Blogia
ROMANCERO DE LA CUESTA DEL ZARZAL

CERCADA ESTÁ SANTA FE

CERCADA ESTÁ SANTA FE

12
CERCADA ESTÁ SANTA FE

Cercada está Santa Fe
--de un fino lienzo encerado,
ricas tiendas la rodean
--de terciopelo y brocado.
En la más chiquita de ellas
--está Cristo figurado;
en la cabeza de Cristo
--un rubí, de oro esmaltado,
si bien le apreciáis, señor,
--vale más que tu reinado.
A las doce horas del día,
--un moro se ha señalado,
sobre un caballo negro,
--de muchas marcas marcado;
caballo tan poderoso
--no se ha visto entre cristianos:
la boca tiene hedionda,
--el labio largo y cortado,
caballo que con sus dientes
--despedaza a los soldados.
El hombre que sobre él viene
--parece de gran estado;
un ojo trae de vidrio
--y el otro alcoholado,
su brazo blanco y velludo,
--la mitad de él alheñado:
-¡Salga uno, salgan dos,
--salgan tres o salgan cuatro;
si no quisiere ninguno,
--salga aquí el rey don Fernando,
le mostraré yo mis armas
--y el valor de mi caballo!

---El romance de donde procede esta imagen briosa de un moro que se acerca al campamento que los Reyes Católicos alzaron ante Granada, bautizándola con el provocador nombre de Santa Fe, y reta a combate campal a los capitanes del rey y al propio rey Fernando, versaba sobre una hazaña, histórica o legendaria, de Garcilaso de la Vega, el padre del gran poeta. Contra lo que por un tiempo afirmó la crítica, el romance no fue inventado por los poetas del Romancero morisco que imperaba a fines del siglo XVI, ni las versiones del Romancero oral del siglo XX proceden de la lectura de textos impresos (salvo una de los gitanos de Cádiz). Dos cartapacios manuscritos (de 1580 y 1598) conservan versiones viejas tomadas de la tradición oral que nos permiten ver de forma clara cómo los poetas del Romancero nuevo que publicaron textos del romance, Lucas Rodríguez (1579) y Ginés Pérez de Hita (1585), fueron conocedores de otras dos versiones de tradición oral, pero las revistieron con galas moriscas, cada uno según sus propósitos y concepción del género entonces de moda.
----
En la tradición oral del siglo XX, la escena del reto, heredada de versiones del romance tradicional análogas a las varias que se cantaban a finales del siglo XVI, ha sido utilizada para encabezar otros romances en que aparecía un moro retador: el de Búcar y el Cid, en las comunidades judías de Marruecos; el de Don Manuel, en Cantabria, Asturias y León.
----
La particular hazaña de Garcilaso (al dar muerte al moro Atarfe, que llevaba la divisa del Ave María atada a la cola de su caballo), hazaña que no desentona respecto a la escenificación caballeresca de la guerra contra el moro tal como la concibieron, para ganar renombre internacional, Isabel y Fernando, fue olvidada entre el siglo XVII y el XX, pero siguió proporcionando el mejor conjunto descriptivo para pintar a un arrogante enemigo infiel.

Diego Catalán

Imagen de portada: tapiz medieval

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Carles (webmaster) -

Federico:

Gracias por su comentario y su sensibilidad.

Saludos cordiales

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Federico -

Por pura casualidad me he encontrado con estas paginas, que despiertan en uno el gusto perdido por la lectura y la imaginacion .ENHORABUENA
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres