA «VERSIÓN VULGAR» Y LA «VERSIÓN ENMENDADA DESPUÉS DE 1274» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

35.- 3. UN «ARREGLO» DE LA «VERSIÓN ENMENDADA»

36.- 4. LOS REYES ASTUR-LEONESES. LOS MSS. L, *Ľ Y LA CRÓNICA GENERAL VULGATA

37.- 5. DOS RAMAS TEXTUALES DERIVADAS DE LA MISMA «*VERSIÓN CRÍTICA»

38.- 6. APARICIÓN DE LA VERSIÓN CRÍTICA. EL MS. SS

VI. POESÍA Y NOVELA EN LA HISTORIOGRAFÍA CASTELLANA DE LOS SIGLOS XIII Y XIV

39.- 1. LA SECULARIZACIÓN DE LA HISTORIOGRAFÍA POR OBRA DE ALFONSO X

40.- 2. DESINTEGRACIÓN DE LOS MÉTODOS HISTORIOGRÁFICOS ALFONSÍES

41.- 3. LA NOVELA CIDIANA CARADIGNENSE

42.- 4. NOVELIZACIÓN DE LA CRÓNICA GENERAL

43.- 5. CONCLUSIÓN

VII. LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON A ESPAÑA DE SIGISBERTO Y LA CRÓNICA FRAGMENTARIA

44.- 1. LA GRAN CRÓNICA DE ALFONSO XI Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL MAESTRO SUJULBERTO

*   45.- 2. LA CRÓNICA DE CASTILLA Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL SABIO GILBERTO

*   46.- 3. LA CRÓNICA ABREVIADA DE DON JUAN MANUEL

*   47.- 4. LA CRÓNICA FRAGMENTARIA Y LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON ESPAÑA DE SIGIBERTO

*   48.- 5. EL TESTIMONIO DE LA GRAN CONQUISTA DE ULTRAMAR

*   49.- 6. CONTENIDO Y FECHA DE LA *GRANDE ESTORIA DE ÁFRICA

VIII. LA EXPANSIÓN AL OCCIDENTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA DEL MODELO HISTORIOGRÁFICO ESTORIA DE ESPAÑA NUEVAS PRECISIONES

Diseño gráfico: 


La Garduña Ilustrada 

Imagen: Batalla de Roncesvalles

49.- 6. CONTENIDO Y FECHA DE LA *GRANDE ESTORIA DE ÁFRICA

49.- 6. CONTENIDO Y FECHA DE LA *GRANDE ESTORIA DE ÁFRICA

6. CONTENIDO Y FECHA DE LA *GRANDE ESTORIA DE ÁFRICA. VII. LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN ÁFRICA QUE ASEÑOREARON A ESPAÑA DE SIGISBERTO Y LA CRÓNICA FRAGMENTARIA

      Estamos bien lejos de poder reconstruir el contenido de la *Grande estoria de los reyes moros que ovo en Afríca [que aseñorearon a España]; fuera de lo que el propio título de la obra sugiere, sólo sabemos (si nuestras conclusiones son acertadas) que abarcaba hasta los primeros reyes benimerines y que incluía historias referentes a los tiempos pre-almohades [y pre-almorávides].

      En cambio, nos es posible señalar su carácter: Los hermanos Junes y Búcar, hijos del miramomelín de Marruecos, y los veinticinco reyes que acompañan a Búcar en la expedición contra Valencia, evidencian que Gilber­to se basaba ya en la *Estoría del Cid de Abenalfarax, fabricada en Cardeña adaptando a los intereses del monasterio tradiciones épicas (procedentes de la Refundición del Mio Cid) y noticias historiográficas; el supuesto parentesco entre esos dos reyes africanos y Alimaymón, rey taifa de Toledo, evidencia, con mayor claridad aún, el carácter desvergonzadamente novelesco de la narración. [Pero no sabemos hasta qué punto el cronista echaba mano de la información histórica erudita proporcionada por la Estoria de España de Alfonso X para apoyar los relatos fabulosos que incluía en la parte de su «estoria» referente a los tiempos pre-almorávides de al-Andalus (Flores y Blancaflor, Berta, Mainete), pues es evidente que el marco cronístico en que los presenta el ms. Xx es propio de la Crónica fragmentaria.]

      Por otra parte, sabemos que en el estilo literario de la Grande estoria de África tenían cabida razonamientos sentenciosos como aquellos que el autor de la Gran crónica de Alfonso XI hace recordar a don Clarife el alárabe cuando aconseja a Albofacén con «palabras de gran saber» abandonar el cerco de Tarifa [y pasajes tan literarios como los referentes a Flores y Blancaflor en la corte del Soldán de Babilonia de que arriba hemos ofrecido una muestra].

      La tradición historiográfica en que una obra medieval de este tipo se inscribiría es, pues, completamente ajena al enciclopedismo alfonsi. El maes­tro Sigeberto, que tan compenetrado se muestra con la *Estoria del Cid recientemente elaborada en Cardeña, bien pudiera ser un monje del mismo monasterio, adepto a un género de historiografía no muy distinto del cultivado por el pseudo-Ibn al-Faraŷ.

      La fecha de la Grande estoria de África puede señalarse, según creo, con bastante precisión: la obra del maestro «Gilberto» fue ya tenida en cuenta por el prototipo de las Crónicas *manuelina y de Castilla; en 1320-25 don Juan Manuel sumarió ya en su Crónica abreviada la primera de estas crónicas; la de Castilla es de fines del s. XIII o primeros años del s. XIV (su traducción al gallego-portugués contenida en el ms. A2 puede fecharse reinando Fernando IV, 1295-1312, o antes, no después.95 Por otro lado, la Grande estoria de África aprovecha la *Estoria del Cid del pseudo Ibn al-Faraŷ, compuesta, según creo, teniendo presente la traducción alfonsi de Ibn cAlqama; además, llegaba a tratar de los benimerines (que sólo toman Marruecos en 1269) y, al parecer, incluso consignaba las expediciones de Abū Yūsuf contra Castilla (batalla de Écija, 1275). Todo parece, pues, apuntar hacia el reinado de Sancho IV (1284-95) [reinado en que la utilizó ya, según creemos, la Gran conquista de Ultramar].

      En fin, aunque de escaso (o nulo) valor histórico, la Grande estoria de los reyes moros que ovo en África que señorearon a España del maestro *Sigisberto (último cuarto del s. XIII) constituye una importante manifestación de un género literario sobre el cual tenemos escasas noticias. Al lado de la historio­grafía oficial del reino castellano, se desarrolló durante el s. XIII una historio­grafía de inspiración monacal, menos erudita, muy poco respetuosa de la verdad histórica, lanzada claramente por el camino de la novelización.96 Este género de historia anovelada dio amplia acogida a las leyendas épicas; pero, carente del científico respeto por las fuentes que caracteriza a las escuelas alfonsíes, las trató, como al resto de sus materiales, con extraordinaria liber­tad.97 La historia de la epopeya, la historia de la historiografía y la historia de la prosa medieval de los siglos XIII y XIV deben tener bien presente este olvidado género literario, de cuya difusión nos trae un nuevo testimonio la perdida Grande estoria de África.

      [Estas conclusiones han sido rechazadas por J. Gómez Pérez en «Ley carol.» (1966). Supone Gómez Pérez que las tres crónicas (las dos aducidas por mí en 1963 y la que él había descubierto) acuden a la autoridad de una obra inexistente para reforzar la credibilidad de su narración. Ello es posible, desde luego. Pero me parece raro, pues los detalles añadidos por la Crónica de Castilla a la * Estoria del Cid del Pseudo Ibn al-Faraŷ (que, sin las interpola­ciones, puede leerse en la PCG) no son tan importantes ni tan inusuales como para tener que apoyarlos con la invención de una falsa fuente. Por otra parte, las alusiones a «Gilberto» y a su Estoria de los reyes moros que regnaron en el señorío de África son tan poco frecuentes y tan faltas de relieve en el conjunto de la Crónica de Castilla que sería muy extraño que, independiente­mente, dos cronistas posteriores,98 de tan desigual importancia y con intere­ses tan diversos como el creador de la Gran Crónica de Alfonso XI y el formador de la Crónica fragmentaria, encontraran inspiración en ellas para inventar falsas citas de «Sujulberto» y su Grande hstoria de África y de «Sigiberto» y su Estoria de los reyes moros que ovo en África que aseñorearon a España con que autorizar sus adiciones a la Crónica de Alfonso XI de Fernán Sánchez de Valladolid y a un manuscrito de la Versión concisa de la *Estoria de España.]

Diego Catalán. La Estoria de España de Alfonso X. Creación y evolu­ción. (1990)

Universidad de La Laguna, Canarias
(y Seminario Menéndez Pidal,
Universidad Complutense de Madrid)

NOTAS

95  Cintra, Crón. de 1344 (1951), pp. CCXXXI y CCCXXIX, y «Uma tradução galego-portuguesa desconhecida do Liber regum», BHisp, LII (1950), 27-40; Catalán, De Alfonso X, pp. 347-354. [No quiero pasar por alto el hecho de que Rodrigo Yáñez, al nombrar por primera vez a Fátima, la hija- del rey de Túnez mujer de Albofacén, trate de relacionarla con un pasado legendario africano: «e vixnieta del rrey [Yu]nes / vn rrey moro mucho onrrado» (estr. 364); ¿Será también responsable de esta filiación la Estoria de África?]

96  Entre las obras en prosa más características del género a que nos referimos se sitúa la *Estoría del Cid de Abenalfarax, cuyo estudio detenido está todavía por hacer. Han tratado de ella en el pasado R. Dozy, Recherches sur l’histoire et la littérature de l’Espagne pendant le Moyen Age, II (París, 1881), pp. 226-233, y también pp. 33 y 47-54; J. Puyol, «El Cid de Dozy», RH, XXIII (1910), 431-441; W. J. Entwistle, «La Estoria del Noble Varón el Çid Ruy Díaz el Campeador, Sennor que fue de Valencia», HR, XV (1947), 206-211; Menéndez Pidal, Primera crón.2 (1955), pp. CXC s. (opiniones anteriores divergentes se reflejan en «Sobre Aluacaxí y la elegía árabe de Valencia», Homenaje a D. Francisco Codera, Zaragoza, 1904, pp. 403 y 409; y en Crón. General-Disc., 1916, p. 227). Últimamente ha hecho muy acertadas observaciones sobre su carácter P. E. Russell, «San Pedro de Cardeña» (1958), 57-79. Quizás pertenezcan al mismo género historiográfico la leyenda del Abad Juan de Montemayor y la novela de Alacaba en la traducción de al-Rāzī realizada por el clérigo portugués Gil Pérez.

97  No de otra manera se había comportado anteriormente respecto a la tradición épica el monje de Arlanza, autor del Poema de Fernán González.

98  La Crónica de Castilla, escrita (véase n. 36) en los primeros años del siglo XIV o, más probablemente, en los últimos del s. XIII, es muy anterior a la Gran Crónica (obra posterior a 1376) y, sin duda, más antigua que la Crónica fragmentaria.

CAPÍTULOS ANTERIORES:  LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN:

PRESENTACIÓN

1.- PRESENTACIÓN. «LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN»

I. ALFONSO X HISTORIADOR

*  2.- 1. LA FUNCIÓN DEL CONOCIMIENTO EN LA RESTAURACIÓN DEL IMPERIUM

3.- 2. LA HISTORIA COMO CONOCIMIENTO CIERTO Y EXHAUSTIVO DE LOS HECHOS PASADOS

4.- 3. TEXTO Y GLOSA. LA EXPLICACIÓN DE HECHOS Y PALABRAS

5.- 4. LA ESTRUCTURACIÓN CRONOLÓGICA DE UNA HISTORIA ECUMÉNICA

6.- 5. LA ARMONIZACIÓN DE LO NARRADO Y EXPLICADO POR LAS VARIAS FUENTES EN LA GENERAL ESTORIA

7.- 6. LA ESTORIA DE ESPAÑA HISTORIA DEL SOLAR «ESPAÑA» Y DE SUS NATURALES

8.- 7. DOS PRINCIPIOS DE ESTRUCTURACIÓN: LOS SEÑORÍOS Y LA CRONOLOGÍA

9.- 8. LA ARMONIZACIÓN DE LOS RELATOS DE LAS FUENTES EN LA ESTORIA DE ESPAÑA

*   10.- 9. LA EXPLICACIÓN DE LOS HECHOS

*   11.- 10. EJEMPLARIDAD Y DECORO HISTORIOGRÁFICOS

*   12.- 11. EL ESPEJO DE LA HISTORIA

II. EL TALLER HISTORIOGRÁFICO ALFONSI.

13.- 1. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO ES LA CUMPLIDA REALIZACIÓN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA PROYECTADA POR ALFONSO X

14.- 2. CÓMO SE ELABORÓ LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LAS ESCUELAS ALFONSÍES. ETAPAS VARIAS EN LA COMPILACIÓN

15.- 3. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA. LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «CONTEMPORÁNEA» (ALFONSO VII-AÑO 1243)

16.- 4. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «MODERNA» (FERNANDO I-ALFONSO VI)

17.- 5. LA «TERCERA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

III. ALFONSO X NO UTILIZÓ EL «TOLEDANO ROMANZADO»

18.- INTRODUCCIÓN

19.- 1. VERSIONES EN ROMANCE DEL TOLEDANO

20.- 2. LOS MANUSCRITOS COMPLETOS DEL TOLEDANO ROMANZADO

* 21.- 3. LA «CHRONICA OMNIUM PONTIFICUM ET IMPERATORUM ROMANORUM» INCORPORADA A LA «OPERA HISTORICA» DE DON RODRIGO XIMÉNEZ DE RADA Y AL «TOLEDANO ROMANZADO»

22.- 4. EL PROBLEMA DE LA FECHA Y EL AUTOR DEL ROMANZAMIENTO

23.- 5. LA «HISTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA HISTORIA GOTHICA CONTINUADA

24.- 6. LA « YSTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA TRADUCCIÓN AMPLIADA DEL TOLEDANO

25.- 7. ADICIONES DEL TRADUCTOR

26.- 8. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO UTILIZÓ EL TOLEDANO ROMANZADO

IV. EL MIO CID DE ALFONSO X Y EL DEL PSEUDO IBN AL-FARAŶ

*   27.- INTRODUCCIÓN

*   28.- 1. LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X Y LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL

29.- 2. EL FIN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA ALFONSÍ Y LA ESTORIA CARADIGNENSE DEL CID

*   30.- 3. EL MIO CID QUE UTILIZÓ ALFONSO X

31.- 4. LA «REFUNDICIÓN DEL MIO CID» Y LA «LEYENDA DE CARDEÑA»

32.- 5. CONCLUSIÓN

V. LA «VERSIÓN CRÍTICA» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA Y SUS DERIVACIONES

*   33.- 1. UNA VERSIÓN OLVIDADA DE LA CRÓNICA GENERAL

34.- 2. LA «VERSIÓN VULGAR» Y LA «VERSIÓN ENMENDADA DESPUÉS DE 1274» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

35.- 3. UN «ARREGLO» DE LA «VERSIÓN ENMENDADA»

36.- 4. LOS REYES ASTUR-LEONESES. LOS MSS. L, *Ľ Y LA CRÓNICA GENERAL VULGATA

37.- 5. DOS RAMAS TEXTUALES DERIVADAS DE LA MISMA «*VERSIÓN CRÍTICA»

38.- 6. APARICIÓN DE LA VERSIÓN CRÍTICA. EL MS. SS

VI. POESÍA Y NOVELA EN LA HISTORIOGRAFÍA CASTELLANA DE LOS SIGLOS XIII Y XIV

39.- 1. LA SECULARIZACIÓN DE LA HISTORIOGRAFÍA POR OBRA DE ALFONSO X

40.- 2. DESINTEGRACIÓN DE LOS MÉTODOS HISTORIOGRÁFICOS ALFONSÍES

41.- 3. LA NOVELA CIDIANA CARADIGNENSE

42.- 4. NOVELIZACIÓN DE LA CRÓNICA GENERAL

43.- 5. CONCLUSIÓN

VII. LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON A ESPAÑA DE SIGISBERTO Y LA CRÓNICA FRAGMENTARIA

44.- 1. LA GRAN CRÓNICA DE ALFONSO XI Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL MAESTRO SUJULBERTO

*   45.- 2. LA CRÓNICA DE CASTILLA Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL SABIO GILBERTO

*   46.- 3. LA CRÓNICA ABREVIADA DE DON JUAN MANUEL

*   47.- 4. LA CRÓNICA FRAGMENTARIA Y LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON ESPAÑA DE SIGIBERTO

*   48.- 5. EL TESTIMONIO DE LA GRAN CONQUISTA DE ULTRAMAR

Diseño gráfico: 


La Garduña Ilustrada 

Imagen: miniatura medieval de origen desconocido.

48.- 5. EL TESTIMONIO DE LA GRAN CONQUISTA DE ULTRAMAR

48.- 5. EL TESTIMONIO DE LA GRAN CONQUISTA DE ULTRAMAR

5. EL TESTIMONIO DE LA GRAN CONQUISTA DE ULTRAMAR. VII. LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON A ESPAÑA DE SIGISBERTO Y LA CRÓNICA FRAGMENTARIA

      [A diferencia de la Crónica de Castilla, la Crónica fragmentaría no puede ser situada en el tiempo atendiendo a su tradición manuscrita.70 Pero, según vamos a ver, el relato, interpolado en ella, basado en el ciclo legendario Flores y Blancaflor-Berta-Mainete puede datarse con bastante precisión gra­cias a su presencia en otras obras historiográficas.

      A fines del s. XIV o principios del XV se compuso un Sumario de historia de España de tiempo de Enrique III (cuyo reinado se extiende de 1390 a 1406), que hoy se conserva en la Biblioteca de la Universidad de Salamanca, en un manuscrito misceláneo (II-1313, ant. 2-J-5 de la Bibl. de Palacio, Madrid). Como señaló de antiguo R. Menéndez Pidal (Crón. generales1, 1898, p. 127, y Crón. generales3, 1918, p. 199), ese Sumario contiene una «larga historia de Pepino y Berta, que precede a la de Maynet, en el reinado de Aurelio: ambas ocupan ocho páginas, folios 7r-10v»; hoy puede leerse impresa en una publi­cación de J. Gómez Pérez («Ley. carol.» 1966, pp. 188-191). A pesar de tratarse de un resumen, el texto es lo suficientemente extenso como para poder aseverar que la narración sumariada es la que se lee, en forma amplia, en la Crónica fragmentaria. El carácter historiográfico de esa narración se hace evidente al ver que el rey moro de Toledo, tradicionalmente llamado «Galafre», lleva nombre de «Yxem», como en la Crónica fragmentaría,71 y que, al final de la historia, se hace constar que Carlos Mainet «ovo un fijo que dixeron Luis que fue eso mesmo enperador».72

      Mucho mayor interés que este resumen tardío de las leyendas tiene el extenso relato basado en el ciclo legendario Flores y Blancaflor-Berta-Mainete que aparece en la Gran conquista de Ultramar, y que, desde los estudios de Mila i Fontanais,73 ha sido tenido siempre muy en cuenta por la erudición.74 El formador de esta amplia historia de las cruzadas, al ir a contar los hechos hazañosos del infanzón «Folquet Buors de Chartes» (basados en un texto épico-legendario desconocido),75 siente la necesidad de explicar que

    «era omne muy fidalgo e venie del linaje de Mangote de Paris, el que aso el pauon con que Charles Maynes dio en el rrostro a vno de los sus hermanos, de aquellos que eran fijos de la si[er]ua (el ms. sipaua) que fuera fija del ama de Alberta que tomo el rrey Pepino por muger. Et este era rrey de Françia, e esta Alberta fue fija de Blanca Flor e de Flores, que era rrey de Almaria la de España e conquisto muy grant tierra por su bondat en Africa e en España, segunt lo cuenta en la su estoria, et libro al rrey de Babilono de mano de sus enemi­gos, quandol dio a Blanca Flor por muger por juyzio de su corte ally do el querie fazer justiçia dellos por que los fallara en vno dentro en su torre onde estos amos fueron mucho enamorados de que oystes fablar» (Gran conquista, ms. U, fols. 231-232)

y, seguidamente, tras resumir rápidamente la historia de Berta y una vez que ha dado noticia de cómo la llevan a matar en el monte, empieza a ensartar una narración completa de esa leyenda, seguida de la de Mainete, en redac­ción idéntica a la que figura en la Crónica fragmentaria.

      La coincidencia verbal entre el relato pormenorizado incluido en la Gran conquista y el de la Crónica fragmentaria es casi completa.76 Algunas pequeñas omisiones que cabe notar en el texto de la Gran conquista de Ultramar se deben a distracciones del copista, pues son casos de homoioteleuton;77 en alguna otra ocasión la divergencia puede atribuirse a que la Gran conquista retoca, por razones estilísticas, el texto que le servía de fuente.78

      Pero, una confrontación minuciosa del relato de la Gran conquista de Ultramar con el, más completo, de la Crónica fragmentana nos obliga a dese­char la hipótesis más sencilla para explicar la relación existente entre ambos, la de que la Gran conquista de Ultramar alcanzara a conocer la versión interpolada de la Estoria de España que hemos llamado Crónica fragmentaria.

      No me baso para negar la derivación en el hecho, bien llamativo, de que el ms. U de la Gran conquista (el único entre los conservados que cubre la sección de la obra en que aparece la referencia a las hazañas del descendiente de Maingot de Paris)79 mantenga los nombres tradicionales de «Galafre», «Galiana» y «Bramante» para el rey de Toledo, para su hija y para el rey de Zaragoza,80 donde la Crónica fragmentaría, en un intento de hacer de estos personajes épicos personajes historiográficos, los denomina «Hixem», «Halia» y «Abrahem», pues la edición de Salamanca (1503) de la Gran conquista (= S-ed)81 nos asegura que esta obra originalmente coincidía con la Crónica fragmentaria en el reemplazo de los nombres «Hixem» por «Galafre», «Halia» por «Galiana» y «Abrahim» por «Bramante».82

      Considero, en cambio, muy significativo el hecho de que la Gran conquista de Ultramar (tanto en el ms. U, como en S-ed) respete la atribución a Berta del defecto de tener unidos los dedos centrales del pie en los siguientes pasajes:

    «Pero, por saber ende mas la verdat, fue corriendo e trauol de los pies por conosçer si era asi, ca Alberta non auie otra fealdat en que omne le podiese trauar sinon en que avie los dos dedos de los pies cerrados» (ms. U, f. 234v)83

    «Et ella contol commo su fija semejaua mas a Alberta su criada que cosa del mundo, synon que no auie juntados los dedos de los pies asi commo ella» (ms. U, f. 235)84

y no reproduzca la versión de la Crónica fragmentaria de esos episodios, en que el defecto ha sido transferido a la hija del ama que logró suplantar a Berta aprovechándose de la gran semejanza que entre sí tenían:

    «Pero, por saber ende la verdat, fue corriendo e trauole de los pies por conosçer sy era asy, ca la fija del ama auie los dos dedos de medio de los pies cerrados fasta encima»

    «Ella quisieralo negar, mas non pudo, ca la rreyna Blanca Flor començo a dar bozes e a dezir que bien sabie ella que su fija Berta non auie los dos dedos de medio de los pies ayuntados commo aquella que ella tenie por los cabellos. E quando esto oyo, començo el ama a dezir toda la verdat del fecho commo pasara. E esto dixo ante todos quantos y estauan, mas lo oyo Blanca Flor. E contoles commo aquella su fija semejaua mas a Berta su criada que cosa del mundo, saluo que auie los dos dedos de los pies ayuntados, asy commo la rreyna Blanca Flor auia dicho»,

pues, si bien es cierto que la denominación tradicional de «Berte aus grans piés» pudo hacer que se reintrodujera la atribución a la reina del defecto, la Crónica fragmentaría en estos pasajes no hace sino insistir en la afirmación de un hecho al cual había ya prestado especial atención al hablar de la belleza de la joven infanta cuando vivía en la corte de sus padres Flores y Blancaflor, antes de ser solicitada en matrimonio por el rey Pepino:

    «Quando la ynfante Berta su fija fue de hedat de treze años era tan grande de cuerpo que semejaua de veynte años arriba et otrosi era tan fermosa que era marauilla, asi que a ninguna parte non podían saber de muger que tan bien paresçiese commo ella, e tan escorrecha era que su fermosura ouo a sonar por todos los rreynos. E la fija de su ama tan bien era fermosa e apuesta que semejaua mucho a la ynfante, mas quando se ayuntauan amas en vno paresçia la ynfante mucho mas fermosa que la otra; e auie entre ellas vna diferençia bien señalada ca la ynfante auie los pies e las manos muy fermosos e la fija del ama tenie los dos dedos de medio de los pies ayuntados en vno. E algunas vezes acaesçie, que quando andauan jugando en casa de la rreyna, que algunas de las donzellas dubdauan qual era la ynfante o la fija del ama e parauan les mientes a los pies e conosçien las por aquello, e otras las conosçien por la fermosura que avia la ynfante mas que la otra e avn en la palabra, ca era muy mejor rrazonada e de muy mejor continente»,85

      La posibilidad de que la Gran Conquista conociera directamente, y no a través de la Crónica fragmentaria, la fuente utilizada por el formador de esta versión interpolada de la Estoria de España me parece, por otra parte, que explica mejor toda una serie de divergencias menores entre los dos textos conservados. En efecto, parecen explicaciones o adiciones cronísticas inter­poladas por la Crónica fragmentaria y no omisiones de la Gran conquista de Ultramar las palabras que destaco en cursiva en los siguientes pasajes:

    «quisieran que casase con alguno que guardase la tierra, ca don Agostin era muy viejo para defender la por armas».

    «E mouio luego de Cordoua con poca conpaña e metiose al camino con muy grand peligro, mas Dios la quiso guiar en tal manera que tanto andudo por sus jornadas fasta que llego a Françia».

    «el montañero, commo era omne leal e de buena vida asi commo ya oystes, non le quiso mentir, e de mas en tal sazon commo aquella ca entendio que por alli podrie Berta cobrar su bien e su honrra e que podrie ser el cauallero bienandante, et rrespuso al rrey...».

    «e despues que ouiera del vn fijo el mas fermoso moço del mundo e que auie el moco poco menos de seys años e que le pusiera nonbre Carlos asi commo a su ahuelo el rrey Carlos Marçel, e que la madre e el fijo eran amos bjuos e sanos».

    «...fue mayor el alegria e el plazer que ouieron. Et el rrey fizo caualleros a aquellos dos escuderos que lleuaran a la rreyna Berta al monte por la matar por rrazon que la dexaran, e de alli adelante fizo les bien e merçed.  Et desque estas bodas fueron pasadas, la rreyna Berta non quiso oluidar la merçed que auia prometido al montero e pidio merçed al rrey por el e por su muger e por sus fijas, e el rrey, por amor della, fizoles bien e merçed e caso las fijas con aquellos dos caualleros que fiziera, los que no quisieran matar a la rreyna Berta»

    «...que aquella que fuera su muger e ouiera ya dos fijos en ella e estaua preñada que la guardasen fasta que pariese et dende adelante que la metiesen entre dos paredes e que le diesen a comer pan e agua fasta que muriese, mas a la madre mandaron que la arrastrasen por toda la çibdat de Paris e despues que la quemasen. E fue luego fecho commo el mando. Mas tan mala fue la prision que dieron a la fija del ama, que antes que pariese perdió el fijo que traye en el vientre, et después murio ella entre aquellas dos paredes de fanbre e de sed e nunca fue soterrada sy non ally. E asy se cunplio la justiçia de Dios en ellas por que quesieran estoruar lo que Dios tenie ordenado».

    «Murió el rrey Pepino de Françia... et los [unos] dizien que de cayda de cauallo e los otros que de enfermedat. E otro si despues la rreyna Berta poco visquio despues del».

    «que se fuese a la tierra del Duque de Bergoña que fuera mucho amigo del rrey Pepino su padre et otro sy que amaua a el mucho (en vez de: ’B. que era su amigo’)».

    «todo esto oye bien la ynfante Halia fija del rrey de Toledo por vna finiestra que auie contra aquella torre do ella estaua».

    «e el preguntole quien era el que llamaua, ca Maynete sabie muy bien algarauia ca auia ya tienpo que moraua entre los moros»

    «et entonçe le dixo la ynfante commo el conde Morante e la su conpaña eran ydos a lidiar con el rrey de Çaragoça e que le dexaran ally ençerrado e nunca de ally podría sallir si non por ella»

    «e andauan de noche, e de dia estauan quedas, e tanto andudieron desta guisa, que en seys días e en seys noches llegaron a Gascueña, que era en tienpo del ynvierno que son las noches grandes» (en vez de «e tanto andudieron por sus jornadas que en muy pocos dias llegaron en Gascoña»)

    «e tanto fue el grande amor que Carlos auie a la ynfante que con çelos que auie que lo ouo de creer».

      Y también me parecen arreglos las variantes propias de la Crónica frag­mentaria en la escena del descubrimiento de la impostura de la hija de la sierva. Mientras la Gran conquista eslabona las acciones de la forma siguiente:

a     Blancaflor, al reconocer, por los pies que ha tocado, que la mujer del rey Pepino no era su hija, comienza a golpearla y a dar voces.

b.     Acuden el rey y los cortesanos.

c.     Blancaflor, cuando el rey interviene, «diol salto en los cabeçones» y le amenaza de muerte.

d      El rey calma a los suyos y hace llamar a sus prelados antes de interrogar a Blancaflor.

e      Blancaflor denuncia la substitución.

f       El rey promete tratar la cuestión en su consejo.

g      Blancaflor suelta al rey, pero «non quiso dexar la dueña que la non touiese toda via por los cabellos».

h    El rey Pepino reúne su consejo.

i     El rey hace prender al ama y extrae de ella la confesión de la impostura ante todos los de su consejo.

j        El rey hace llamar a Blancaflor y le transmite la información obtenida.

k       Duelo de Blancaflor, acompañado de desmayos y de autoflagelación (se golpea, araña y muerde).

l        El rey busca a los escuderos que llevaron a matar a Berta y descubre que puede estar viva.

m      El rey hace venir a su montero y, estando con él a solas, descubre que Berta vive y que él mismo ha engendrado en ella un hijo llamado Carlos.

n       Envía al montero acompañado de hombres honrados a que traigan a Berta y a su hijo.

o       El rey va a ver a Blancaflor y le comunica las buenas nuevas.

p       Blancaflor se desmaya de alegría.

q       Llegan Berta y Carlos y Blancaflor se reconforta.

      La Crónica fragmentaria, preocupada por la credibilidad de los hechos, creyó necesario alterar en algunos puntos esta secuencia de acontecimientos e introducir algunas aclaraciones:

      Al acercarse el rey (b), precisa (en vista de g) que Blancaflor (c): «touo con la vna mano a ella e trauo a el con la otra de los cabeçones» y a continuación explica que el rey (d) «poco daua por que le touiese su suegra del cabeçon» mientras la interroga acerca de la razón de su furia. La confesión del ama (i) ocurre en presencia de Blancaflor («et esto dixo ante todos quantos y estauan, mas lo oyo Blanca Flor») y como consecuencia de las declaraciones de la reina, quien ha participado activamente en la extracción de la confesión mientras aún retiene a su rival fuertemente agarrada por el pelo («començo a dar bozes e a dezir que bien sabie ella que su fija Berta non auie los dos dedos de medio de los pies ayuntados commo aquella que ella tenie por los cabellos») y, a continuación, querrá tomarse la justicia por su mano: «quando la rreyna lo oyo quisiera matar a aquella fija del ama que tenie en las manos, mas non touo con que, e encomenço la a morder e rrascanar con las huñas e tal la paro que non hera de ver». Ello provoca que el rey intervenga y libere a su mujer: «mando que gela sacasen de las manos». Así Blancaflor queda libre para hacer su duelo y autoflagelarse (k).

      Después de la revelación del montero (m), el rey llama a Blancaflor y a sus cortesanos «e mando al montañero que les dixese lo que dixera a el en poridat, e el dixogelo todo bien asy commo lo dixera al rrey Pepino su señor», y, claro está, es estonces cuando Blancaflor se desmaya de alegría (p). Segui­damente, el rey envía al montero y a los hombres honrados a buscar a Berta y a su hijo (n), «e ellos fueron mucho ayna». La llegaba, lógicamente, no se conecta temporalmente con el fin del desmayo de Blancaflor.

      Me parece imposible explicar estas divergencias en sentido inverso, como arreglos de la Gran conquista. Lo mismo ocurre con los cambios en la exposi­ción de la escena del pavón.86

      En vista de lo que venimos viendo, creo adiciones de la Crónica fragmenta­ria la entrega de la cabeza de «Abrahem» a «Hixem» por el conde Morante y su exhibición ante «Halia»87 y, muy probablemente, los detalles de cómo Mainete almacena en Francia el tesoro del rey de Toledo que va recibiendo de manos de la infanta y el que gana como salario.88 Desde luego, son arreglos historiográficos de la Crónica fragmentaria las noticias de que Hixem, entera­do del regreso de su yerno a Francia para combatir a los sajones cuando venía a hacerse cargo de la herencia toledana, se apesadumbre de tal manera que muera y de que

    «entonçe los de Toledo, por consejo de Galafre el alguazil, dieronse de su grado a Abdurramen rrey de Cordoua, et el dioles por rrey a vn su sobrino fijo que auie nombre Çulema».

      Obviamente, para dar preferencia a la hipótesis de que la Gran conquista utilizó directamente la fuente de la Crónica fragmentaria (y no esta crónica) tenemos que admitir que las substituciones erudito-cronísticas «Hixem» por «Galafre», «Halia» por «Galiana» y «Abrahem» por «Bramante»,89 comunes a la Gran conquista y a la Crónica fragmentaria, tienen un origen independien­te y anterior al de los intentos por parte del formador de la Crónica fragmen­taria de armonizar la historia legendaria carolingia y el relato histórico heredeado de la Estoria de España.90 En favor de ello habla la ausencia en la Gran conquista de varios párrafos de la Crónica fragmentaria en que se precisa el paso de los años (3 años vive Pepino tras la partida de Berta y otros 3 permanece Blancaflor viuda en su reino antes de ir a Francia a visitar a su hija; Mainete tiene 6 años cuando se descubre la impostura de la hija del ama; cuando Mainete cumple 15 años es cuando sus hermanos intentan deshacerse de él en la comida en que se sirve el pavón; Carlos Mainte reinó 46 años desde el día que murió su padre, ya que «maguer los otros hermanos eran apoderados con los rreynos, por el cuenta la estoria los años») y, sobre todo, la de todos aquellos pasajes de la Crónica fragmentaria mediante los cuales se hace volver la situación política de al-Andalus y el Mogreb al estado histórico que había sido alterado por la conversión de Flores y por sus conquistas. En la Gran conquista no se cuenta cómo Flores muere cristiana­mente y encomienda su reino a su viejo maestro don Gaydon, llamado tras cristianarse «don Agostin», ni cómo Yuçaf Alchari (es decir, Yūsuf al-Fihrī) ayuda inicialmente a la reina viuda y hace posible la continuidad del reino de Flores hasta que Blancaflor parte para Francia, ni cómo se llega a la destrucción del reino cristiano de Flores en Andalucía y Marruecos por dos causas: la de haber muerto la prudente condesa Berta, madre de Blancaflor, y la de que los moros falsamente convertidos aprovechen la circunstancia para entregar el reino a Yuçaf Alchari, quien «fue... apoderado en la çibdat de Cordoua e finco por señor de todo lo mas de España», tras lo cual Abdurramen «tornose de tierra de Arauia, do era foydo con miedo del rrey Flores asi commo la estoria lo ha contado, e vinose a tierra de Marruecos e conquirio la tierra, ca quando llego ya era muerto don Gadifer ayo del rrey Flores que auie dexado por adelantado de la tierra», ni, finalmente, cómo Abdurramen pasa a Andalucía y, tras vencer a Yuçaf Alchari, erradica de ella toda huella de cristianismo:

    «En este año otrosi mando Abdurramen que en todo el rreyno de Andaluzia non fincase ningunt christiano, mas que todos se fuesen dende a los otros rreynos. E esto fazie el por rrazon que auia y muchos e por que non querie que morasen christianos do el mora­se».

      Si aceptamos, como creo que hay que aceptar, la independiente utiliza­ción de una fuente común por parte de la Gran conquista de Ultramar y de la Crónica fragmentaría, resulta importante detenerse a considerar qué tipo de fuente pudiera ser ésa.

      Evidentemente, se trataba, no de una versión poética del ciclo épico-legendario referente a los antecesores de Carlomango y a sus mocedades (y menos de dos recitaciones juglarescas de esa obra poética),91 sino de un texto escrito en prosa; y, aunque en la parte referente a Flores y Blancaflor no nos sea posible distinguir bien los pasajes que en la Crónica fragmentaria derivan de esa fuente y los arreglos introducidos por el cronista para lograr el mejor acoplamiento de los nuevos «datos» a la historia de al-Andalus (ya que nos falta el texto correspondiente de la Gran conquista), en las historias de Berta y de Mainete la general coincidencia, no sólo narrativa, sino verbal, entre la Crónica fragmentaría y la Gran conquista de Ultramar nos permite conocer con todo detalle el texto de esa fuente prosística común. El estilo del relato conservado y el hecho de que en ese relato se dé ya entrada a los nombres «eruditos» de «Hixem», «Halia» y «Habrahem» (descalificando como propios de los «cantares» los tradicionales de «Galafre», «Galiana» y «Bramante»)92 son datos que parecen confirmar (y, desde luego, no descalificar) la informa­ción que nos transmite la Crónica fragmentaría cuando insistentemente afir­ma que el relato utilizado para enriquecer la Estoria de España formaba ya parte de una compilación historial, referente a «los reyes moros que ovo en Africa que aseñorearon a España», obra de un cierto maestro Sigeberto.

      Por otra parte, la utilización de esta fuente histórico-legendaria por el compilador de la Gran conquista de Ultramar viene a proporcionarnos un importante dato cronológico acerca de ella, ya que, la Gran conquista se realizó reinando Sancho IV 93 (1284-1295) y por su mandato.] 94

Diego Catalán. La Estoria de España de Alfonso X. Creación y evolu­ción. (1990)

NOTAS

70  [La referencia a los caballeros «farfanes» como auxiliares del rey Flores en su campaña de África contra «Abdurramen» («et esto fizo el con ayuda de los otros christianos en la çibdat de Marruecos e aun oy dia los ha y e llaman los frafanes») nos trae al recuerdo el dato histórico, consignado por el Canciller Ayala, de la reintegración de los «farfanes» a Castilla el año de la muerte del rey Juan I (Crón. de Juan I, cap. XX, ed. Llaguno Amirola en Crónicas de los reyes de Castilla don Pedro, don Enrique II, don Juan I, don Enrique II, por D. Pedro López de Ayala, II, Madrid: Sancha 1780, p. 342); la negociación que condujo a su asentamiento en 1390 en Sevilla se inició en 1386, según las «Adiciones a las notas» (p. 644) redactadas por E. Llaguno Amirola. Cfr. también en la Summa breve del alcaide de La Guardia (ms. 10652 de la Bibl. Nacional, Madrid), f. 60-60v, en texto y nota, lo que sobre los caballeros farfanes se dice].

71   [La dependencia respecto a la Crónica fragmentaria no se contradice por el hecho de que en el Sumario el rey de Zaragoza lleve el nombre de «Bramante» (y no de «Abrahen»), ya que en la Crónica fragmentaria misma se explica que a Abrahen, «por que era tan grande commo gigante, llamanle las gentes en sus cantares el rrey Bramante»].

72  [La Crónica fragmentaria, tras contar la muerte de Carlos, consigna el dato cronístico: «E después del rreyno su fijo Loys en Françia e en Alemaña», y añade el comentario: «E este Loys fijo del enperador Carlos Maynete es aquel a quien dizen en los cantares el ynfante Lofer», para enseguida consignar que «fue el rrey Loys fijo del enperador Carlos alçado por enperador de Ytalia e de Alemaña e este fue el primer enperador Loys»].

73  [M. Milà y Fontanals, De la poesía heroïco-popular castellana, Barcelona: A. Verdaguer, 1874; reed. en el vol. VII de sus «Obras Completas», Barcelona: A. Verdaguer, 1896, pp. 337-340].

74  [Se refleja ya en L. Gautier, Les épopées fançaises2, vol. III, Paris: Librairie Catholique, 1880, pp. 8, n. y 12-13, n.].

75  [Cfr. G. I. Northup. «La Gran conquista de Ultramar and its problems», HiR, II (1934), 287-302].

76  [No hay, pues, posibilidad alguna de que las variantes en que se distinguen uno y otro texto puedan ser debidas a «variaciones épicas» o a la existencia de «dos recitaciones juglares­cas», como absurdamente defiende J. Gómez Pérez («Ley. carol.», 1966, pp. 134-140). Hay que estudiarlas como un simple problema de transmisión textual de un relato escrito].

77  [Por ejemplo, en el pasaje del ms. Xx «a aquel logar que llaman Val de Semorran fallo (vn rrico omne que llamauan Aynarte que era su primo cormano muy malferido. Et el luego que lo vio deçendio del cauallo e parose sobre el triste e dixo le llorando: Amigo Aynarte, yo vos prometo que oy en este dia vos venge, sy Dios me ayuda. E después que esto dixo caualgo a muy grand prisa e fuele muy menester ca) fallo los suyos que estauan muy maltrechos» el ms. U (f. 245, mod. 34) salta de un «fallo» a otro omitiendo cuanto había entre medias. Semejante es la omisión entre dos «bien andante», cuando Mainete se apodera de la espada Durandarte (ms. U f. 245, mod. 34) «...e metióla en la vayna e echosela al cuello e fue en ello bien andante (ca vna era de las mejores que en el mundo auie e do quier que se acaesçio el con ella sienpre fue) bien andante. E los moros...» (ms. Xx), y también la que ocurre entre dos «t(i)erra» (ms. U, f. 248, mod. 37v) cuando Carlos se venga de sus hermanos: «vencioles e echo los de la tierra. (E el hermano mayor que auie nombre Manifre fue ferido en la fazienda, de que murió de las feridas e el otro Carlon passose a Inglaterra. E despues desto el ynfante Carlos saco de la prisión...» (ms. Xx). También podría, quizá, atribuirse inicialmente a una laguna por homoioteleuton la divergencia existente entre la Gran conquista y la Crónica fragmenaria al contar cómo la infanta «Halia» hace que Mainete transfiera a Francia gran parte del tesoro del rey «Hixem» (la versión menos desarrollada de la Gran conquista podría deberse a un arreglo después de la omisión de un pasaje entre dos «Françia»)].

78  [Por ejemplo, el relato del «montanero», padre adoptivo de Berta, en que explica cómo recogió a Berta y cómo el rey Pepino la empreñó estando en casa de él, aparece en el ms. Xx en estilo directo, mientras el ms. U resume la declaración, quizá por tratarse de hechos ya sabidos].

79  [Sólo la edición de Salamanca, 1503 (= S-ed) nos conserva el texto completo de la Gran conquista de Ultramar. El ms. 1187 (ant. J-i) de la Bibl. Nacional, Madrid (R) es un códice de factura regia, muy cuidado y con iluminaciones (posiblemente de fines del s. XIII o principios del s. XIV); indudablemente iría precedido de otros, pues empieza en el cap. 264 de la ed. Gayangos y sigue hasta el fin, pero los volúmenes previos no se conservan. Similar es la extensión del ms. 1698 (= P) de la Bibl. de la Universidad de Salamanca (ant. 2-E-3 de la Bilb. de Palacio, Madrid), que también llega al final y que sólo empieza en medio del cap. 355 del libro III de la ed. Gayangos (lín. 21 del cap. en la p. 486a de la ed.). Por otra parte, el ms. 2454 de la Bibl. Nacional (= N), del s. XV, incluye únicamente desde el cap. 48 de la ed. Gayangos hasta el cap. 7 del libro III. El ms U (1920, Bibl. Nacional, Madrid, ant. Q-420) ha perdido su primera parte, pues comienza en el fol. ant. CCXIII, en la mitad del cap. 27 del lib. II de la ed. Gayangos, p. 159b11; acaba en medio de la aventura de la sierpe procedente de Li caitif de Graindor de Doual (donde las diferencias con la edición de Gayangos, caps. 243-246, son notables)].

80  [Los nombres eruditos jamás aparecen. En la ed. del texto del ms. U publicada por J. Gómez Pérez se lee una vez «la ynfante Halia» («Ley. carol.», p. 176, lín. 3); pero ello se debe a que en el ms. U hay un roto y el editor completó el pasaje acudiendo a S-ed. También podría asociarse con una corrección atenta a la tradición legendaria el nombre de «Clodoys», «Caldoys», dado en el ms. U al hijo menor de la sierva, en substitución de «Carlon», que dice el ms. Xx; puesto que ese personaje es llamado «Heldri» en los poemas franceses; pero el comportamiento aquí de S-ed. resulta sorprendente ya que en una ocasión lo llama «Carlon» como Xx, y en otra «Eldoys»].

81   [La gran conquista de Ultramar, Salamanca: Hans Giesser, 1503.]

82  [Ya J. Gómez Pérez, rectificando sus anteriores afirmaciones («Ley. ciclo carol.», 1963-1964) reconoció en 1966 «(Ley. carol.», p. 138) que lo original en la Gran conquista es la aceptación de los nombres eruditos y que «el copista del ms. U o de su modelo, disconforme con el cambio onomástico, vuelve en general [yo diría: siempre] a los nombres tradicionales de Galafre, Galiana y Bramante». Sorprende el hecho de que el alguacil del rey de Toledo, a quien la Crónica fragmentaria llama sistemáticamente «Galafre», después de explicar que el nombre de «Galafre» dado al rey en «los cantares» se debe a confusión con el de su alguacil, reciba normalmente en la Gran conquista el de «Halaf», aunque ocasionalmente surja como variante «Alafre»].

83  [Cfr. Gran conquista, ed. Gayangos, p. 176b30-35.]

84  [Cfr. Gran conquista, ed. Gayangos, p. 177a21-24.]

85 [Este pasaje se refleja en el Sumario de tiempo de Enrique III («e esta ama tenia vna fija que semejaua toda a ella, saluado que la fija del ama tenia los dedos de los pies juntos e las manos non tenia tan fermosas») y viene a confirmarnos la dependencia del Sumario respecto a la Crónica fragmentaria].

86  [El acuerdo de los amos de Carlos para que el infante saliera con honra y sin peligro de las asechanzas que le tendían sus hermanos con ocasión de los votos del pavón se explica en la Gran conquista diciendo:
    «E quando fuese aquel dia que Carlos ouiese a seruir del pauon, que todos aquellos que con el viniesen que traxiesen lorigones vestidos so los pellotes e senos escuderos cabe si que les troxiesen las espadas, e toda la otra caualleria que estudiesen armados e los vnos que se parasen contra la tabla rredonda e los otros se metiesen en çelada»
y sólo después de explicar la estrategia se precisa que
    «para aguardar a Carlos escogieron treynta caualleros los mas esforçados que fallaron en su conpaña e dieron les por eabdiello a Mayngot de Paris. E el conde Morant de Rribera estido con los que eran contra la tabla rredonda, e dio por cabdiello a los de la celada vn su sobrino que era muy buen cauallero d’armas que auie nombre Garner»
      En cambio la Crónica fragmentaria cree preciso anticipar desde un principio:
    «...ouiese a seruir el pauon que escogiesen treynta caualleros los mas esforçados que pudiesen fallar que siruiesen con el e que troxiesen lorigones...»
y aclarar después:
    «...que les touiesen las espadas commo en manera que los ayudauan a seruir».
Más adelante, aparecerá simplemente el dato:
    «e de aquellos treynta caualleros que guardasen a Carlos que fuese su cabdillo Mayn­gote de Paris. Et el conde Morante de Rribera que estudíese contra la tabla rredon­da...»,
pero, de nuevo, con una explicación adosada, en previsión de lo que luego ha de contarse:
    «e que touiesen cauallos armados prestos para Carlos e asaz conpañeros»,
antes de continuar diciendo:
    «et otrosy que fuese cabdillo de los de la çelada...»].

87  [«E desta guisa estido Maynete bien çerca de dos meses que la non vio. Pero aquel dia, quando llegaron, el conde Morante presento la cabeça de Abrahem rrey de Çaragoça al rrey de Toledo. Et el, quando la vio, plogo le mucho e mando dar al conde Moran e a todos los otros christianos muy grande algo, e enbio por su fija e mostrole la cabeça de aquel que tanto mal les fazie. Et ella, quando la vio, ouo muy grand miedo della e gradeçio mucho a Dios por que era muerto; mas, quando sopo commo Maynete lo matara, plogole de coraçon, e si ante le querie bien, entonce le quiso mas, e enbiole rrogar que la viniese ver e fablar con ella. E el fiziera lo de grado, mas non oso por non fazer a sus ayos pesar. Mas vio la ynfanta que la non quisiera yr ver, touose por mal trecha...»].

88  [«...e yuagelo dando poco a poco por que lo pudiese leuar mas en saluo a Françia. Et el, assy commo lo yua tomando, daualo al conde Morante e a Mayngote de Paris sus ayos. E ellos enbiauanlo a Françia con Graner, sobrino del conde Morante que era omne muy leal. Et el leuaualo a la çibdat de Paris e soterraualo en casa de Mayngote. E desta guisa leuaron atan grande auer que fu marauilla, que ayudo mucho a Carlos Maynete a cobrar los rreynos de Françia e de Alemaña asi commo adelante lo contara la estoria. Et de otra parte la ynfanta Halia fazia a su padre que diesse a los christianos doble soldada de quanto antes les daua et a Maynet señalada mente...» Doy, pues, preferencia a esta explicación frente a la apuntada anteriormente en la n. 77].

89  [Y la precisión de que Hixem venía del «linaje de Abenhumaya» (que figura tanto en la Gran conquista  como en la Crónica fragmentaria)].

90  [La independencia de uno y otro paso quedaría claramente confirmada o negada si la Gran conquista hubiera reproducido por extenso la historia de Flores y Blancaflor, pues es en ella donde la Crónica fragmentaria se esfuerza más, según vimos anteriormente, por armonizar la leyenda con la historia. Pero tenemos que conformarnos con la comparación textual de las leyendas de Berta y de Mainete].

91  [Como sostiene J. Gómez Pérez («Ley. carol.», pp. 134-140)].

92  [La Crónica fragmentaria al hablar del fin de los Omeyas en Oriente y del emirato de «Yuçaf Alchari» (Yūsuf al-Fihrī) supone «et alçaron se en las Españas tres rreyes. Et el primero que se alço fue un moro mucho onrrado que auia nombre Hixen e era del linaje de Abenhumaya, e este se alço con Toledo. Et por que auie vn alguazil que auie nonbre Galafre, llamauan le las gentes en sus cantares el rrey Galafre. Et este Hixen rreyno en Toledo quarenta e çinco años].

93  [Según es bien sabido, la subscripción final del ms. R (1187 de la Bibl. Nacional, Madrid) de la Gran conquista hace constar. «Este libro de la Grant estoria de Ultramar, que fue fecho sobre los nietos e bisnietos del cauallero del cisne, que fue su comienço de la grant hueste de Antiocha Godofre de Bullon con sus hermanos, mando sacar de frances(es) en castellano el muy noble don Sancho, rrey de Castiella, de Toledo, de Leon, de Gallizia, de Seuilla, de Cordoua, de Murcia, de Jahen e del Algarue e sennor de Mollina, se[teno] rrey de los que fueron en Castiella e en Leon que ouieron assi nombre, fijo del muy noble rrey don Alfonsso, el onzeno, e de la muy noble rreina doña Yolant». Dado que el códice puede muy bien ser del propio scriptorium de Sancho IV, la creo muy preferible a la que presenta el ms. P (1698 de la Bibl. de la Universidad de Salamanca), de fecha muy posterior: «Aqui se acaba la Estoria de la conquista de Vltramar, que fue fecha sobre la rrazon del cauallero del çisne de los sus bien auenturados nietos e visnietos, que fue su comienço de la grande hueste de Antiocha Godofre de Bullon con sus hermanos. E mandola sacar de françes en castellano el muy noble rrey don Alfonso de Castilla, el seteno de los que fueron en Castilla e en Leon que ouieron ansi nonbre, fijo del muy noble e santo rrey don Fernando e de la rreyna doña Beatriz, que Dios perdone, amen». El numeral «seteno» es el que sistemáticamente se aplica a sí mismo Sancho IV en muchas de las obras que patrocina o encomienda (Castigos e documentos, Libro del Tesoro, Lucidario, nota a la Estoria de España), cfr. D. Catalán, De Alfonso X, p. 74, n. 10. También responde al cómputo tradicional el llamar «onzeno» a Alfonso el Sabio.]

94 [En el folio 204v. del ms. U (1920 de la Bibl. Nacional, Madrid) el compilador, aparte de proporcionar una enumeración muy exacta de las fuentes utilizadas, hace constar el origen de su obra: «Et despues desto contaremos en esta estoria de Rrecharte el Pelegrino e de la conquista de Jherusalem, ca esto non es del libro de la Estoria mayor de Vltramar, nin del libro de Gregorio de las Torres (nin d)el Limojy nin del libro del Grano Dorado de Az, mas es del libro que fizo fazer el principe Rremonte de Antiocha, que era omne bueno, et este libro fizo fazer Rrecharte el Pelegrino por su mandado. Et deste prinçipe Rremonde contar vos hemos su vida en el libro de la Estoria mayor de Vltramar. Ca yo (sigue blanco), que saque esta estoria de françes en castellano por mandado del rrey don Sancho, rrey de Castiella e de Leon, et ove [de] buscar por su mandado todos [los] libros que pud fallar que fab[lasen] de las conquistas de Vltramar [por] acordar las en vno desde la pri[sion] de Antiocha e del cauallero [roto] segunt cuenta adelant».]

CAPÍTULOS ANTERIORES:  LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN:

PRESENTACIÓN

1.- PRESENTACIÓN. «LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN»

I. ALFONSO X HISTORIADOR

*  2.- 1. LA FUNCIÓN DEL CONOCIMIENTO EN LA RESTAURACIÓN DEL IMPERIUM

3.- 2. LA HISTORIA COMO CONOCIMIENTO CIERTO Y EXHAUSTIVO DE LOS HECHOS PASADOS

4.- 3. TEXTO Y GLOSA. LA EXPLICACIÓN DE HECHOS Y PALABRAS

5.- 4. LA ESTRUCTURACIÓN CRONOLÓGICA DE UNA HISTORIA ECUMÉNICA

6.- 5. LA ARMONIZACIÓN DE LO NARRADO Y EXPLICADO POR LAS VARIAS FUENTES EN LA GENERAL ESTORIA

7.- 6. LA ESTORIA DE ESPAÑA HISTORIA DEL SOLAR «ESPAÑA» Y DE SUS NATURALES

8.- 7. DOS PRINCIPIOS DE ESTRUCTURACIÓN: LOS SEÑORÍOS Y LA CRONOLOGÍA

9.- 8. LA ARMONIZACIÓN DE LOS RELATOS DE LAS FUENTES EN LA ESTORIA DE ESPAÑA

*   10.- 9. LA EXPLICACIÓN DE LOS HECHOS

*   11.- 10. EJEMPLARIDAD Y DECORO HISTORIOGRÁFICOS

*   12.- 11. EL ESPEJO DE LA HISTORIA

II. EL TALLER HISTORIOGRÁFICO ALFONSI.

13.- 1. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO ES LA CUMPLIDA REALIZACIÓN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA PROYECTADA POR ALFONSO X

14.- 2. CÓMO SE ELABORÓ LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LAS ESCUELAS ALFONSÍES. ETAPAS VARIAS EN LA COMPILACIÓN

15.- 3. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA. LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «CONTEMPORÁNEA» (ALFONSO VII-AÑO 1243)

16.- 4. LA «QUARTA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA EN LA SECCIÓN DEDICADA A LA HISTORIA «MODERNA» (FERNANDO I-ALFONSO VI)

17.- 5. LA «TERCERA PARTE» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

III. ALFONSO X NO UTILIZÓ EL «TOLEDANO ROMANZADO»

18.- INTRODUCCIÓN

19.- 1. VERSIONES EN ROMANCE DEL TOLEDANO

20.- 2. LOS MANUSCRITOS COMPLETOS DEL TOLEDANO ROMANZADO

* 21.- 3. LA «CHRONICA OMNIUM PONTIFICUM ET IMPERATORUM ROMANORUM» INCORPORADA A LA «OPERA HISTORICA» DE DON RODRIGO XIMÉNEZ DE RADA Y AL «TOLEDANO ROMANZADO»

22.- 4. EL PROBLEMA DE LA FECHA Y EL AUTOR DEL ROMANZAMIENTO

23.- 5. LA «HISTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA HISTORIA GOTHICA CONTINUADA

24.- 6. LA « YSTORIA DE LOS GODOS» DEL TOLEDANO ROMANZADO NO ES UNA TRADUCCIÓN AMPLIADA DEL TOLEDANO

25.- 7. ADICIONES DEL TRADUCTOR

26.- 8. LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL NO UTILIZÓ EL TOLEDANO ROMANZADO

IV. EL MIO CID DE ALFONSO X Y EL DEL PSEUDO IBN AL-FARAŶ

*   27.- INTRODUCCIÓN

*   28.- 1. LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X Y LA PRIMERA CRÓNICA GENERAL

29.- 2. EL FIN DE LA ESTORIA DE ESPAÑA ALFONSÍ Y LA ESTORIA CARADIGNENSE DEL CID

*   30.- 3. EL MIO CID QUE UTILIZÓ ALFONSO X

31.- 4. LA «REFUNDICIÓN DEL MIO CID» Y LA «LEYENDA DE CARDEÑA»

32.- 5. CONCLUSIÓN

V. LA «VERSIÓN CRÍTICA» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA Y SUS DERIVACIONES

*   33.- 1. UNA VERSIÓN OLVIDADA DE LA CRÓNICA GENERAL

34.- 2. LA «VERSIÓN VULGAR» Y LA «VERSIÓN ENMENDADA DESPUÉS DE 1274» DE LA ESTORIA DE ESPAÑA

35.- 3. UN «ARREGLO» DE LA «VERSIÓN ENMENDADA»

36.- 4. LOS REYES ASTUR-LEONESES. LOS MSS. L, *Ľ Y LA CRÓNICA GENERAL VULGATA

37.- 5. DOS RAMAS TEXTUALES DERIVADAS DE LA MISMA «*VERSIÓN CRÍTICA»

38.- 6. APARICIÓN DE LA VERSIÓN CRÍTICA. EL MS. SS

VI. POESÍA Y NOVELA EN LA HISTORIOGRAFÍA CASTELLANA DE LOS SIGLOS XIII Y XIV

39.- 1. LA SECULARIZACIÓN DE LA HISTORIOGRAFÍA POR OBRA DE ALFONSO X

40.- 2. DESINTEGRACIÓN DE LOS MÉTODOS HISTORIOGRÁFICOS ALFONSÍES

41.- 3. LA NOVELA CIDIANA CARADIGNENSE

42.- 4. NOVELIZACIÓN DE LA CRÓNICA GENERAL

43.- 5. CONCLUSIÓN

VII. LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON A ESPAÑA DE SIGISBERTO Y LA CRÓNICA FRAGMENTARIA

44.- 1. LA GRAN CRÓNICA DE ALFONSO XI Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL MAESTRO SUJULBERTO

*   45.- 2. LA CRÓNICA DE CASTILLA Y LA HISTORIA DE ÁFRICA DEL SABIO GILBERTO

*   46.- 3. LA CRÓNICA ABREVIADA DE DON JUAN MANUEL

*   47.- 4. LA CRÓNICA FRAGMENTARIA Y LA ESTORIA DE LOS REYES MOROS QUE OVO EN AFRICA QUE ASEÑOREARON ESPAÑA DE SIGIBERTO

Diseño gráfico: 


La Garduña Ilustrada 

Imagen: coronación de Pepino El Breve, BNF.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres