Blogia
ROMANCERO DE LA CUESTA DEL ZARZAL

4. ANÍBAL OTERO, ENCUESTADOR DEL ROMANCERO Y DEL ATLAS LINGÜÍSTICO, ACUSADO DE ESPIONAJE.

4. ANÍBAL OTERO, ENCUESTADOR DEL ROMANCERO Y DEL ATLAS LINGÜÍSTICO, ACUSADO DE ESPIONAJE. V. LA GUERRA CIVIL. EL ROMANCERO, PARTE DEL TESORO NACIONAL.

      Poco después de que Ramón Menéndez Pidal embarcara para La Habana, María Goyri reci­bió en Burdeos la visita de "una señora (...) muy joven, casada con un inglés, separada de él y desempeñando una lectoría au-pair en Dax". Se trataba de Cynthia Crews, que ya tenía en su haber, como filóloga, "un estudio publicado sobre judeo-español". La señora Crews dejó en ma­nos de María Goyri "una colección de romances de Salónica (...), que quieren publicar en el B[ulletin] H[ispanique] 56. Son buenas versiones, unas 20, de una sola recitadora", según le co­municó doña María a su marido57. El enriquecimiento del romancero de tradición oral seguía, pues, siendo noticia para los emigrados.

      De las seis conferencias, una por semana, que Ramón Menéndez Pidal leyó en la "Institución Hispano-Cubana de Cultura" dos, la tercera y la cuarta, versaron sobre el romancero. A pesar de lo mucho que ya llevaba escrito acerca de la materia, quiso en ellas innovar sobre lo que cual­quiera podía leer:

    "Cuando publiqué mi libro Flor nueva de romances viejos en 1928, hice una exposición de lo que yo creo que es el romancero español. Ahora, pasados 10 años, deseo hacer otro resu­men, adoptando otros puntos de vista, rectificando algunos y ampliando otros allí imperfec­tamente tratados",

anotó delante del original manuscrito de esas dos conferencias. Una y otra aspiraban a respon­der a sendas preguntas: "¿Qué es un romance tradicional58?", "¿Qué es un romance nuevo?" Quizá la novedad mayor era esta bipartición: el hecho de prestar tanta atención al "romancero nuevo", de los romancistas de fines del s. XVI y comienzos del s. XVII, como al romancero vie­jo tradicional. Sin duda contribuyeron entonces a esa perspectiva varios factores: la colaboración de su mujer, doña María, cuando preparaba las conferencias en Burdeos59, la importancia para la historia lingüístico-literaria de España de la exaltación que de la poesía "natural" hicieron Lope y demás "poetas devotos del romancero"60 y la esperanzada observación de que "al pre­sente, después de tres siglos, el romancero tradicional vuelve a vivir en la alta literatura" gracias al interés de las nuevas generaciones de poetas vivientes por "literatizar la verdadera tradición, ora antigua, ora moderna"61.

      Pero ni la emigración, ni la continuidad de los intereses intelectuales arrastrados del pasado pudieron impedir que, durante la estancia en Cuba de Menéndez Pidal, otras realidades se hi­cieran presentes y exigieran perentoriamente su atención.

      A poco de haber llegado a La Habana, el día 18 ó 19 de Febrero de 193762, Gerardo Álvarez Gallego dio al "exiliado de Madrid" una noticia que Ramón Menéndez Pidal anotó de su puño y letra:

    "D. Darío Álvarez Limeses médico de Tuy fusilado en Octubre, en la madrugada del día del fusilamiento escribió una carta a sus hijos despidiéndose y pidiéndoles que hiciesen una  urgente gestión cerca del Dr. Carro, arqueólogo y miembro del Seminario de Estudios Ga­llegos, para que salvasen a Otero.

    Otero había sido detenido en Portugal y entregado a las autoridades de Tuy como presunto espía, por habérsele encontrado los cuadernos del Atlas con palabras que ellos no entendían.

    El Dr. Carro fue a Tuy, pero volvió diciendo que no había podido hacer nada".

      La noticia era bien cierta63. Anibal Otero Alvarez, cuyas campañas de recolección de roman­ces en territorio gallego durante los años 1929-1934 con pensiones de la Junta para Ampliación de Estudios ya hemos reseñado, venía simultáneamente colaborando en las encuestas en Galicia del ALPI, el proyectado Atlas Lingüístico de la Península Ibérica, desde Junio de 1933. En el ve­rano de 1936 estaba cumplimentando, en compañía del investigador portugués Armando Gusmão, el cuestionario del ALPI en lugares del N.O. de Portugal más o menos cercanos de la frontera con Galicia, por lo que, al producirse el alzamiento militar, se hallaba en territorio por­tugués. Sin tener conciencia de que el "Estado novo", regentado por el presidente Salazar, era en Portugal estrecho colaborador de Franco64, se atrevió a hablar públicamente en Valença do Minho en favor de la legalidad republicana de España. Inmediatamente, fue detenido por la poli­cía portuguesa, interrogado y entregado a las autoridades españolas "nacionales" de Vigo para su eventual fusilamiento como espía (5 de Agosto de 1936)65.

       Ante aquella tremenda noticia, "para ver de salvar a Otero y sus cuadernos, si llegamos a tiem­po aún66", Ramón Menéndez Pidal actuó con máxima diligencia. Aquel mismo día 18 ó 19 de Febrero67 escribió al Rector de la Universidad de Santiago don Felipe Gil Casares ("invocando la buena amistad que me une al primo de V. D. José Casares Gil")68. En su carta le contaba cómo se produjo la entrega del reo por la policía portuguesa:

    "Mi distinguido amigo y compañero: me entero aquí casualmente de que fue entregado en la frontera a las autoridades de Tuy por la policía portuguesa el Sr. Otero, que en compañía de otro joven portugués recorría los pueblos de aquel país para hacer el atlas lingüístico de la Península, por cuenta del Centro de Estudios históricos de Madrid y de la Junta de Investigaciones de Lisboa, conjuntamente. Venían haciendo su tarea hace tiempo y les sorprendió la guerra de España en ese trabajo. El Doctor Carro de Santiago fue a Tuy para interceder por el Sr. Otero, pero como naturalmente desconocería la labor que en Portugal se hacía, no podría aclarar las cosas";

y, tras asegurarle que "una de las grandes ilusiones científicas de mi vida fue poder hacer el Atlas lingüístico de la Península", le explicaba el "alto carácter nacional del proyecto"69 y, a continua­ción, justificaba por qué el señor Otero disponía para sus pesquisas en Portugal de "un cocheci­to"70. Llegado a este punto, le pedía su intervención para "salvar a un inocente, entusiasta del trabajo" y, sobre todo, para "salvar un material preciosísimo, dificilísimo de rehacer"71. La vida de don Aníbal venía a quedar supeditada al difícil entrenamiento que exige la formación de un captador de matices fonéticos más precisos que los exigidos al famoso Edmont, el encuestador de Gillieron para el Atlas linguistique de la France:

    "Es dificilísimo el trabajo para que sea hecho por otra persona porque las observaciones acústicas deben tener unidad de observador. Llevaba el Sr. Otero unos cuadernos, uno por cada pueblo, con varios centenares de preguntas, de cómo se pronuncian ciertas palabras y frases de uso vulgar en cada sitio; pero la pronunciación debía ser anotada en una ortografía fonética adoptada por la Revista de Filología, ortografía más complicada y precisa que la del citado Atlas de Gillieron, que ya es bastante difícil. Ahora bien, educar el oído de Otero y del joven portugués para que empleasen esa ortografía al igual que los otros colaboradores que ac­tuaron en Asturias, Castilla, etc., fue un trabajo de muchos meses, después de haber espera­do mucho tiempo a hallar esas dos personas que quisiesen consagrarse a tan difícil trabajo, tan mezquinamente retribuido con las exiguas dotaciones del Centro72.

      No confiando en esta gestión indirecta, Ramón Menéndez Pidal acudió al representante de Franco en Cuba73; además, buscó el apoyo del "Centro Gallego de La Habana", donde su ges­tión halló un máximo eco. El 4 de Marzo, el Presidente del Centro Gallego de La Habana diri­gió al Alcalde Municipal de Tuy un cablegrama interesándose, en nombre del Centro, por el de­tenido Sr. Aníbal Otero y rogándole hiciese en su favor cuanto le fuera posible74. Al día siguiente, el Alcalde le informaba con otro cablegrama "Aníbal detenido Vigo disposición juez militar", cable que el Centro Gallego entregó a R. Menéndez Pidal. Sobre el mismo cable, éste anotó "Sr. Bouza (presidente honorario del Centro Gallego) puso otro telegrama para que el Comandante Sánchez (Comandante militar de Vigo) se interesase atendiendo al Centro Gallego". Simultáneamente el Presidente del Centro, Cayetano García Lago, escribió el día 11 una larga carta al Alcalde de Tuy, utilizando los datos suministrados por Menéndez Pidal75,

    "para que, usando Vd. de su poderoso influjo —decía al alcalde—, pueda hacer saber a las Autoridades militares, bajo cuya jurisdicción se encuentra aquél, que la misión de nuestro de­tenido es solamente científica, verdaderamente patriótica, de carácter eminentemente na­cional; pues con su esfuerzo, la alta dirección de las Corporaciones mencionadas y el consejo del ilustre D. Ramón Menéndez Pidal, llegará España, en su día, cuando el estruendo de las armas se haya apagado, a poseer un «Atlas Lingüístico de la Península», que rivalice con los que existen en otros países, como Francia, Italia y Rumanía".

      Aníbal Otero no fue ejecutado. Pero siguió por bastante tiempo encarcelado, en Tuy, Vigo, San Simón, Burgos y Figueiredo. Sólo el 22 de Mayo de 1941 obtuvo la libertad condicional y el 22 de Agosto de 1942 la definitiva76. El Romancero gallego vino hasta la prisión a hacerle compañía: estando Otero preso, se entretuvo en anotar romances de boca de algunos de sus compañeros de prisión. Cuando, años después, recobró la libertad y se apagó "el estruendo de las armas", don Aníbal, desde su casa de Barcia (Meira, Lugo) remitió varios romances a Ra­món Menéndez Pidal el 29 de Mayo de 1944; y, entre ellos, los recogidos de sus compañeros en la cárcel de Pontevedra (tanto gallegos como asturianos). ¡Notable ejemplo de la sobrevivencia del Romancero en medio de la crueldad de la larga Guerra Civil!77

Diego Catalán: "El archivo del Romancero, patrimonio de la humanidad. Historia documentada de un siglo de historia" (2001)

NOTAS

56  La colección (de 1929 y 1935) de Cynthia M. Crews permanecería, sin embargo, inédita hasta que, muchos años después, el Girton College, Cambridge y el Instituto Arias Montano, Madrid, la publicaran en el volumen in memoriam de la propia colectora: Textos judeo-españoles de Salónica y Sarajevo, con co­mentarios lingüísticos y glosario por C. M. Crews, ed. I. M. Hassán. Tirada aparte de Estudios sefardíes. Anejo de Sefarad (núm. 2: Miscelánea Crews), Ma­drid: CSIC, 1979.

57 Carta desde Burdeos, 16-II-1937, a La Habana.

58  Corregido sobre "viejo", tachado.

59 Al menos en la redacción de dos de ellas intervi­no María Goyri. Se conservan originales incompletos (con falta de cuartillas) de borradores para "La idea imperial de Carlos V" y para "El romancero nuevo" escritos de mano de doña María, con ligeras enmien­das estilísticas, de orden, etc., de don Ramón, en un sobre (de la posguerra) con la indicación: "Cuartillas escritas en Burdeos en Enero de 1937 para la preparación de las conferencias de La Habana". La redac­ción de un original sobre "El romancero nuevo" por María Goyri como punto de partida de la conferen­cia de su marido no es nada extraña, dado que venía trabajando desde hacía tiempo sobre Lope y sus ro­mances; más inesperada es su intervención en "La idea imperial de Carlos V".

60 Recuérdese su trabajo: "Lope de Vega: El Arte Nuevo y la nueva biografía", RFE, XXII (1935), 337-398.

61  De ahí que reprochara a Antonio Machado y a Federico García Lorca su inclinación a considerar más representativo del pueblo el romancero coplero que el romancero tradicional.

62 El escrito autógrafo de R. Menéndez Pidal está en papel timbrado del "Hotel Florida. Obispo y Cuba. T. Moran, Manager. La Habana". El origen y fecha de la "noticia" figura al pie de los datos: "Me lo dice D. Ge­rardo Álvarez Gallego en La Habana 19 febr. 1937". Seguidamente consigna: "Escribo hoy mismo a Gil Casares (...)"; curiosamente fecha esa carta el "18 febr. 1937", al menos en el borrador escrito en idéntico pa­pel que la nota anterior. G. Álvarez Gallego escribió entonces mismo un artículo en Cultura Gallega, II (1937), 18-20, titulado "¿Logrará don Ramón Me­néndez Pidal salvar una vida inocente?".

63 Aunque Menéndez Pidal anotase, más tarde, a lá­piz, junto  al  nombre  del  informante  "galleguista rojo", no dudó de la información recibida. Es un tan­to sorprendente que en la novela autobiográfica Esmoriz, escrita por Aníbal Otero, referente a su apri­sionamiento, prisión, juicio y condena, en la cual pasa revista a los que vio llevar a fusilar de entre sus com­pañeros, sólo, de pasada, nombra al doctor Darío Alvarez Limeses, "D. Pexerto" en la redacción defini­tiva, y sin mostrar hacia él aprecio alguno (Santiago de Compostela: Soutelo Blanco Edicións, 1994).

64  Baste recordar cómo facilitó la comunicación entre el Ejército del Norte y el Ejército de África an­tes de que establecieran contacto en Extremadura y, en contrapartida, la entrega de los fugitivos que cru­zaron desde Badajoz y cuyo destino sería morir en la gran matanza de la plaza de toros, una vez tomada la ciudad por el General Yagüe. Muy ilustrativa es la carta que Claudio Sánchez Albornoz, Embajador de España en Lisboa, escribió a Chamartín a Ramón Menéndez Pidal el 4-IX-1936: "Sigo en Lisboa cum­pliendo mi deber con el Gobierno de la República. Estoy solo en la Embajada, pues todos los Diplomá­ticos dimitieron. El Gobierno portugués me quita, declarando que no son gratos, el Agregado Militar y a los profesores por quienes yo había sustituido a los dimisionarios y me ha encarcelado a otros funciona­rios. Tristes días para España! Aquí me encuentro amenazado de muerte por los falangistas (...). Ya me raptaron a dos policías a mis órdenes que entregaron a las autoridades rebeldes de Badajoz. Quisiera saber noticias de Vd. y de los amigos (...).

65 En su novela autobiográfica, Otero narra, sin en­riquecer literariamente las escenas, su detención por la policía portuguesa y su entrega a la policía y los cara­bineros españoles en el puente internacional de Tuy (pp. 43-48). El jefe del puesto de policía portugués que interrogó a "Esmoriz" (= Aníbal Otero, que en­tonces tenía 25 años) y le acusó de haber hecho ma­nifestaciones comunistas en el hotel de Valença do Minho en que se alojaba, "para estudia-lo caso que se Ihe presentaba, tina a man, na escápula dunha mesa en que afincaba as suas costelas, un Manual de Crip­tografía”, sin duda para intentar descifrar las extrañas anotaciones fonéticas de los cuadernos del ALPI. Ote­ro, cuando ya llevaba cuatro años en prisión, pudo co­municarse con Francesc B. Moll, otro de los encuestadores del ALPI en la pre-guerra, y darle "datos de la odisea del amigo que te interesa": "Entregado por la policía portuguesa a las autoridades de Tuy el 5 de agosto del 36, entró en la cárcel, acusado de espiona­je (el alfabeto [fonético] era una clave; el dinero del Centro oro ruso) (...). En febrero pasó a Vigo para consejo de guerra: la petición del fiscal fue pena de muerte" (debo el dato a José Ignacio Pérez Pascual).

66 Según escribió en el apunte citado en la n. 62.

67 Véase n. 62.

68  El segundo párrafo de la carta dice textualmen­te: "Yo, invocando la buena amistad que me une al primo de V. D. José Casares Gil, acudo a Vd. rogán­dole intervenga, si lo cree oportuno, para librar a un inocente y salvar un trabajo de alto interés para la cultura y la historia españolas".

69  El párrafo continuaba así: "(...) como el de Gi­llieron de Francia (mejorado en sus métodos), como los que ya existen en Italia y en Rumanía. Esta ilusión de alto carácter nacional, no pretendía limitarse a una parte de España (como hace el Atlas de Cataluña de Griera); tenemos ya hecho todo el territorio del Castellano, todo el Valenciano y todo el Gallego, nos falta sólo parte del Catalán y parte del Portugués".

70  "El Sr. Otero, con una economía y abnegación incalculables, recorrió a pié y en coches de línea toda Galicia. Para Portugal pudimos en el Centro darle un cochecito, pues de otro modo los viajes serían inter­minables; el Ministerio de Instrucción pública no nos ayudó pecuniariamente, pero aprovechamos do­nativos particulares de Puerto Rico y de Buenos Ai­res, y pudimos, con la subvención del Centro ir ha­ciendo frente a tanto gasto como estos viajes modestísimos del Atlas necesitan".

71 Textualmente, el párrafo dice: "Hágame el seña­lado favor de ponerse al habla con el Dr. Carro, y de poner toda la fuerza que su autoridad le da para sal­var a un inocente, entusiasta del trabajo, y salvar un material preciosísimo, dificilísimo de rehacer".

72  La carta concluye así: "En estas deslabazadas  lí­neas escritas bajo la impresión de la noticia que me acabaron de dar, creo explicar a V. todo el asunto en la parte que yo conozco. Si algún detalle más necesitara, dígamelo, por favor, pero no abandone este asunto, que puede ser de fatales consecuencias para Otero y de irreparable pérdida para el Atlas. / Muy agradecido en el alma a lo que V. haga, disponga de mí como com­pañero afectísimo: / R. Menéndez Pidal".

73 "Hago gestión con Espeluy, representante de Fran­co en Cuba", anotó Menéndez Pidal sobre el apunte tomado tras hablar con Gerardo Alvarez Gallego.

74  "Informado detención Aníbal Otero mes Octu­bre último haciéndome intérprete sentimientos socios esta Institución ruégole manifieste esta vía cual ha sido su destino y también haga en su favor cuan­to sea posible. / Contestación pagada. / Cayetano García Lago PRESIDENTE CENTRO GALLEGO".

75  Ese mismo día 11 remitió un escrito el Secreta­rio del Centro a Menéndez Pidal adjuntándole copia de la carta.

76 Tomo estas precisiones de A. Requeixo, "A tradición romancística galega: a figura de Aníbal Otero", Boletín galego de Literatura, nos 15-16, 1° e 2° semes­tres 1996, pp. 47-76: p. 55.

77 En Siete siglos de romancero (1969), pp. 85-99, estudio, entre otras versiones de La merienda del moro Zaide, una de Villalonga (Sangenjo, Ponteve­dra), dicha por Albino Alfonso Rey, de 40 años (n. 6), en la cárcel de Pontevedra. El compañero asturia­no se llamaba Manuel Rivera y tenía 32 años, era de Labra (Cangas), según consta en una versión de Ce­los y honra. Otero retuvo copia de estos romances, que conozco a través de las copias enviadas a Menén­dez Pidal. Según descripción de A. Requeixo, art. cit. en la n. 76, p. 56, forman parte de dieciocho "follas soltas que conteñen romances" de tamaño cuartilla, en que no consta la fecha de recolección, salvo en es­tos tres recogidos "durante a súa estancia no cárcere por térras pontevedresas" (n. 46 del art. cit.).

LÁMINAS

A Aníbal Otero le sorprendió el alza­miento militar cuando realizaba encues­tas en los pueblos fronterizos portugueses próximos a la frontera de Tuy. La poli­cía de Salazar lo entregó a las autorida­des militares "nacionales" acusándole de ser un espía republicano. Estuvo a pun­to de ser fusilado.
Apunte de Ramón Menéndez Pidal cuando recibe en La Habana noticia del peligro extremo en que se halla Otero.

"Nacionales" dando "el paseo" a unos que llevan a fusilar. (Foto reproducida a través de La aventura de la Historia, /. 3: Enero, 1999).

Otero, que permanecería en prisión muchos años, recogió de boca de otros prisioneros romances que, andado el tiempo, remitiría a Ramón Menéndez Pidal.

Dos versiones recogi­das por Aníbal Otero es­tando preso en la cárcel de Pontevedra, 1939: La merienda del moro Zaide de Villalonga (Pontevedra) y Celos y honra de Labra (Astu­rias), dichas por dos compañeros de prisión.

Castelao. Galicia mártir. "Os martires serán santos"

SUMARIO:

I
PRESENTACIÓN: EL ROMANCERO Y EL ARCHIVO MENÉNDEZ PIDAL

* EL ARCHIVO DEL ROMANCERO, PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

II. CREACIÓN Y ORÍGENES DEL ARCHIVO MENÉNDEZ PIDAL DEL ROMANCERO

*1. LOS FONDOS DEL S. XIX

* 2. DESCUBRIMIENTO DE LA TRADICIÓN ORAL CASTELLANA EN 1900

* 3. LOS PRIMEROS PASOS EN LA COMPILACIÓN DE UN ROMANCERO ORAL PAN-HISPÁNICO

* 4. EN BUSCA DE ROMANCES FUERA DE LA PENÍNSULA: EN CANARIAS Y EN LAS COMUNIDADES SEFARDÍES, 1904

* 5. "A POR PAN Y A VER AL DUQUE": PRIMER VIAJE A AMÉRICA, 1905-1906

* 6. EL FONÓGRAFO DE CILINDROS DE CERA VIAJA EN BUSCA DE MELODÍAS, 1905-1906

* 7. LA MÚSICA Y LA DANZA COMO PARTE DEL ROMANCERO, 1905

* 8. ANTE UNA BUENA COSECHA, 1905-1908

* 9. MENÉNDEZ PIDAL HACE INVENTARIO: LAS PRIMERAS MIL QUINIENTAS VERSIONES DEL ARCHIVO Y LAS CONFERENCIAS EN LA COLUMBIA UNIVERSITY DE NUEVA YORK EN 1909

* III EL ROMANCERO HISPÁNICO BAJO LOS AUSPICIOS DE LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS

* 1. LA CREACIÓN DEL CENTRO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS Y EL ROMANCERO DE RAMÓN MENÉNDEZ PIDAL

* 2. LOS DIALECTÓLOGOS Y EL ROMANCERO ORAL: 1910-1912

* 3. MANRIQUE DE LARA COLECTA EN ORIENTE EL ROMANCERO SEFARDÍ, 1911-1912

* 4. OTRAS APORTACIONES AL ARCHIVO ANTERIORES A LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL, 1909-1913

* 5. EL ROMANCERO HISPÁNICO DE AMÉRICA DEL NORTE, 1913

* 6. LOS PLIEGOS SUELTOS DE PRAGA LLEGAN AL ARCHIVO, 1913-1914

* 7. MENÉNDEZ PIDAL VUELVE A AMÉRICA, PERO DEJA DE LADO EL ROMANCERO, 1914

* 8. LAS GRANDES ENCUESTAS REGIONALES DE JOSEFINA SELA Y DE EDUARDO M. TORNER, 1914-1920

* 9. MANRIQUE DE LARA, EL ROMANCERO DE LOS JUDÍOS DE MARRUECOS Y DE LA PENÍNSULA Y LA MÚSICA DE LOS VIHUELISTAS, 1915-1922

* 10. POESÍA POPULAR Y ROMANCERO, 1914-1918

* 11. LA GEOGRAFÍA FOLKLÓRICA Y LA EXPLORACIÓN DE REGIONES HASTA EL MOMENTO POCO ENCUESTADAS, 1920

* 12. AURELIO DE LLANO Y EL CONOCIMIENTO DEL ROMANCERO ASTURIANO, 1919-1925

* 13. OTRAS APORTACIONES AL ARCHIVO DE COMIENZOS DE LOS AÑOS 20

* 14. LA TERCERA PARTE DE LA SILVA, PERDIDA, 1921

* 15. EL ARCHIVO DEL ROMANCERO, EN EL OLIVAR DE CHAMARTÍN DE LA ROSA, 1925

* 16. SIGUE LA ACTIVIDAD RECOLECTORA, 1926-1927

* 17. LA CEGUERA TEMPORAL DE MENÉNDEZ PlDAL Y SU "FLOR NUEVA DE ROMANCES VIEJOS", 1926-1928

* 18. MANRIQUE DE LARA NUEVAMENTE EN ORIENTE. EDICIÓN FRUSTRADA DE LAS MÚSICAS DEL ROMANCERO: 1923-1928

* IV. EL PROYECTO DE PUBLICACIÓN DE EPOPEYA Y ROMANCERO FINES DE LOS AÑOS 20, COMIENZOS DE LOS AÑOS 30

* 1. EL ROMANCERO, PARTE DE UNA MAGNA OBRA A PUNTO DE PUBLICARSE

* 2. LAS FUENTES DOCUMENTALES ANTIGUAS

* 3. GALICIA EN EL FOCO DE LAS INVESTIGACIONES SOBRE EL ROMANCERO PAN-HISPÁNICO, 1928-1931

* 4. APORTACIONES AL ARCHIVO DE COLECCIONES AJENAS. EL ROMANCERO CATALÁN, 1930-1933

* 5. 1930. LOS BAILES ROMANCEADOS QUE AÚN PERDURAN

* 6. NUEVAS CAMPAÑAS DE RECOLECCIÓN DE MÚSICAS Y TEXTOS POR LA SECCIÓN DE FOLKLORE DEL CENTRÓ DE ESTUDIOS HISTÓRICOS, 1930-1936

* 7. PARÁLISIS RECOLECTORA EN PORTUGAL, 1930

* 8. DISCOGRAFÍA Y PELÍCULAS ETNOGRÁFICAS; EL ROMANCERO INCORPORADO A LA ENSEÑANZA ESCOLAR. 1932-1936

* V. LA GUERRA CIVIL. EL ROMANCERO, PARTE DEL TESORO NACIONAL

* 1. DISCONTINUIDAD DE EPOPEYA Y ROMANCERO Y CONTINUIDAD LATENTE DEL ROMANCERO

* 2. MADRID BOMBARDEADO. EL ARCHIVO "REFUGIADO" EN LA EMBAJADA DE MÉXICO

* 3. OCASO DE LA JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS. CONTINUIDAD Y DISCONTINUIDAD DE LOS PROYECTOS DEL CENTRO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS

* 4. ANÍBAL OTERO, ENCUESTADOR DEL ROMANCERO Y DEL ATLAS LINGÜÍSTICO, ACUSADO DE ESPIONAJE

* 5. MENÉNDEZ PIDAL, ANCLADO EN CUBA, A LA BÚSQUEDA DE ROMANCES

* 6. VERANO DE 1937. LOS DISCÍPULOS DE MENÉNDEZ PIDAL Y LAS CANCILLERÍAS SE PREOCUPAN DE LA SEGURIDAD DEL ARCHIVO DEL ROMANCERO

* 7. EL ROMANCERO Y LA HISTORIA DE LA LENGUA DE MENÉNDEZ PIDAL VIAJAN COMO PARTE DEL TESORO CULTURAL DE ESPAÑA

* VI. EL ARCHIVO DEL ROMANCERO Y RAMÓN MENÉNDEZ PIDAL CONFINADOS EN SU CASA

* 1. DEPURACIÓN DE MENÉNDEZ PIDAL. FIN DE SUS PROYECTOS CON UNA PROYECCIÓN NACIONAL, 1939-1941

* 2. EL ROMANCERO DORMITA EN SUS CAJONES, 1939-1945

* 3. UNA NUEVA GENERACIÓN DE ROMANCISTAS TOMA EL RELEVO, 1945-1946

* 4. MENÉNDEZ PIDAL VUELVE AL ROMANCERO, 1946-1950

* 5. LA CARTOGRAFÍA ROMANCÍSTICA Y LA EXPLORACIÓN DE LA TRADICIÓN EN LA SERRANÍA DE CUENCA, EN LAS BALEARES, EN SORIA, EN SEGOVIA, EN ÁVILA, EN LA MESETA MANCHEGA, EN ALISTE Y EN MARRUECOS, 1947-1948

* 6. ÉXITO EN LA TRADICIÓN ORAL DE ALGUNAS VERSIONES FACTICIAS DE LA FLOR NUEVA

* 7. HACIA UNA RECUPERACIÓN DEL ROMANCERO PORTUGUÉS, 1948

* 8. NUEVAS ENCUESTAS: LIÉBANA Y POLACIONES; LA SIERRA DE BÉJAR Y PLASENCIA; SANABRIA. LLEGAN OTRAS APORTACIONES AL ARCHIVO. 1948-1949

* 9. FIN DEL SEMINARIO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS. FINAL DE LAS ENCUESTAS Y PUBLICACIÓN DIFERIDA DE LOS TRABAJOS SOBRE EL ROMANCERO, 1950-1954

* 10. ACTIVIDAD RECOLECTORA EN LA AMÉRICA HISPANA. SU REPERCUSIÓN EN EL "ARCHIVO MENÉNDEZ PIDAL", 1948-1952

* 11. REPERCUSIONES DE LAS PUBLICACIONES SOBRE EL ROMANCERO EN LA EXPLORACIÓN DE LA TRADICIÓN ORAL, 1953-1954

* 12. HACIA UNA EDICIÓN INTEGRAL DE LAS FUENTES IMPRESAS DEL ROMANCERO DEL S. XVI

* VII. LA PUBLICACIÓN DE LOS FONDOS DEL ARCHIVO DEL ROMANCERO ENCOMENDADA AL SEMINARIO  RAMÓN MENÉNDEZ PIDAL

* 1. EL "SEMINARIO MENÉNDEZ PIDAL" DE LA UNIVERSIDAD DE MADRID Y EL ARCHIVO MENÉNDEZ PIDAL, 1954

* 2. LOS PRIMEROS DIFÍCILES AÑOS DEL "SEMINARIO MENÉNDEZ PIDAL" Y EL ROMANCERO, 1954-1959

* 3. INTENTOS DE ROMPER CON EL AISLAMIENTO INTELECTUAL DE LA ESPAÑA DE LOS AÑOS 50

* 4. GRAN RECOLECCIÓN DE ROMANCES EN LAS ISLAS CANARIAS, 1952-1957

* 5. EL ROMANCERO TRADICIONAL, CUESTIONADO, 1959-1962

* 6. ÚLTIMAS CONTRIBUCIONES DE MENÉNDEZ PlDAL AL ROMANCERO, 1959-1965

* 7. MENÉNDEZ PIDAL EN ISRAEL Y EL ROMANCERO SEFARDÍ, 1964

* 8. EL SEMINARIO MENÉNDEZ PIDAL Y EL FUTURO DEL ARCHIVO-BIBLIOTECA MENÉNDEZ PIDAL, 1963-1966

* 9. REACTIVACIÓN DE LA LABOR EDITORIAL DEL ROMANCERO, 1966

* 10. PROPUESTA DE CREACIÓN CON CAPITAL AMERICANO DE UN CENTRO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS EN EL ARCHIVO-BIBLIOTECA MENÉNDEZ PIDAL, 1967-1968

* VIII EL ARCHIVO DEL ROMANCERO RENACE COMO PATRIMONIO CULTURAL DE INTERÉS MUNDIAL

* 1. NON OMNIS MORIAR, 1969

* 2. BELLAS PALABRAS Y NEGRAS REALIDADES, 1969-1970

* 3. ACTIVIDADES DE LA CÁTEDRA-SEMINARIO MENÉNDEZ PIDAL. CATALOGACIÓN DE LOS FONDOS SEFARDÍES DEL ARCHIVO DEL ROMANCERO. LOS FONDOS PATXOT SE HACEN INACCESIBLES. 1969-1971

* 4. EL ARCHIVO DEL ROMANCERO Y LA CONEXIÓN AMERICANA, NUEVAS PERSPECTIVAS, 1971-1975

* 5. EL ROMANCERO ¿AÚN VIVE?, 1973-1975

* 6. CRECER, PARA NO MORIR, 1976-1981

* 7. EL ROMANCERO AÚN VIVE. VOCES NUEVAS DE LA TRADICIÓN ORAL, 1977-1978

* 8. DESCRIPCIÓN Y ANÁLISIS DEL ROMANCERO. UNA NUEVA EMPRESA COLECTIVA, 1977-1984

* 9. LAS GRANDES ENCUESTAS COLECTIVAS DEL PROYECTO DEAPHR, 1980-1984

* 10. LAS TRADICIONES ORALES LEONESAS Y EL ROMANCERO EN LEÓN A FINALES DEL S. XX, 1984-1988

* 11. FIN DE ETAPA. DISPERSIÓN DEL EQUIPO INVESTIGADOR DEL PROYECTO DEAPHR. LA FUNDACIÓN RAMÓN MENÉNDEZ PIDAL Y EL CAPITAL PRIVADO INAUGURAN UNA ÉPOCA NUEVA. 1984-1989

* 12. LOS ARCHIVOS DEL ROMANCERO NUEVAMENTE EN EL FOCO. LOS LABORATORIOS HUMANÍSTICOS INSTALADOS EN EL CENTRO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS MENÉNDEZ PIDAL, 1988-1998

* 13. EL ROMANCERO ANTE EL CENTENARIO DEL ’98

* EPÍLOGO

* 1.- EL CENTRO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS MENÉNDEZ PIDAL DINAMITADO

* 2.- EL ARCHIVO DEL ROMANCERO ANTE LA REESTRUCTURACIÓN DE LA FUNDACIÓN MENÉNDEZ PIDAL Y DEL CENTRO SITO EN CHAMARTÍN

* 3.- LOS FONDOS DEL ARCHIVO DEL ROMANCERO Y LA INVESTIGACIÓN

* 4.- DESPEDIDA

Diseño gráfico:

La Garduña Ilustrada

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres