Blogia
ROMANCERO DE LA CUESTA DEL ZARZAL

6. CRECER, PARA NO MORIR, 1976-1981.

6. CRECER, PARA NO MORIR, 1976-1981.  VIII EL ARCHIVO DEL ROMANCERO RENACE COMO PATRIMONIO CULTURAL DE INTERÉS MUNDIAL.

      Cuando, en Enero de 1976, me reincorporé al campus de la University of California de San Diego, el tiempo transcurrido durante mi ausencia resultaba ser muy distinto según se midiera conforme al ritmo vital propio de la costa del Pacífico o al del Madrid de finales de 1975:

    "Como a fin de cuentas [escribí yo, recién llegado], sólo ha pasado un trimestre, visto nues­tro viaje desde La Jolla parece un pequeño paréntesis. En España, estuvieron esos meses tan cargados de acontecimientos que parecía habían transcurrido años".

¡Francisco Franco había, por fin, muerto el 20 de Noviembre de 1975!93
      Sin embargo, no sólo La Jolla seguía igual, sino, por el momento, la propia España (donde todo seguía "atado y bien atado")94, y, dentro de ella, el pequeño centro de investigaciones hu­manísticas de la Universidad Complutense al que me empeñaba en dar nueva vida:

    "Nada sé de cómo marchan ahí las cosas [escribí el 29 de Enero de 1976 a mi madre en Ma­drid]. Del panorama político nos han dado aquí durante unos días varios reportajes breves te­levisados (pero muy malos). De las cosas del «Seminario» no he recibido noticia ninguna. Ni de mi Crónica en impresión. Que Ana [Valenciano] no descuide el moverse, pues si no, todo se irá definitivamente al garete. Después del esfuerzo, en gran parte frustrado, de los meses pa­sados, me he quedado «frío», sin ganas de continuar haciendo lo mismo para no llegar a nin­guna situación «nueva» que sirva de base a un operar más descansado y pleno... Aquí la base CILAS está en crisis total. Los proyectos ajenos al mío no han conseguido apoyo extramural y la Universidad ni piensa dar perra. No tienen dinero ni para pagar una secretaria (...)".

      Viendo desde fuera la actividad desarrollada por el equipo mixto de investigadores becarios de la Universidad Complutense de Madrid y de la University of California-San Diego durante aquellos años de 1973 a 1975, podría pensarse (como el reportero del "International Herald Tribune" que en 1974 dio cuenta de la "Operación de salvamento de los cantos tradicionales de España" por mí emprendida) que

    "en el caótico barrio de Madrid en crecimiento constituido por Chamartín (...), el Romancero (...) ha dado vida a la antigua casa de Menéndez Pidal (...). El proceso de edición marcha ahora a un paso acelerado (...)"95

y que mi proyecto internacional, apoyado por el "Program of Cultural Cooperation between USA and Spain", se hallaba sólidamente asentado. Pero, contemplado desde cerca el propuesto plan "for setting up a long-term arrangement between the University of California, San Diego and the Cátedra Seminario Menéndez Pidal of the University of Madrid (Spain)", estaba bien claro que, después de transcurridos cinco años, ni en la Universidad Complutense la "Cátedra-Seminario" tenía asegurada su continuidad, ni la flamante ORU constituida por el "Center of Iberian and Latin American Studies", que servía de paraguas a la cooperación, gozaba en Cali­fornia de la confianza de las autoridades administrativas universitarias; ni aún siquiera el "Literature Department" constituía un firme apoyo, ya que en 1976 estaba siendo sometido a inves­tigación como un departamento "enfermo", de injustificable existencia en términos de rentabilidad96. Aunque bien a pesar mío, aquel año de 1976 hube de erigir nuevos y más altos "castillos en España" sobre las inciertas bases existentes, a fin de poder inyectar "cemento" (eco­nómico, por supuesto) en las débiles estructuras de CILAS y de la CSMP y lograr que los "La­boratorios humanísticos Menéndez Pidal" pudieran seguir siendo operativos, de forma que el "Archivo Menéndez Pidal / Goyri del Romancero" y demás archivos existentes en la antigua casa de Ramón Menéndez Pidal continuaran siendo unos archivos "con vida", que dieran pie a pro­yectos de investigación.
      En la University of California, San Diego, el Vicecanciller Paul Saltman me exigió, para con­tinuar apoyando mi programa graduado en Madrid, "un plan específico (con cifras, viajes, pro­ducción... todo)"97 para un trienio, "plan trienal" cuyo desarrollo sólo me atrevía yo a garanti­zar logrando antes que el Ministerio de Educación y Ciencia español cumpliera sus "promesas" (hechas por mediación y a instancias de Carlos Aguilera) de dotación de una "plantilla" para la "Cátedra-Seminario", que, si bien se hallaba prevista en su Reglamento oficial, jamás llegaría a ser una realidad98.
      En el Otoño de 1976, me encargué de la dirección del "Center for Iberian and Latin Ameri­can Studies" (CILAS), a pesar de que era un organismo agonizante:

    "Desde el 4 de Octubre pasado soy Director de CILAS [le notifiqué a Lapesa el 7 de No­viembre de 1976] (...). Me han dejado el ORU o la ORU («Organized Research Unit» de la Univ[ersity] of California) amenazada de muerte: la Universidad] no quiere contribuir más a ella, no me han transmitido ni una secretaria, ni una maquinita, ni una mínima infraestructura en qué apoyarme (...). El problema es que la Administración de la Univ[ersity of] C[alifornia] Sa[n] D[iego] sólo se interesa por las actividades de la ORU en tanto en cuan­to le producen «extra-mural funds» de los cuales cobrar su mordida (el llamado «over head») del 33.3%".

No obstante, decidí tratar de "sacarla adelante", pensando que "su existencia puede ayudar a ob­tener apoyos económicos aquí y allí".
      Este compromiso asumido no me desvió, sin embargo, de mi plan, para entonces ya fir­memente decidido, de crearme la posibilidad de poner fin a mi "exilio" americano. En la carta del 7 de Noviembre a Lapesa le hice también partícipe de esos planes:

    "He solicitado a ultimísima hora el puesto de Director del E[ducational] A[broad] P[ro-gram] de California en Madrid: 1977-79 (...). Lo veo como un paso hacia mi reintegración en la Universidad española. No aguanto más aquí (por razones políticas) (...). España se está poniendo interesante. Es posible que tenga una misión en ella. Aquí, claro está, ninguna. O regreso ahora o nunca".

      El asumir temporalmente las tareas de dirección en esos puestos de administración universi­taria californiana tuvo algunos resultados laterales positivos para los proyectos con que preten­día activar el trabajo de colaboración internacional en aquellos campos en que los "Archivos fi­lológicos Menéndez Pida!" y mis estudios previos podían proporcionar unas condiciones óptimas para la experimentación de nuevos modelos de enseñanza post-graduada y de investi­gación en equipo dentro del área de las Humanidades. Ya en la referida carta a Lapesa le incluía el texto inglés (pues el español aún se hallaba en borrador) de un plan quinquenal que me pro­ponía presentar ante diversas fuentes de financiación; al mismo tiempo le informaba del estado en que se hallaban las negociaciones para formalizar un convenio de cooperación entre la University of California (por intermedio de CILAS) y la Universidad Complutense de Madrid (por intermedio de la CSMP).
      En los meses siguientes de aquel curso 1976-1977, aprovechando mis posibilidades de ac­tuación (en los planos científico y administrativo) tanto en el "Center for Iberian and Latin American Studies" como en la "Cátedra-Seminario Menéndez Pida!", se inició un proceso esca­lonado de aceptación del proyecto de cooperación entre esos dos lejanos centros: el 9 de Marzo de 1977, tras varios meses de negociaciones 99, los Regentes de la Universidad de California, de una parte, y el Rector de la Universidad Complutense de Madrid, de otra, firmaron un "Cul­tural Agreement" basado en la colaboración de CILAS y la CSMP100; el 8 de Agosto de 1978, después de un intento anterior fallido ante la "Comisión Asesora de Educación y Ciencia" es­pañola101, el "Comité Conjunto Hispano-americano para Asuntos Educativos y Culturales" aprobó la concesión de una "Ayuda de Investigación Cooperativa", bajo los auspicios del "Tra­tado de Amistad y Cooperación entre España y los Estados Unidos de América", para el año 1978-1979, al proyecto de ambos centros "Edición y análisis de estructuras abiertas: El mode­lo «Romancero»"102, ayuda que sería renovada por un nuevo año en Noviembre de 1979103; fi­nalmente, el 28 de Setiembre de 1978, el "National Endowment for the Humanities", del Go­bierno Federal de los Estados Unidos, concedió un grant al proyecto de un equipo internacional de investigación, por mí dirigido desde la Universidad de California en San Diego, titulado "Description, editing and analysis of the Pan-hispanic romancero"104 el cual abarcaba un con­junto de actividades para el trienio 1978-1981 que habrían de ser desarrolladas con el apoyo de la "Cátedra-Seminario Menéndez Pidal" y utilizando los "Menéndez Pidal Archives". El "Na­tional Endowment" seguiría después subvencionando este proyecto, con sucesivos grants, en 1981-1983, 1983-84 y 1984-1986 + 1986-1988105.
      Ante estas muestras de reconocimiento de la labor investigadora realizada en torno a la "Cá­tedra-Seminario Menéndez Pidal" y vistos los resultados que estos y otros apoyos económicos produjeron, no hubo ya grandes dificultades para que el 27 de Julio de 1981 el Ministerio de Educación y Ciencia español transformara la "Cátedra-Seminario" en "Instituto Universitario Interfacultativo de la Universidad Complutense de Madrid"106. El "Reglamento" del mismo se aprobó en el Boletín Oficial del Estado el 22 de Febrero de 1982 y el 18 de Junio de 1982 fui nombrado Director del Instituto107.

Diego Catalán: "El archivo del Romancero, patrimonio de la humanidad. Historia documentada de un siglo de historia" (2001)

NOTAS

93 El 7-XI-1975 le había escrito desde Madrid a Joseph Sommers, entonces chairman del "Department of Literature" en UCSD: "Nuestra estancia en Espa­ña está siendo, esta vez, bastante frustrante (...). Por otra parte, todo aquí es difícil. El país, en cierto sen­tido, está paralizado —quizá paralítico—. Hasta a mí mismo me cuesta querer pensar en mi vida personal después de que haya muerto —si es que no resucita al tercer día, como algunos esperan— Franco".

94  El 21-XII-1975 le había comunicado a Carlos Blanco Aguinaga mi impresión negativa: "(...) Y España igual que siempre. Y Portugal peor que España".

95  J. Jones, "A salvage operation for traditional songs of Spain", en el "International Herald Tribune", Tuesday, April 16, 1974.

96  "Aquí el panorama universitario se ennegrece. Ante la oleada conservadora, la Universidad respon­de reconociendo que, según las prioridades de la so­ciedad industrial, no hay lugar sino para programas que se auto-soporten, es decir que consigan sus fon­dos de la industria privada o de las agencias federales (de defensa, etc.). ¡A quién le va a interesar las Hu­manidades! (...). Nos está llamando el Vicecanciller para advertirnos, uno por uno, de que el Departa­mento de Literatura es un Departamento enfermo y que o atraemos a estudiantes de Ciencias de alguna manera o nos «disciplina»" (20-V-1976).

97 Según expliqué en carta del 2-III-1976 a Jimena Menéndez Pidal.

98 "Lo más importante de las «promesas» de [Car­los] Aguilera es que la plantilla estaría aprobada para Pascua. Si así fuese, el futuro sería diferente para mí" (2-III-1976); "Veo que lo del «Seminario» no anda tan bien como Aguilera pensaba. A ver en qué para todo ello. De resultas no me atrevo a escribir aquí el plan trienal que me pide el Vicecanciller" (9-III-1976). Pero llegó Junio y hube de desplazarme de nuevo a Madrid por 45 días para ver de mover los asuntos pendientes; por entonces, ni siquiera la Sub­secretaría de Educación Nacional había librado los dos millones de pesetas concedidos un año antes.

99 Ya el 26-XII-1976 se hallaba en trámite el "Cul­tural agreement between the University of California —Center for Iberian and Latin American Studies— and the Universidad Complutense of Madrid —Cá­tedra-Seminario Menéndez Pida!", y el campus de San Diego lo incluyó el 14-II-1977 como apoyo del proyecto citado en la n. 104.

100  Con la siguiente titulación: "Cultural Agree­ment between the Regents of the University of California and the Universidad Complutense of Madrid and Cátedra-Seminario Menéndez Pida!". En la edi­ción del Otoño de 1977 del Research Bulletin. Social Sciences, Humanities de la University of California, ed. por M. Cantlay, se utilizó mi "Research Profile" (p. 13) como modelo de investigación en las Huma­nidades y Ciencias Sociales.

101 Elevado el proyecto por la CSMP y CILAS el 19/21-IV-1977, fue denegada la ayuda el 30-XI-1977.

102 Recibió aprobación el 8-VIII-1978, con ciertos ajustes presupuestarios que se aprobaron el 14-IX.

103 7-XI-1979. Aceptación del 30-XI.

104 En una primera redacción, el proyecto, concebi­do para cinco años (Octubre 1977 a Setiembre de 1982), ambicionaba cubrir dos campos de investiga­ción, con el título "Computer-aided editing and analysis of open-structured narratives: A. «Romance­ro»; model; B. «Chronicle» model". Fue elevado por UCSD el 14-11-1977; pero el NEH lo rechazó por considerarlo demasiado vasto en sus objetivos y dudar que pudiera realizarse en los plazos programados (31-X-1977). Fue preciso prescindir entonces del campo constituido por las crónicas medievales. En su nueva forma el proyecto fue aprobado, inicialmente por tres años, de Octubre de 1978 a Setiembre de 1981.

105 Los grants del NEH, aparte de las cantidades di­rectamente consignadas como ayuda, ofrecían otras en calidad de "matching funds" (esto es, doblando las que se obtuvieran adicionalmente de otras fuentes de financiación). Todas las cantidades exigidas como "matching funds" fueron sucesivamente obtenidas para el desarrollo del proyecto en sus diversas fases; pero a costa de hacerlo más complejo y de difícil re­alización (por el tiempo que la administración y el engranaje científico de tantos sub-proyectos exigió).

106 Ya el 22-XII-1976 el Rector de la Universidad Complutense de Madrid, Ángel Vían Ortuño, en reunión del Patronato de la "Cátedra-Seminario", "planteó el problema de la integración de la Cátedra Seminario Menéndez Pidal en los planes de reestruc­turación de la Universidad" y propuso "renominar la «Cátedra-Seminario Menéndez Pidal de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Madrid» «Instituto de Investigación Interdisciplinario Menén­dez Pidal»". Pero hubieron de transcurrir cuatro años para que ese propósito tomara cuerpo. Poco antes de abandonar el rectorado, Vian, el 4-X-1980, escribió a Rafael Lapesa sobre el tema en estos términos: "Como recuerdas, en la última reunión del Patrona­to de la Cátedra Seminario Menéndez Pidal [en Se­tiembre de 1980] convinimos en su transformación en Instituto Universitario para adaptarlo a la nueva estructura que parece irse perfilando en las universi­dades. Tomando como base los estatutos que ya tenía la Cátedra, he hecho que me preparen el proyecto de estatuto que tengo el gusto de enviarte (...). Antes de dejar este puesto, quisiera apuntalar el «Instituto Me­néndez Pidal» y dejarlo en condiciones de que pueda ampliar sus tareas. Entiendo que es una de las cosas más originales que esta Universidad puede presentar. De ahí mi interés por ayudarle".

107 El "Instituto Universitario" quedó regentado por un "Consejo Asesor", integrado, bajo la presi- dencia del Rector, por el Director del Instituto, los Decanos de Filología, Geografía e Historia y Ciencias Políticas y Sociología y dos vocales de designación rectoral, puestos para los que, el 5-V-1982, fueron designados Rafael Lapesa y Álvaro Galmés.

LÁMINAS

Portadas de prensa española del 20 de noviembre de 1975: Franco ha muerto.

En medio de la crisis del "reformismo" post-franquista, Antonio Cid me informaba a California de que en la España de Marzo de 1976 se vislumbraban perspectivas de futuro nuevas. Al mismo tiempo, me detallaba cómo trabajaban los becarios extranjeros y nacionales en la Cátedra-Seminario Menéndez Pidal y me animaba a dejar el hispanismo in partibus y regresar a mi "tierra".
Cuatro de la nueve páginas de la carta-informe de A. Cid del 4-III-1976 remitida desde Madrid a La Jolla, en que, entre otras cosas, va repasando la labor de los becarios de CILAS del curso 1975-76 tras mi regre­so al
campus de UCSD.

 

Diseño gráfico:

La Garduña Ilustrada

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres