Blogia
ROMANCERO DE LA CUESTA DEL ZARZAL

13. EL ROMANCERO ANTE EL CENTENARIO DEL '98

 13. EL ROMANCERO ANTE EL CENTENARIO DEL ’98. VIII EL ARCHIVO DEL ROMANCERO RENACE COMO PATRIMONIO CULTURAL DE INTERÉS MUNDIAL.

      La otra faceta del proyecto "El Romancero tradicional pan-hispánico. Recopilación, archivación y estudio" arriba mencionada, la creación de unos archivos romancísticos de carácter pú­blico, sólo a lo largo de 1997 comenzó a ser considerada de una forma efectiva por los organismos que necesariamente habían de examinarla. En los últimos meses de ese año, al ir a ser nuevamente renovada la ayuda trienal de la "Fundación Ramón Areces", concedida a las inves­tigaciones de los "Laboratorios Humanísticos Menéndez Pidal"333, y, ante la proximidad del "Centenario del 98", presenté al Patronato de la "Fundación Ramón Menéndez Pidal", a la "Fundación Ramón Areces", a la "Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas" y al Vicerrectorado de Investigaciones de la Universidad Complutense de Madrid unos "Consideran­dos" (17- XI-1997) en que, junto al "Proyecto trienal (1997-2000) de los Laboratorios Huma­nísticos Menéndez Pidal", proponía un "Proyecto Menéndez Pidal 1998". Entre las varias "posibles y deseables líneas de desarrollo" de ese proyecto ocupaban lugar destacado dos que in­teresaban al Romancero:

    "1. Reconocimiento oficial, en un acto solemne, del Centro de Estudios Históricos Me­néndez Pidal, con sede (por concesión de la Fundación Ramón Areces) en la que fue casa de don Ramón Menéndez Pidal (cuya dedicación a Centro de investigación inauguró la Reina el 11-XI-1985, con asistencia al acto del Ministro de Educación, del Presidente de la Real Academia Española, de doña Jimena Menéndez Pidal y de don Ramón Areces), e ins­talación en el mismo del Archivo-Biblioteca Menéndez Pidal, previa transmisión de la ti­tularidad de los fondos a la Biblioteca Nacional o al Archivo Histórico Nacional y firma de un convenio para la permanencia de los mismos en dicho Centro de Estudios Históricos Menéndez Pidal.

    4. Reanudación de la serie de textos y estudios (interrumpida en 1985 en el volumen XII) titulada Romancero tradicional de las lenguas hispánicas, colección iniciada por Ramón Me­néndez Pidal y María Goyri en 1900 y continuada por Diego Catalán y el Seminario Me­néndez Pidal".

      La marcha positiva de las conversaciones en 1997334 para llegar a la consecución de la desea­da conversión de los "Archivos reunidos Menéndez Pidal" (incluidos el "Archivo del Romance­ro Menéndez Pidal / Goyri" y el "Archivo Sonoro del Romancero") en unos archivos protegidos y regentados por el Estado, situados en un "Centro de Estudios Históricos Menéndez Pidal" que garantizase su accesibilidad a la consulta pública y, a la vez, amparase y continuase las investi­gaciones basadas en sus fondos, me llevó el 6 de Enero de 1998 a dirigir a la entonces Ministra de Educación y Cultura, Esperanza Aguirre, la siguiente carta:

"Excma. Sra.:

    El objeto de esta carta es dejar constancia escrita de mi oferta verbal de transmitir al Esta­do español la titularidad de unos fondos archivísticos que obran en mi poder y que, a mi jui­cio, pertenecen no sólo al Patrimonio nacional, sino al de la Humanidad en su conjunto, dada la importancia de una parte sustancial de ellos.

    Se trata de varios archivos, a los que doy la denominación de "Archivos Menéndez Pidal reunidos", actualmente depositados en la sede conjunta de la "Fundación Ramón Menéndez Pidal" y del "Instituto Universitario Interfacultativo Seminario Menéndez Pidal" de la Uni­versidad Complutense de Madrid, en la que fue casa de Ramón Menéndez Pidal y hoy es un inmueble y finca propiedad de la "Fundación Ramón Areces".

    Elijo este momento para poner en efecto una donación meditada y preparada desde tiempo atrás, teniendo presente que Ramón Menéndez Pidal, iniciador de esos archivos, fue un hom­bre del 98, y, sobre todo, porque las circunstancias parecen propicias para garantizar los esen­ciales condicionantes de esta donación: que, mediante la firma de los convenios que se prepa­ren al tiempo de hacerla efectiva, el Archivo, convenientemente modernizado en su instalación y en los módulos de acceso a la documentación, mantenga su actual característica de ser un ar­chivo abierto a continuado crecimiento y un centro con "laboratorios humanísticos" de inves­tigación productores de obras nuevas, relacionadas con los campos del saber mejor representa­dos en los fondos documentales, y formadores de nuevas generaciones de investigadores.

    A esta evaluación positiva de la circunstancia me llevan las conversaciones, previas a esta carta, sostenidas conjuntamente con representantes de ese Ministerio de Educación y Cien­cia y con administradores de la "Fundación Ramón Areces", y, por otra parte, con un desta­cado consejero de la Presidencia del Gobierno.

    Dejo para una hoja adjunta la descripción de los archivos sitos en la "casa de Ramón Me­néndez Pidal", en Menéndez Pidal 5, Madrid 28036 (antes Cuesta del Zarzal 23, Chamar-tín) a que me refiero (los más de ellos iniciados por Ramón Menéndez Pidal; otros creados por mí)" (carta del 5-1-1998).

      En respuesta a ella, la Ministra de Educación y Cultura hizo constar el interés nacional de los "Archivos Menéndez Pidal reunidos" y la disposición del Ministerio a formalizar el acuerdo por el cual el Estado se haría cargo de la conservación, mantenimiento y uso de esos Archivos:

"Querido amigo:

    He recibido tu carta con la que quieres dejar constancia escrita de tu oferta de transmitir al Estado la titularidad de los "Archivos Menéndez Pidal reunidos".

    Quiero agradecerte muy sinceramente la inmensa generosidad de tu oferta, pues los fon­dos archivísticos que hoy están depositados en la sede conjunta de la "Fundación Ramón Me­néndez Pidal" y del "Instituto Universitario Interfacultativo Seminario Menéndez Pidal" son de una importancia incalculable para el patrimonio histórico y cultural español y de la len­gua española. Para el Ministerio de Educación y Cultura será un honor hacerse cargo de la ti­tularidad de esos Archivos.

    Con el fin de que esta donación pueda articularse convenientemente he dado orden a la Subsecretaría de que preparen a la mayor brevedad posible el Convenio de cesión para que pueda ser firmado. El hecho de que D. Ramón Menéndez Pidal sea, en su campo, un signi­ficado representante de la Generación del 98 añade, en este año en que la conmemoramos, un mayor interés a la donación.

    Con todo mi agradecimiento reiterado y la esperanza de firmar pronto el convenio de ce­sión, te envío un abrazo" (carta del 21-I-1998).

Parecía próxima a realizarse en aquel año centenario del ’98 la efectiva constitución del proyec­tado Centro que se encargara en el futuro de la conservación y disfrute público de esa herencia cultural multisecular de los pueblos hispánicos tan trabajosamente reunida y mantenida por ini­ciativa privada a lo largo del s. XX.

      En las semanas siguientes a la citada carta se dieron los primeros pasos administrativos para la preparación del Convenio y el 8 de Febrero la Ministra Aguirre acudió a la sede conjunta de la Fundación Ramón Menéndez Pidal y del Instituto Universitario Seminario Menéndez Pidal y visitó los "Archivos Menéndez Pidal reunidos" con ocasión del homenaje organizado por am­bas instituciones celebrativo de los noventa años de Rafael Lapesa.

Diego Catalán: "El archivo del Romancero, patrimonio de la humanidad. Historia documentada de un siglo de historia" (2001)

NOTAS

333 Lo fue con fecha 3-XI-1997.

334  Como pasos previos a la proyectada cesión de los archivos al Estado, tuve, a lo largo de 1997,  con­versaciones varias con autoridades y técnicos de la Fundación Ramón Areces, del Patrimonio Histórico Nacional, de la Biblioteca Nacional, de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas, y del Go­bierno de la Nación.

LÁMINAS

El diagnóstico de que el romancero oral al irse acabando el milenio se halla, en España en "estado terminal" exige matizaciones.
Personalmente, en el verano de 1998 aún tuve el placer de recoger una versión tradicional de
Ala­bóse el Conde Vélez en La Cabrera Alta, en el mismo lugar de Truchillas en que había recogido en 1982 la segunda versión oral peninsular de este rarísimo romance, del que hasta esa fecha sólo exis­tía otra versión que anoté en Ribadelago (Sanabria) en el verano de 1949.

Versión de Alabóse el Conde Vélez publicada en la Tercera parte de la Silva de varios Roman­ces, Zaragoza, 1551, fol. XLVI.

Rafael Lapesa, Presidente de la Fun­dación Ramón Menéndez Pidal, visitó por última vez el "Centro de Estudios Históricos Menéndez Pidal" el 8 de Fe­brero de 1998 al ser homenajeado en él con ocasión de sus noventa años.

El 8 de Febrero de 1998, Esperanza Aguirre, Ministra de Educación y Cultura, visitó los "Archi­vos Menéndez Pidal reunidos" en el "Centro de Estudios Históricos Menéndez Pidal"para confirmar su interés en la proyectada donación de la titularidad de los Archivos al Estado.

Diseño gráfico:

La Garduña Ilustrada

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres