Blogia
ROMANCERO DE LA CUESTA DEL ZARZAL

12.- 11. EL ESPEJO DE LA HISTORIA

12.- 11. EL ESPEJO DE LA HISTORIA

11. EL ESPEJO DE LA HISTORIA. I. ALFONSO X HISTORIADOR.

      La concepción alfonsí de la historia como uno de los pivotes en que asentar la deseada reforma o «adereçamiento» de su señorío «en rrazon de enperio», logrando que sus naturales se sujeten a leyes basadas en derecho y razón «con que se costunbrasen a sser bien acostunbrados»,115 no se mani­festó sólo en escritos historiográficos. Resulta también patente en algunos actos de gran espectacularidad realizados por Alfonso, de que nos ha llegado, accidentalmente, noticia.

      Los manuscritos más fieles a la redacción primitiva de la Estoria de España, esto es los mss. E1(orig), Y, y la Crónica general vulgata [apoyados por el ms. Ss],116 al dar cuenta de las postrimerías de Bamba, hacían constar, dubitativamente, el lugar de su enterramiento:

    «Et metiosse en el monesterio en la villa que dizen Panpliga, et dizen [las] yentes et cuedan que yaze y enterrado.»117

      Pero otra familia de textos, basada en una *Versión enmendada después de 1274 (mss. T, Z, L y *L’)118 omite la última frase, para informarnos:

    «Et despues de la destruyçion de España, en la era de mill e CCC e [X]II el rrey don Alfonso fijo del rrey don Ferrando mando traer el cuerpo deste rrey Banba de la villa de Panpliega a la noble çibdat de Toledo e fizolo enterrar muy noble mente en la iglesia de Santa Locadia la Nueua que dizen del Alcaçar, e y yaze enterrado.»119

      El interés manifestado por Alfonso respecto a los restos de Bamba, el gran rey por quien «serie exalçado et onrrado et auenturado el regno de los godos»,120 y la razón por la cual construyó en Toledo el panteón regio a donde trasladó su cuerpo se explican con todo detalle en el privilegio que concedió al pueblo de Pampliega al privarle de tan ilustre reliquia histórica:121

    «Porque es cosa que conuiene mucho a los rreyes de honrrar a los omnes buenos e honrrados, mayormente a los rreyes, cuyos lugares ellos tienen; por ende, Nos, don Alfonso, por la gracia de Dios rrey de Castiella, de Toledo, de Leon, de Gallizia, de Seuilla, de Cordoua, de Muria, de Jahen, et del Algarue, rregnante en uno con la rreina doña Violante mi muger, et con nuestros fijos el Infante don Ferrando, primero heredero, et con don Sancho et don Pedro et don Johan et don Jaymes, sabiendo cierta mente que el noble rrey Bamba, que fue del linaje de los godos e señor de las Españas et de otras tierras muchas que el gano con la merced de Dios et con el su esfuerço et con la su bondat asosego e puso en buen estado, assi que contienda ninguna non dexo en todas sus tierras, tambien en parti­miento de los obispados como de los otros lugares que deuian ser partidos et non lo eran, et sobre que ouiera ya muchas contiendas, las que este rrey sopo toller et adozir a assossegamiento et a paz; et demas de todo esto sopo traer de guisa su fazienda que por acabar bien su tiempo et saluar su anima ante que muriese tomo rreligion de monjes negros en sant Vicente de Panpliga que era de los honrra­dos monesterios que auia en España en aquella sazon. En el qual lugar, maguer la tierra se perdio despues que [la] ganaron los moros, los otros rreyes que fueron en España sopieron o yazie, assi que entre todos ellos el noble rrey et bien auenturado don Ferrando, mio padre, lo sopo mas señaladamente por el arçobispo de Toledo don Rrodrigo, que gelo fizo entender por el Ystoria de Espanna, e por los de la villa quel mostraron el lugar do yazia enterrado ante la puerta de la iglesia; por que el rrey don Ferrando, catando la su bondat e querien­do honrrar a este rrey sobredicho, non quiso salir por aquella puerta e mando fazer otra en la iglesia por do saliese, et aun ouiera uoluntat de leuarle a otro lugar o estudiesse mas honrradamente, mas quisol Dios ante leuar a parayso que el lo pudiera acabar. Onde, Nos [el] sobredicho rrey don Alfonso, despues que rreynamos, fuemos al di­cho lugar et sopimos todas estas cosas ciertamente, e commo quier que ouiesemos sabor de prouar si era asi, por muchas priessas de grandes fechos que nos acaescieron non lo pudimos fazer; mas en el año de la era de mill e trezientos e doze años, quando feziemos las Cortes en Burgos sobre fecho de enviar caualleros al imperio de Roma, saliemos de Burgos e acaescio[n]o[s] de passar por Panpliga, e queriamos prouar si yazie enterrado en aquel lugar o nos dizien, e mandamos cauarlo de noche a clerigos e a omnes buenos de nuestra casa et otrosy de la villa, e quiso Dios que lo fallamos alli o nos dizien. Et porque vimos que en el lugar non auia monesterio de ninguna rreligion nin tanta clerezia por que el yoguiese y honrradamente, nin iglesia por que el pudiese y auer su sepultura qual le conuenie, tomarnoslo ende e mandarnoslo leuar a Toledo a enterrar, que en tienpo de los godos [fue] cabeça de Espanna e do antiguamente los enperadores se coronauan, otros por que este fue vno de los señores que nunca ouo que mas la honrro e mayores fechos fizo della. Pero pues Nos de aquel lugar le sacamos do ante yazie, por todas estas rrazones que sobredichas son, touimos por derecho de fazer bien a los d’este pueblo de Panpliga, por que asi commo ellos fueron honrrados mientras este rrey yogo y enterrado, que lo sean de aqui adelante maguer y non yaze... [etc.] Et por que esto sea firme e estable mandamos seellar este priuilegio con nuestro seello de plomo. Fecho el priuilegio en Palençia, viernes treze dias andados del mes de abril, en era de mill e trezientos e doze años. Yo Johan Perez, fijo de Millan Perez, lo escriui, por mandado del rrey...»122

      Fue, pues, «en rrazon de enperio» por lo que Alfonso quiso concentrar en Toledo, cabeza de España y solio imperial, los cuerpos de los reyes modélicos en que él se sentía prefigurado. El panteón de Santa Leocadia la Nueva o del Alcázar debía servir para recordar permanentemente los derechos de Alfonso a «ennobleçer e onrrar mas ssus fechos, tornando su sseñorio a aquel estado en que ssolia sser e mantouyeran antiguamente los enperadores e los rreyes onde el vinie» (según el proyecto citado en el Setenario).123

      Y «en rrazon de enperio» debió Alfonso también acometer otra obra suntuaria (no carente de aspectos prácticos) de que nos da noticia la General e grand Estoria: la reconstrucción, ni más ni menos, que del acueducto de Segovia, cuya fábrica creía ser obra de Espán el primer rey de España.124

      A la luz de estos actos, la conexión de la labor historiográfica de Alfonso X con su política de afirmación de señorío resulta patente.

      La Historia es la corona gemada que confiere autoridad al brazo que levanta la espada, mientras la otra mano sostiene la bola del mundo (según la tradicional imagen del rey sedente en su trono).

Diego Catalán. La Estoria de España de Alfonso X. Creación y evolu­ción. (1990)

Universidad Autónoma de Madrid
y University of California, San Diego

NOTAS

115  En las citas que siguen tomo el texto de la Historia Roderici de la edición incluida por R. Menéndez Pidal en La España del Cid, 7ª ed., Madrid: Espasa Calpe, 1969, pp. 906-971 (esp. p. 930, §§ 18-19). Las frases de la Estoria de España se citan según el ms. E2(orig), tomándolas de PCG, c. 864, p. 536a4-15.

116  Según expresiones de Alfonso en el Setenario (citadas arriba).

117  E1(orig), códice del scriptorium alfonsí. [En esta parte, parece ser que tanto el ms. Y como la Crónica general vulgata, que reproducen la Versión regia, derivan del códice del scriptorium. El ms. Ss es, en cambio, independiente de él].

118 PCG, c. 538, p. 300a46-47.

119  Sobre esta familia de textos traté ya en 1966 (Catalán, "El Toledano romanzado", pp. 51-56). [Véase adelante, cap. V, § 2 del presente libro]. Variantes: mill e CCC e VIIe L, mill e trezientos e quinze años, quando andaua el año de la encarnación del Señor en mill e dozientos e LXXVII años *L’, T, Z; del sancto r. T, Z; F. que gano a Seuilla L; Panpliga L, Panpliça T; soterrar T, Z; m. honrrada m. *L’,  e ally *L’; y. oy en dia e. Z.

120  PCG, c. 513, p. 28431-33, a propósito del milagro de la abeja que salió de su boca cuando fue ungido por el arzobispo de Toledo.

121 El privilegio completo se conserva en el libro número 314, artículo 17 de la serie Mercedes y privilegios en la sección Escribanía mayor de rentas del Archivo de Simancas (defectuosamente ed. en Colección de Privilegios, franqyezas, exenciones y fueros concedidos a varios pueblos y cor­poraciones de la Corona de Castilla, vol. V, Madrid, 1830, pp. 128-131) incorporado a una "carta de priuillegio e confirmaçion" de los Reyes Católicos. Sendas cartas de confirmación de Pedro I y de Enrique II (conservadas en el Arch. Municipal de Toledo y copiadas en la Colección Salazar de la Academia de la Historia) lo reprodujeron parcialmente. R. Amador de los Ríos reunió las noticias sobre esta traslación en RABM 3, XVII, 1907, 327-365. Véase Catalán, "El Toledano roman­zado", n. 174 [o aquí adelante, cap. V, § 2].

122  Reproduzco la edición del privilegio que establecí en 1966 ("El Toledano romanzado") enmendada de acuerdo con la explicación que doy más adelante, cap. V, nota 13.

123  Utilizo la frase con que el propio Alfonso describe el programa, frustrado por las circuns­tancias, que su padre San Fernando hubiera deseado llevar a término reformando su señorío en siete cosas: "en rrazon de enperio", "en su corte", "en su conseio", "en sus offiçiales", "en toller los malos fueros", "en dar de las ssolladas", "en justicia" (Setenario, p. 22). Obviamente ese programa antifeudal es el que Alfonso X intenta aplicar y que le costó la corona.

124  "E este Espan pobló despues, çerca vna sierra de Duero, vna çibdat... llamaronla Segouia. E este fizo y aquella puente que es y agora por do viniese el agua a la villa, que se yua ya destruyendo e el rey don Alfonso fizola refazer e adobar que viniese el agua por ella a la villa commo solia, ca auia ya grand tienpo que non venie por y" (General estoria, 2ª Parte, Lib. de los Juyzes, cap. 423. Ed. Solalinde et al., II.2, p. 35a3-14). El pasaje ha sido comentado por F. Rico, Alfonso el Sabio y la G. E., p. 42 y n. 12.

CAPÍTULOS ANTERIORES:  LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN:

PRESENTACIÓN

1.- PRESENTACIÓN. «LA ESTORIA DE ESPAÑA DE ALFONSO X. CREACIÓN Y EVOLUCIÓN»

I. ALFONSO X HISTORIADOR

*  2.- 1. LA FUNCIÓN DEL CONOCIMIENTO EN LA RESTAURACIÓN DEL IMPERIUM

3.- 2. LA HISTORIA COMO CONOCIMIENTO CIERTO Y EXHAUSTIVO DE LOS HECHOS PASADOS

4.- 3. TEXTO Y GLOSA. LA EXPLICACIÓN DE HECHOS Y PALABRAS

5.- 4. LA ESTRUCTURACIÓN CRONOLÓGICA DE UNA HISTORIA ECUMÉNICA

6.- 5. LA ARMONIZACIÓN DE LO NARRADO Y EXPLICADO POR LAS VARIAS FUENTES EN LA GENERAL ESTORIA

7.- 6. LA ESTORIA DE ESPAÑA HISTORIA DEL SOLAR «ESPAÑA» Y DE SUS NATURALES

8.- 7. DOS PRINCIPIOS DE ESTRUCTURACIÓN: LOS SEÑORÍOS Y LA CRONOLOGÍA

9.- 8. LA ARMONIZACIÓN DE LOS RELATOS DE LAS FUENTES EN LA ESTORIA DE ESPAÑA

*   10.- 9. LA EXPLICACIÓN DE LOS HECHOS

*   11.- 10. EJEMPLARIDAD Y DECORO HISTORIOGRÁFICOS

Diseño gráfico: 


La Garduña Ilustrada 

Imagen: Fernando III de Castilla, el santo, tumbo A de Santiago de Compostela.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres