Blogia
ROMANCERO DE LA CUESTA DEL ZARZAL

EL HIJO PÓSTUMO

62
EL HIJO PÓSTUMO

Caminaba don Alonso
--de Madrid para Granada,
lleva la reina consigo,
--de nueve meses preñada,
a parir a Zaragoza,
--porque era zaragozana.
En el medio del camino,
--le salió mala compaña,
mataron a don Alonso
--y a la gente que llevaba,
y, a la buena de la reina,
--le dieron de puñaladas.
Por donde el puñal entró,
--el niño la mano saca.
El niño quiere nacer,
--su madre no le ayudaba.
Pasó por allí un pastor,
--que la gracia de Dios haya.
-Arrecógeme este niño
--en el pico de la capa;
y, cuando sea grandecito,
--lo mandas a guardar cabras.
No vaya a montes ni a sierras,
--sino a una peñita blanca,
que la pintó don Alonso
--con la punta de la espada.-
Abre el cuerpo a la mujer
--y el niño vivo lo saca.
-Quédate con Dios, el cuerpo,
--san Miguel te pese el alma.
El niño lo llevo yo,
--le tengo de buscar ama,
aunque sea morenita,
--tenga la leche delgada;
y, cuando le dé la teta,
--que le diga estas palabras:
"Mama la teta, mi vida,
--mama la teta, mi alma,
que naciste en campos verdes,
--pudiendo nacer en casa".-
Medraba más en un día,
--que otros en una semana.
No tenía el niño dos años,
--cuando se viste y se calza;
no tenía el niño tres,
--cuando ya ceñía espada;
no tenía el niño nueve,
--era rey de toda España.

---- El mítico origen de la dinastía regia navarra de los "Abarca" fue acogido por Alfonso X en su "Estoria de España" traduciendo "De rebus Hispaniae" del arzobispo toledano don Rodrigo Ximénez de Rada. Don Rodrigo, de procedencia navarra, lo había tomado, a su vez, de unas genealogías o "Libro de las generaciones", escrito en navarro-aragonés riojano entre 1194 y 1196 (el llamado comunmente "Liber regum"). En ellas se contaba:

"Est rei García Éñequez priso muller la reina dona Urracha, e overon un fillo qui ovo nomne Sancho Garceç, e pues ovo nomne el rei Sanch Avarca, e direvos cómo. Matoron moros al rei García Éñequez, e remaso so muller preñada, la reina dona Urracha. E pues, a Lacumberri, prueb de Pamplona, firiéronla d'una lança, e murié la madre, e naxié el fillo bivo por las plaga de la lançada. Est fillo prísolo un ric omne de la montaña e criolo el mellor que pudo"

---- Sobre este relato mismo del "Libro de las generaciones" construyó el primer redactor, en catalán, de la "Crònica real de Pedro IV de Aragó" (mal llamada "Crónica de San Juan de la Peña") una versión más ampliamente novelada del nacimiento y crianza del futuro rey "Abarca", que, andado el tiempo, serviría al rimador valenciano y editor Joan de Timoneda para componer un "Romance del rey Abarca", que comienza "Por los mas espessos montes / y lugares de Navarra", y publicarlo en su "Rosa española" (1573).
----El romance tradicional del siglo XX nada debe al romance erudito de la segunda mitad del siglo XVI. La tradición oral romancística, que ha recogido la leyenda de Sancho Abarca de fuente para mí desconocida, ha acertado a incorporar al mito medieval motivos y expresiones de abolengo romancístico, que, según intuyo, no debían hallarse en la fuente prosística que le proporcionó el tema. Estoy seguro de ello en lo que atañe al motivo del acelerado crecimiento del niño nacido en el campo, el cual, como hijo de la Naturaleza, tiene un ritmo de desarrollo más propio de un animal salvaje que de un hombre, pues este motivo reaparece insistentemente en múltiples romances de muy vario asunto. La rusticidad del "padre" adoptivo y del ama cuya leche mama (frente al noble varón que en la historiografía protege al niño de sangre real) es lugar común en los mitos de héroes fundacionales. También constituye un acierto la alusión por la moribunda madre a la "señal" en la peña hecha por el padre, la cual, aunque no lleguemos a saber cómo, será prueba de que el zagal de cabras está "marcado" por el dedo divino para ser el restaurador del reino.

Diego Catalán

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres